Gobierno de Argentina espera acuerdo con acreedores «más pronto que tarde»

// EFE

Gobierno de Argentina espera acuerdo con acreedores «más pronto que tarde»



El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, afirmó este martes 23 de junio que el Gobierno espera concluir el proceso de renegociación de su deuda externa «más pronto que tarde», apenas cuatro días después de prorrogar por quinta vez el plazo de conversaciones con los acreedores.

«Sigue siendo nuestra intención resolver la crisis de deuda más pronto que tarde. Todavía existen complejidades en el camino, pero nuestra prioridad es resolverlo más pronto que tarde y de un modo que funcione para el conjunto del país», aseveró Guzmán en una conferencia online del Consejo de las Américas.

El pasado miércoles, el Gobierno argentino divulgó una oferta mejorada a sus acreedores, en donde reconocía 50 dólares por lámina de 100 dólares de valor nominal más un cupón adicional atado a las exportaciones, en aras de llegar a un acuerdo para la reestructuración de 66.238 millones de dólares en bonos emitidos bajo deuda extranjera.

Sin embargo, los principales fondos de inversión reclamaron que se acerque más a su demanda, entre ellos el Grupo Ad Hoc, que lamentó en un comunicado el «fracaso de las negociaciones».

En su intervención, Guzmán reconoció que dicho grupo tiene una posición «más dura» que el resto, pero agregó que desde el Gobierno argentino siguen abiertos al diálogo para así llegar a un «mejor entendimiento».

De hecho, el titular de Economía señaló que alguna de las sugerencias hechas por el grupo podrían acabar con el progreso de los últimos años, «algo que Argentina no puede permitirse».

«Argentina no busca innovaciones en este momento, tan sólo resolver la crisis en la que estamos», zanjó el ministro.

La primera propuesta de reestructuración presentada en abril planteaba empezar a pagar la deuda en el 2023, con una quita de 5,4 % sobre el capital adeudado y una reducción de intereses del 62 %.

Hace tres semanas, tras no haber logrado el mínimo de adhesión necesario entre los acreedores, el ministerio informó que reducía a dos años el período de gracia, mantenía similares tasas de interés para los nuevos bonos y acortaba levemente la duración de los nuevos títulos canjeados.

La segunda mejora especificada el miércoles pasado, que ofrece canjear bonos emitidos entre 2005 y 2016 por otros en dólares y euros con vencimiento entre 2030 y 2046, rebaja un año más el período de gracia, sin apenas quita de capital (3 % en los bonos de menor duración).

– Impacto del Covid-19 –

Guzmán también se refirió al impacto que tuvo el coronavirus en el transcurso de las negociaciones con los bonistas, una pandemia que tuvo efectos «en términos logísticos».

«Es muy diferente tener negociaciones cara a cara y celebrar reuniones en una misma habitación, a hacerlo por videoconferencia y a través de una pantalla», indicó.

En cualquier caso, Guzmán valoró como «positivas» y «constructivas» las rondas de negociaciones que hasta la fecha ha tenido con los acreedores de parte de su deuda externa, agregando que desde el Gobierno argentino han emprendido «todos los esfuerzos» necesarios para resolver la crisis de deuda.

Una crisis cuyo desenlace, enfatizó, ha de contar con la «legitimidad» tanto de la sociedad argentina como de la comunidad internacional.

Con respecto a cómo saldrá Argentina de la crisis económica y social agravada por la COVID-19, Guzmán señaló que el país austral «hará todo lo necesario» para hallar una solución y crear las condiciones para un crecimiento «inclusivo, dinámico y consistente».

El país entró en mayo en un cese de pagos selectivo y la pandemia de coronavirus agravó la recesión económica que atraviesa desde hace más de dos años, con un PIB que cayó un 5,4 % en el primer trimestre de este año y una tasa de desempleo que subió al 10,4 % en el mismo período.

Te podría interesar también