Fuerza solar y avances tecnológicos pueden revolucionar el mapa energético

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Para Peter Diamandis, entusiasta de las tecnologías disruptivas e integrante de Singularity University, el abaratamiento de las fotocélulas para aprovechar la energía solar y la expansión de tecnologías como las baterías de litio de larga duración y los automóviles eléctricos, constituyen factores que generarán un impacto notable en la industria energética en las próximas dos décadas. 

A su juicio, el sector productor de energía, cuyo valor se puede estimar en seis trillones de dólares (un seis seguido por doce ceros), experimentará cambios que pueden ser calificados como revolucionarios. 

PW-2012-11-19-solar-625x415.jpgEl especialista afirma que el planeta tierra absorbe cada 88 minutos suficiente energía solar como para cubrir todo el consumo de la humanidad durante un año. 

De igual manera, en un lapso menor a cinco días el sol emite suficiente energía como para igualar la totalidad de las reservas de petróleo, gas natural y carbón. 

Si se desarrollara la tecnología para captar una milésima parte de ese suministro energético, se lograría obtener acceso a seis veces más energía de la disponible en la actualidad. 

Estos cálculos fueron ofrecidos tras una consulta con el investigador Ramez Naam, autor conocido y también integrante de Singularity University. 

Pero Diamandis insiste en que la energía solar además se está abaratando: Recientemente se consiguió el precio mínimo histórico de un kilovatio hora en Chile, por solo dos centavos de dólar. 

Si esta tendencia continúa, nos encontraremos ante una posible «desmonetización» (la disponibilidad de un servicio sin ningún costo) de la energía solar entre 2020 y 2021. 

Adicional a lo anterior, el analista prevé que la tendencia en el aumento de capacidad de almacenamiento energético de las Tesla-Motorsbaterías, que ha venido escalando con los años, también revolucionará la industria energética. 

En este ámbito, destaca cómo las baterías de litio avanzan -impulsadas por empresas como Tesla- hasta el punto en que una recarga para un vehículo eléctrico podría llegar a costar alrededor de nueve dólares, frente al costo de llenar un tanque de gasolina a precios internacionales. 

Por último, Diamandis predice que a lo largo de las próximas dos décadas los vehículos eléctricos se convertirán en la mayor parte del parque automotor, frente a los que utilizan combustibles fósiles. 

Te podría interesar también