Los múltiples desafíos del próximo presidente de Ecuador 

// Torino Economics

Los múltiples desafíos del próximo presidente de Ecuador 



Con la segunda vuelta electoral a realizarse el domingo 11 de abril, Ecuador enfrenta un año decisivo para determinar las condiciones económicas post pandemia y con diferentes retos económicos y financieros que la nueva administración debe afrontar, sostiene Torino Economics, Unidad de investigación de la consultora financiera internacional Torino Capital en su más reciente informe sobre el proceso electoral en Ecuador.

Si bien el saliente gobierno pudo concretar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la continuidad del programa de financiamiento acordado podría estar en riesgo ante un panorama político complejo, en el cual será necesaria una amplia capacidad de consenso entre el nuevo presidente y la recién electa Asamblea Nacional para llevar adelante las reformas económicas necesarias para que permitan recuperar el crecimiento y la sostenibilidad de la deuda, añade Torino Economics.

– Deuda Pública y Déficit Fiscal –

La deuda pública total de Ecuador subió entre enero de 2020 y enero de 2021 desde USD 58.553 millones hasta USD 63.885 millones, un aumento interanual de 9,1% (USD 5.332 millones). Según el Ministerio de Economía y Finanzas, la deuda pública alcanzó el 63,37% del Producto Interno Bruto (PIB).

Asimismo, dentro de la deuda interna, se registran USD 2.007 millones que el Estado debe al Banco de Desarrollo y USD 500 millones que debe al Banco Central de Ecuador.

En este sentido, el ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, señaló que la deuda del gobierno con el BCE sumaba USD 8.000 millones, y reconoció que se ha pagado muy poco del saldo total.

Por su parte, la deuda externa se incrementó un 8,2% (USD 3.436 millones), desde USD 41.763 millones hasta USD 45.199 millones entre enero de 2020 y enero de 2021. La deuda por bonos soberanos disminuyó de USD 18.857 millones a USD 17.887 millones, una reducción de USD 970 millones.

Las obligaciones con los organismos multilaterales de crédito se incrementaron para cubrir el déficit fiscal en 2020.

Así, la deuda con los multilaterales subió de USD 11.972 millones a USD 18.940 millones, un aumento de 58,1% (USD 6.968 millones). Entretanto, dentro de la deuda externa, resalta el descenso de la deuda bilateral, al pasar de USD 9.538 millones a USD 7.254 millones, una reducción de 24% (USD 2.283). En su informe de marzo de 2021, el Ministerio de Economía y Finanzas reportó que la cifra de deuda alcanzó los USD 63.410,9 millones en el mes de febrero, lo que representa un aumento de 8,2% con respecto al mismo mes del año pasado, y un ratio de Deuda / PIB 62,9%.

USD 4.830,3 millones, el Banco Mundial con USD 1.335,4 millones, el BID con USD 539,7 millones y la CAF con USD 450,1 millones. En conjunto, totalizan un incremento de 58,5% con multilaterales, lo que se traduce en USD 18.935,1 millones en el mes de febrero.

El ministro Pozo, en su comparecencia ante la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, informó que en 2020 los ingresos se redujeron en 22,81% comparado con 2019 . Los ingresos pasaron de USD 24.186 millones en 2019 a USD 18.670 millones en el año pasado. En cambio, los gastos bajaron de USD 28.678 millones en 2019 a USD 24.395 millones, un 14,94% menos.

En este sentido, el déficit fiscal se ubicó en USD 5.725 millones, un 22,1% menos del déficit previsto por el FMI (USD 7.324 millones). Seguidamente, la proyección del FMI establece que el déficit fiscal del Sector Público No Financiero (SPNF) descenderá a USD 2.813 millones en 2021, según el informe del FMI de diciembre de 2020.

Según las previsiones del FMI, para cubrir el déficit y poder pagar las amortizaciones en 2021, el gobierno requiere de un financiamiento de USD 7.651 millones, USD 4.838 millones para el pago de deuda vigente y otros USD 2.813 millones para cubrir el déficit fiscal en 2021. En particular, los organismos multilaterales de crédito proveerán estos requerimientos con USD 5.015 millones y el resto (USD 2.636 millones) a través de fuentes de financiamiento doméstico, explica Torino Economics.

– Inflación y Desempleo –

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), durante el mes de febrero de 2021 se registró una inflación mensual positiva de 0,08%, aunque es menor a la cifra reportada en el mes previo, es el segundo mes consecutivo en valores positivos luego de ocho meses en variaciones mensuales negativas.

Es decir, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) comenzó a dar señales de una vuelta a la senda inflacionaria entre cero y uno. Mientras, la inflación interanual se estableció en -0,81%, con una tendencia creciente. En cambio, hasta febrero, la inflación acumulada llega a 0,20% gracias a la antes mencionada recuperación de precios entre enero y febrero.

