«La gasolina se desaparece»: denuncian que Sistema Patria descuenta cupos sin ser consumidos

// Banca y Negocios @bancaynegocios

«La gasolina se desaparece»: denuncian que Sistema Patria descuenta cupos sin ser consumidos



“Aquí la gasolina se desaparece”. Desde la estación de servicio Michelena, Valencia-Carabobo, un motorizado manifestó que en julio solo pudo echar 10 litros de gasolina una vez; cuando se dispuso a utilizar los otros 10 litros de su cupo en la estación le informaron que no tenía ni un litro de gasolina disponible en su cupo, lo que se traduce en que los 50 litros restantes se los descontaron sin haberlos consumido.

Esta situación no es nueva. De acuerdo con el portal El Carabobeño, desde la primera semana de implementación del nuevo esquema de distribución y venta de gasolina, en vigencia desde el 1° de junio, se ha reportado el incidente de la desaparición de litros de los cupos disponibles para surtir.

Hace ocho días, Yermis José Colmenarez estaba confiado que tenía completo su cupo de gasolina para su vehículo. En lo que iba de mes, no había podido surtir debido a la escasez de combustible en la entidad carabobeña, por lo que estaba seguro que contaba con los 120 litros; pero luego de un par de días en cola, cuando fue a echar gasolina, el dispositivo indicó que le quedaban 90 litros. “Me quitaron 30 sin haberlos utilizado”, dijo desde la E/S Lara 2.

María Angélica Gallardo denunció que se perdieron 20 litros de su cupo sin haberlo utilizado. De los 120 litros asignados, compró 50, por lo que le quedaban 70; cuando verificó en el sistema solo tenía disponible 50 litros. “Nunca me llegó el mensaje con ese consumo extra”.

(Foto: Rosimar Sánchez)

José Arteaga fue preciso en su cuenta: del cupo de 120 litros, son 52 que le descontaron y desconoce a dónde fueron a parar. Desde la estación de servicio Girón manifestó que primero utilizó 30 litros, después compró 28 y cuando fue a equipar el tanque por tercera vez en el mes solo le quedaban 10 litros. “Le pregunté a la persona en la bomba y me dijo que no sabía por qué pasaba eso. Me faltaban todavía 52 litros por utilizar”.

Ante la imposibilidad de abastecer sus vehículos con gasolina subsidiada debido a las fallas que arroja el sistema que contabiliza las asignaciones mensuales, muchos se ven en la obligación de pagar el carburante a precio dolarizado o incluso optan por el mercado negro. A juicio del diputado de la Asamblea Nacional (AN) por Carabobo, Ángel Álvarez Gil, esta irregularidad abrió las puertas de una economía paralela.

El parlamentario advirtió que en la entidad carabobeña proliferó el bachaqueo e incluso el delivery de combustible ante la aguda escasez que se registra desde hace varias semanas. Dependiendo de las posibilidades de pago, en el primer caso ofrecen el litro en US$1,5 y en el segundo los precios son entre US$3 y US$4 dólares por cada litro. “Es una cadena de mafia que se suma al elevado costo de la vida que tenemos”.

(Foto: Rosimar Sánchez)

“Esa gasolina que ofrecieron como subsidiada ya prácticamente no existe”, dijo el también militante de Voluntad Popular (VP) al explicar que existen muy altas probabilidades de que el gobierno de Nicolás Maduro esté pronto de decidir eliminar el cupo de combustible subsidiado para pasar todas las estaciones a precio dolarizado.

A comienzo de junio, alrededor de 73 estaciones de servicio (de las 90 existentes) estaban habilitadas en el estado con venta de gasolina subsidiada, incluso trabajando bajo el esquema de atención las 24 horas. Sin embargo, esa realidad cambió en la medida en la que se fueron agotando las reservas de Pdvsa tras la paralización de sus principales refinerías. De ese total, menos del cinco por ciento están operativas, aseguró Álvarez Gil.

El representante carabobeño ante el Parlamento reiteró que la asignación mensual de 120 litros de gasolina solo para personas que estén registradas en el Sistema Patria representa un mecanismo inquisidor, discriminatorio y humillante, que tampoco brinda ningún tipo de garantía debido a las fallas que presenta.

“Por lo general no hay sistema. Así ya estén registrados, se quedan sin surtir. En muchas de las estaciones no hay ni siquiera energía eléctrica y la gente se ve obligada a pagar a precio internacional”, sostuvo. Otros inconvenientes que se presentan están asociados a la baja conectividad a internet, que entorpece el funcionamiento de los dispositivos electrónicos de biopago.

Lea el artículo completo de El Carabobeño aquí

Te podría interesar también