Fitch alerta sobre debilidad de capital de la banca portuguesa

// EFE


La agencia de calificación Fitch alertó hoy sobre la «intensa presión» que existe sobre el capital de la banca portuguesa debido a su baja rentabilidad y a la calidad de sus activos, lo que justifica que mantenga su perspectiva en «negativa».

En un comunicado, la agencia defendió que la banca «tiene que dar pasos importantes para soportar su solvencia» en un periodo marcado por los altos costes de reestructuración y en el que las exigencias de capital están aumentando.

Fitch alertó igualmente sobre el alto nivel de endeudamiento de la economía lusa y las bajas perspectivas de crecimiento.

En ese sentido, espera que el PIB luso crezca un 1,2 % en 2016 y un 1,4 % en 2017 -menos que el avance del 1,5 % que registró en 2015-, lo que representa un riesgo para la calidad de los activos de la banca portuguesa.

La agencia también resaltó que alterar la legislación de facilita los procesos de quiebra y acelerar las resoluciones de los procesos judiciales en los tribunales son elementos «clave» para que los bancos puedan resolver los problemas de crédito.

Aunque la perspectiva del sector bancario es «negativa», la de las entidades en sí se mantiene «estable» como reflejo de «los aumentos de capital, la reestructuración y la calidad de los activos débil pero estable».

Fitch espera que los bancos portugueses continúen vendiendo activos para reforzar sus niveles de capital.

Te podría interesar también