Es importante destacar, que durante los meses venideros, Ecuador debe seguir impulsando el consumo para que la variación de precios pueda culminar este año en un rango cercano al 1%. Un indicador que puede explicar el contexto de bajo consumo es a través de las cifras de empleo y pobreza.

A su vez, después de semanas de retraso, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), reveló los resultados de la situación laboral al cierre de diciembre de 2020. En ellas se vislumbra el deterioro del mercado laboral por la crisis económica que ya arrastraba Ecuador y que se profundizó por la pandemia del COVID-19.

El número de personas con un empleo adecuado disminuyó 8,8% entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020. Bajó de 3,1 millones de trabajadores a 2,4 millones de personas en diciembre de 2019 a 2020, indica Torino Economics en su informe.

– Balanza Comercial: La minería entre los 5 productos no petroleros con mayor exportación –

La balanza comercial mostro un superávit histórico de USD 3.240 millones al cierre de 2020, un crecimiento de 295% interanual. Las exportaciones totales fueron de USD 20.227 millones (-9,4%) y las importaciones totales USD 16.987 millones (-21,03%).

Es decir, ya que las importaciones cayeron más que las exportaciones, estas últimas pudieron sobrepasar las compras al exterior, generando una balanza comercial positiva.

En detalle, la balanza comercial petrolera cerró con un saldo de USD 2.599 millones, mientras que la no petrolera, por primera vez luego de 20 años desde la dolarización, obtuvo resultados positivos con un saldo de USD 641 millones.

La disminución de las exportaciones se debió al bajo desempeño del sector petrolero. Las exportaciones petroleras se redujeron en 40% por la caída de la demanda mundial y por el daño de los oleoductos.

Las exportaciones no petroleras tuvieron un destacado comportamiento durante 2020, con un crecimiento en valor de 9,7% y un aumento en volumen de 7,1%, expone Torino Economics.

– El complicado financiamiento chino –

La reducción de la producción petrolera ecuatoriana ha frenado la llegada del crédito de USD 2.400 millones de China, la cual está en la lista de proveedores de recursos externos previstos para este año. Dicha operación financiera estaba atada a una operación comercial de venta de petróleo a empresas de China y debía formalizarse a finales de 2020, pero esto no sucedió.

Ecuador todavía tiene que entregar más de 230 millones de barriles de petróleo a PTT y PetroChina para cancelar totalmente los préstamos. Pero, un acuerdo de refinanciación similar con PetroChina no está actualmente en la mesa de negociaciones, según autoridades ecuatorianas, señala la Unidad de investigación de Torino Capital en su informe.

En la última revisión con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el gobierno de Lenín Moreno se comprometió a seguir trabajando con China para asegurar esos recursos este año.

No obstante, después de no obtener este financiamiento, Ecuador optó por buscar fuentes alternativas. El país logró llegar a un acuerdo con la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC, por sus siglas en inglés) de Washington de hasta USD 3.500 millones en crédito, y el gobierno ecuatoriano decidió utilizar los recursos para cancelar deudas más costosas.

La tasa de interés de la DFC de 2,25% sobre la tasa de referencia Libor. Ecuador también alcanzó un acuerdo preliminar con una unidad de la estatal tailandesa PTT PCL para prolongar hasta 2024 el período de pago de un contrato de “préstamo” por petróleo que debía cancelarse en su totalidad en 2022.

 – El riesgo crediticio de Ecuador en el contexto regional –

Para Torino Economics, al comparar la deuda de Ecuador con sus pares dentro de la región, en el espectro ‘BB+’ a ‘B-‘ (entre especulativo y muy especulativo), de acuerdo al rating de S&P Global, se puede notar que pese a que Ecuador desde el 2017 ha sobrepasado su límite de 40% de deuda  en términos del PIB, establecido en la ley de endeudamiento, el mismo ha estado por debajo de la media de los países emergentes con ingresos medios, además de ser inferior a los ratios reportados por sus pares en calificación de riesgo, según la data suministrada por el FMI.

– Riesgo país luego de la primera ronda electoral –

El riesgo país de Ecuador, luego de las elecciones de la primera ronda, ha sido influenciado por las declaraciones del candidato del UNES, Andrés Arauz respecto a utilizar las RI del BCE, para cumplir con sus promesas de campaña. Además, el riesgo ha sido impulsado al alza por el proyecto de Ley de Defensa de la Dolarización y su devolución, en dos ocasiones, por parte de la AN, como consecuencia, en buena medida, de la falta de apoyo político hacia el presidente Lenin Moreno.

Sobre esto último, la aprobación en la Asamblea Nacional del proyecto de ley que consiste en evitar que futuros gobiernos puedan tomar los depósitos del Banco Central y usarlos para financiar el gasto público, lo cual sería indispensable para continuar el acuerdo suscrito con el FMI, y recibir el desembolso de USD 400 millones previsto para abril, y el total de USD 1.500 millones durante 2021.

En este sentido, el riesgo país creció de 1.091 el 5 de febrero a 1.315 puntos el 12 de marzo. Las preocupaciones a nivel internacional sobre la perspectiva de credibilidad del régimen de dolarización en la próxima administración se han visto evidenciadas en el comportamiento del riesgo país, el cual llego a niveles máximos equiparables a los reportados en septiembre de 2020, mes en que se oficializó el canje de la deuda con los tenedores de bonos luego de la renegociación y la firma del nuevo acuerdo con el FMI.

De ser aprobada esta ley, se estima que para finales de abril el FMI se realice el desembolso. Aunque, de ser elegido Arauz como presidente, este puede recurrir a la AN para poder derogarla, pero requerirá el respaldo de la mayoría de los asambleístas, lo que significaría concreter alianzas, explica Torino Economics.

– Ajuste de perspectiva de negativas a estables –

El 26 de febrero Moody’s afirmó que la calificación de emisor de moneda extranjera a largo plazo y senior no garantizada del Gobierno de Ecuador se mantuvo en ‘Caa3’ y cambió la perspectiva de negativa a estable.

En este sentido, la agencia afirmó que la calificación actual del país, Caa3, refleja la opinión de Moody’s de que persisten riesgos crediticios elevados, dado que la implementación de medidas de ajuste dependerá de la capacidad del gobierno entrante para forjar alianzas y obtener el apoyo de los legisladores para promulgar una consolidación fiscal significativa y reformas que respalden la recuperación económica.

Basado en esto último, se prevé que las presiones de liquidez y los riesgos políticos seguirán siendo altas incluso bajo un escenario que el gobierno entrante logre adoptar las medidas de cumplimiento pautadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A su vez, el cambio de perspectiva a estable, equilibra la percepción de riesgo crediticio con el favorable calendario de pago de intereses y amortizaciones de deuda externa y el sustancial financiamiento externo del programa del FMI, con persistentes desafíos para reducir los desequilibrios fiscales, que podrían volver a aumentar los riesgos crediticios en el mediano plazo, alega Torino Economics en su informe.

– ¿Posible alivio financiero desde el FMI? –

El 23 de marzo, el directorio del Fondo Monetario Internacional anunció que pretende incrementar las reservas de la institución, así como su capacidad de préstamo, mediante una asignación de 650.000 millones de USD en derechos especiales de giro (DEG), el activo de reserva de la institución, para lo cual la directora gerente de la entidad, Kristalina Georgieva, pretende presentar una propuesta formal en abril.

En el caso de Ecuador, de aprobarse esta asignación de DEG en la próxima junta de gobernadores a celebrarse el próximo mes de abril, el monto correspondiente a Ecuador podría ubicarse entre USD 750 millones y USD 975 millones, dependiendo si el FMI aprueba una asignación de DEG equivalente a USD 500.000 millones y USD 650.000 millones, dado que el país posee una cuota de participación de 0,15% como miembro del organismo.

De darse el aumento de los DEG en un corto plazo, en conjunto con el posible desembolso del acuerdo del FMI (USD 400 millones), las reservas internacionales pueden elevarse hasta alrededor de USD 7.212 millones, señala Torino Economics.

– Enfoque de Torino Economics: retos del próximo presidente –

El próximo inquilino del Palacio de la Carondelet sin duda enfrentará múltiples desafíos para atender las ingentes necesidades de financiamiento que enfrentará Ecuador en el corto plazo.

Si bien el acuerdo de restructuración de deuda, logrado de forma exitosa en septiembre pasado, significó un alivio considerable en términos de carga de deuda en los próximos años (aproximadamente USD 10.000 millones entre 2021 y 2024, y cerca de USD 4.000 millones entre 2025 y 2030), el déficit fiscal, ubicado en 8% del PIB, representa un importante desafío, mas aun cuando no hay una clara certeza sobre la posibilidad de que el FMI pueda desembolsar los USD 1.500 millones programados para 2021, de no aprobarse la Ley de Defensa a la dolarización.

Desde el ámbito político, reunir los 70 votos necesarios en la Asamblea Nacional, para que el nuevo presidente pueda llevar adelante las iniciativas legislativas que decida emprender, luce una tarea complicada toda vez que se requiere una amplia capacidad de consenso y negociación para concretar las alianzas políticas necesarias.

Asímismo, lograr un consenso realista con el FMI que sea sostenible en el tiempo para el país, mantener buenas relaciones con los socios comerciales y aumentar las reservas internacionales, serán aspectos fundamentales a lograr por parte del nuevo Presidente. Sin embargo, casi todas estas metas tienen un cumplimiento de mediano a largo plazo, concluye Torino Economics en su informe.

Te podría interesar también