Fed no mueve las tasas y predice rápida recuperación de la economía estadounidense

// AFP

Fed no mueve las tasas y predice rápida recuperación de la economía estadounidense


El PIB de Estados Unidos caerá 6,5% este año sobre 2019 por efecto de la pandemia de covid-19, pero la economía estadounidense crecerá 5% el año próximo, estimó este miércoles la Reserva Federal, que mantuvo sus tasas de interés.

La Fed, el banco central de Estados Unidos, que espera una tasa de desempleo de 9,3% en 2020 y 6,5% en 2021, mantuvo sus tasas de interés de referencia en un rango de 0 a 0,25%. El organismo mantendrá las tasas bajas y «actuará» con todas sus herramientas hasta que la economía deje atrás la crisis.

Estas previsiones de la Fed son las primeras que publica el organismo desde que comenzó la pandemia que precipitó a Estados Unidos a una de sus peores crisis.

En sus anteriores proyecciones de diciembre, la Fed esperaba un crecimiento de 2% este año y de 1,9% el próximo, antes de que se desatara la pandemia.

Antes del coronavirus, la mayor economía mundial -que recibió una serie de estímulos fiscales en 2018- se había desacelerado pero continuaba creciendo a un ritmo sostenido comparado con otras naciones industrializadas.

«La crisis sanitaria actual pesará mucho sobre la actividad económica, el empleo y la inflación a corto plazo, y trae aparejados riesgos considerables sobre las perspectivas económicas a mediano plazo», destacó la Fed en un comunicado publicado luego de dos días de reunión de su Comité de Política Monetaria.

– Tasas siguen en cero –

La Fed mantuvo sus tasas como esperaba el mercado en el rango de 0-0,25% que tienen desde marzo, cuando el país comenzó con las medidas de confinamiento para enfrentar la pandemia, con el consecuente frenazo de la actividad económica.

Desde que comenzó la crisis, que deja más de 112.000 muertos en Estados Unidos, la Fed desplegó un abanico de medidas, algunas inéditas, para encauzar la situación.

«La epidemia de coronavirus causa enormes dificultades humanas y económicas a Estados Unidos y al mundo. El virus y las medidas adoptadas para proteger la salud pública acarrearon una fuerte baja de la actividad económica y un fuerte aumento de la destrucción de empleos», añadió el organismo en su comunicado.

En febrero, