Las grandes contradicciones en las políticas públicas de Venezuela

// M.Sc. Claudio Viloria, Profesor UDO


El deterioro económico constituye la caída vertiginosa y constante de una serie de indicadores económicos y financieros (PIB, tasas, precios, entre otros). Debido a lo anterior, un modelo macroeconómico debe cuidar una serie de elementos para poder realizar aportes interesantes al Producto Interno Bruto (PIB), lo cual se va a traducir en un entorno positivo en términos económicos-financieros.

La operatividad Venezolana  se ha tornado los últimos años muy engorrosa, esto por el estancamiento económico de una serie de indicadores y políticas ,  pero tal situación no se logra de la noche a la mañana en ningún tipo de economía a nivel mundial, por lo cual se debe caer en grandes deslices para lograr tal situación. Venezuela ya por varios años ha venido soportando esta realidad, lo cierto es que cada día se desmejora y los juicios económicos son cada vez peores por tratar de sostener la economía.

La macroeconomía, conjugada con las políticas económicas entre ellas: las fiscales, las monetarias, y las cambiarias, representa herramientas básicas para sostener una economía de Estado. El manejo de estas medidas en ningún caso puede ser un secreto de Estado,  o mucho menos estar a espalda de la realidad de una nación, en países de la región americana, hemos vistos como esto juega un rol de envergadura para el desarrollo de los Estados, en aras de fortalecer las familias, la educación, y las microeconomía de alguna manera.

De manera que la política fiscal, se encarga del diseño y puesta en marcha del presupuesto público, así como el manejo de las recaudaciones de impuestos en los distintos sectores, su diseño debe estar enmarcado en la legislación de la nación donde se implementará, en el caso de Venezuela , este último año esta medida  se vio opacada al ser elaborada directamente por el Ejecutivo y no por el poder legislativo a quien corresponde la competencia. El manejo responsable de estos recursos termina siendo un secreto en economías donde no se cumple el marco legal para su puesta en marcha,  actualmente en  Venezuela conocer, a qué sector están dirigidas las partidas presupuestarías, qué porcentajes se están destinando a los sectores, salud, educación, vivienda, alimentación por mencionar algunos casos, es información privilegiada, conocer si existe un déficit fiscal o un superávit es imposible.

Las recurrentes solicitudes de créditos adicionales dejan en evidencia un presupuesto formulado de manera incorrecta y no adaptado a la realidad, – debido a que para un adecuado presupuesto se debe conocer la realidad social o sectorial-. Solo basta  contrastar las vivencias en los distintos sectores, donde la atención medica es de muy baja calidad, insumos escasos o donde la educación ha llegado a los niveles más ínfimos en cuanto a estándares internacionales.

El acceso a la información en estos tiempos juega un rol de vital envergadura, más aun cuando se trata de los recursos de una nación. El gobierno nacional dispone  de la  página web [

Te podría interesar también