Flujo de remesas al país podría caer entre US$2.800 y US$1.600 millones en 2020

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Flujo de remesas al país podría caer entre US$2.800 y US$1.600 millones en 2020



Los cierres de empresas en los Estados Unidos, Europa y América Latina están poniendo en riesgo miles de millones de dólares en remesas de las que depende la economía de Venezuela, señala Bloomberg.

Las familias venezolanas obtienen casi US$4.000 millones por año de familiares en el extranjero, pero se prevé que esa cifra disminuya a medida que los migrantes pierdan sus empleos en medio de la pandemia de coronavirus. Eso traería más miseria a un país que también se vio afectado por un colapso en los precios del crudo, así como por su propio brote del COVID-19

Venezuela está experimentando la depresión más profunda en la historia de las Américas, empeorada aún más por las sanciones de Estados Unidos. La entrada de dólares de los 5 millones de venezolanos que abandonaron el país en los últimos años es un salvavidas para aproximadamente un tercio de los hogares que quedaron atrás.

Ahora los migrantes venezolanos en países como Colombia, Perú y España corren el riesgo de quedar sin trabajo en medio de la recesión mundial.

«Las economías de los países donde viven los venezolanos y envían remesas están perdiendo dinamismo y, agregando la situación excepcional del coronavirus, los impedimentos para enviar dinero se acumulan», dijo Francisco Rodríguez, un economista venezolano que enseña en la Universidad de Tulane.

Rodríguez estima que las remesas caerán un 60% este año. Otros economistas, como el director de Ecoanalítica Asdrubal Oliveros, estiman una caída menos dramática del 30%, dependiendo de la gravedad de la crisis mundial que afecte al empleo.

La estimación más o menos consensual sobre el flujo de remesas al cierre de 2020 se ubicaba en US$4.000 millones, pues en 2019 las estimaciones más confiables indicaron un flujo de alrededor de US$3.200 millones, los cuales no llegaron todos al territorio nacional. Esta cifra alude realmente al impacto de las transferencias desde el exterior en la capacidad de consumo.

Partiendo de esta estimación, según Francisco Rodríguez el flujo se reduciría hasta apenas US$1.600 millones, que sería el peor escenario, mientras que el cálculo de Asdrúbal Oliveros recolocaría la proyección en USD2.800 millones, como escenario más optimista.

Con información de Bloomberg.

Te podría interesar también