La incertidumbre y el bajo crecimiento seguirá siendo la tónica para la economía sudamericana en el 2020

// Banca y Negocios @bancaynegocios

La incertidumbre y el bajo crecimiento seguirá siendo la tónica para la economía sudamericana en el 2020



O al menos eso se desprende de las conclusiones de organismos como el FMI, que modera sus previsiones en base a las tensiones sociales que atraviesa la región y a las dudas sobre el rumbo que tomarán las reformas en países con economías tan grandes como Brasil o Argentina.

Por otra parte, el bajo precio de la materia prima por excelencia, de la que Sudamérica es uno de los productores más importantes del globo, el petróleo, no ayuda a mejorar la situación. El valor promedio del crudo West Texas Intermediate durante los últimos 20 años ha sido de 62,37 dólares por barril (con un máximo de 147,27 dólares y un mínimo de 16,70) cifra que no se ha alcanzado desde el 7 de enero del 2020 cuando el barril se vendía a 62,70 dólares. Por otro lado, el petróleo Brent sigue en caída libre desde finales del 2019, cerró el año a 66 dólares y un mes después casi había perdido 10 dólares en el valor de su cotización, a finales de enero el barril costaba poco más de 57 dólares.

– Estabilización y lenta recuperación –

Si el 2019 cerró con un paupérrimo crecimiento del 0,1% (crecimiento que solo sirve para evitar certificar un estancamiento total) parece que el 2020 culminará con un crecimiento del 1,6% para la región, que puede parecer poco, pero viniendo de dónde venimos supone el mayor aumento porcentual del mundo, por ejemplo, la estimación para la zona euro es que pasará de crecer el 1,2% el pasado año a crecer el 1,3% durante este 2020.

Si bajamos más al detalle estas son las previsiones para las economías más grandes del subcontinente:

Argentina, tras su tercer default en lo que va de siglo, las previsiones para la Argentina no son buenas. Según FMI (al cual el país del peronista Fernández debe una considerable cantidad de dinero) la economía argentina crecerá un -1,3%, según la OCDE crecerá un -1,3% y según el Banco Mundial el crecimiento negativo “solo” será del 1,2%.

Por su parte Brasil actuará como motor económico regional, según el FMI en parte debido a la reforma de las pensiones, los bajos tipos de interés y la mejora de las condiciones para financiarse. A pesar de las buenas perspectivas, el país de Bolsonaro no es ajeno a las tensiones sociales que azotan la zona, ya que se ha inaugurado febrero con una huelga indefinida de la empresa estatal Petrobras, apoyada por los 13 sindicatos que se agrupan dentro de la Federación Única de Petroleros.

En cuanto a México, segunda economía por volumen del subcontinente, las previsiones de crecimiento se quedan en un mediocre 1%. El peso mexicano ha experimentado una caída sostenida desde el 12 de enero, y ya son necesarios casi 19 pesos para obtener un dólar, de hecho actualmente son necesarios casi 0,18 pesos más que hace tres semanas. Si les parece poco es porque no realizan Forex trading, ya que de lo contrario estarían muy atentos a las noticias financieras para detectar movimientos aparentemente tan pequeños como el anteriormente expuesto, ya que es en esas variaciones donde el trader se mueve, y no debemos olvidar que el mercado del Forex no se va a detener en un mundo globalizado como es en el que vivimos, ya que simplemente mantener activo el comercio internacional requiere de un constante intercambio de unas divisas por otras.

– ¿Cómo afecta un bajo crecimiento a la inversión y al trading? –

El estancamiento financiero suele hacer que el dinero se vuelva mucho más prudente, refugiándose en valores más conservadores (como puede ser la deuda soberana) a la espera de ver indicadores en el mercado de que vuelve a ser momento de comprar. El trader sin embargo puede operar en corto, abriendo operaciones de venta, o en largo, abriendo operaciones de compra, es decir un trader que abra operaciones exitosas será aquel que se coloque siempre a favor de la tendencia, sin importar si el mercado es alcista o bajista.

Eso sí, sin olvidar nunca que en el trading, ya sea Forex o de otro tipo, estamos arriesgando nuestro dinero, mucho más por el hecho de utilizar productos apalancados, que básicamente es operar con más dinero del que se tiene a través de crédito que nos presta el bróker. Esto nos expone a mayores ganancias al mover un volumen mayor, pero, como no podía ser de otra manera, también nos expone a incurrir en mayores pérdidas que si solo utilizáramos nuestro capital propio. Así que antes de poner nuestro dinero fuera lo más sensato, y de hecho el único camino, es aprender, estudiar los mercados y formarse en las distintas maneras de invertir, si no queremos acabar perdiendo rápidamente nuestro dinero.

Te podría interesar también