Lenovo deja atrás las pérdidas y gana en su año fiscal 535 millones de dólares

// EFE


El gigante tecnológico chino Lenovo regresó a la senda del beneficio en su último año fiscal -que terminó el 31 de marzo-, en el que ganó 535 millones de dólares tras haber perdido 128 millones de dólares en el ejercicio precedente.

El segundo mayor fabricante mundial de ordenadores facturó un total de 43.000 millones de dólares entre marzo de 2016 y marzo de 2017, lo que representa un descenso del 4,2 % respecto a las cifras del ejercicio anterior, indicó la compañía en un comunicado.

En el cuarto trimestre de su año fiscal, de enero a marzo pasados, Lenovo logró un beneficio neto de 107 millones de dólares, un 41 % menos, tras una facturación de 9.600 millones de dólares, lo que supone un incremento del 4,9 %, datos algo mejores de los previstos por los analistas.

«Lenovo ha visto el retorno al crecimiento de sus ingresos en el cuarto trimestre, tras cinco trimestres de declive», señaló en el informe de resultados el consejero delegado y presidente de la firma, Yang Yuanqing.

En el desglose sectorial, Lenovo sufrió un descenso interanual del 2,3 % en las ventas de su principal fuente de ingresos, la sección de ordenadores, tabletas y dispositivos inteligentes, que registró ventas por valor de 30.000 millones de dólares, debido a la ralentización en la demanda de ordenadores.

De hecho, estos datos han significado la caída de Lenovo al segundo puesto de los vendedores mundiales de ordenadores, lugar que ha cedido a la estadounidense Hewlett-Packard (HP).

Por su parte, la división de telefonía móvil -que incluye la marca Motorola tras su adquisición por parte de la firma china en 2014- cayó un 5,4 %, aunque la compañía destaca la «continua mejora» en los mercados emergentes de Asia-Pacífico y Latinoamérica, especialmente en India y Brasil.

Por último, el negocio derivado de servidores, almacenamiento, software y servicios sufrió una caída del 10,6 % interanual.

En términos geográficos, las Américas se coronaron como primer mercado mundial para Lenovo, con un 30,3 % de las ventas globales, aunque las anuales en este área cayeron un 4,1 % hasta 13.000 millones de dólares.

En segundo lugar se encuentra China, con el 27,4 % de las ventas de la compañía, que facturó 11.800 millones de dólares, un 4,6 % menos que el total.

Los mercados de Europa, Oriente Medio y África, que Lenovo unifica en su informe, representaron un 26 % de la facturación de la firma y ventas por valor de 11.200 millones de dólares, con un descenso del 5,1 %.

Por último, la tecnológica facturó un 2 % menos, 7.000 millones de dólares, en la región de Asia-Pacífico, es decir, un 16,3 % de sus ventas globales.

De cara a mantener un desarrollo sostenido en el futuro, Lenovo ha puesto en marcha lo que denomina como «estrategia de tres oleadas»: la primera, mantener el liderazgo en el sector PC; la segunda, convertir los negocios móviles y de centros de datos en motores del crecimiento, y la tercera, aprovechar las oportunidades derivadas de la computación en la nube.

Asimismo, la tecnológica asegura que dedicará más esfuerzos a otros negocios como los superordenadores, un sector en el que indica que es «la compañía que más rápido crece en el mundo y la número uno en China».

Te podría interesar también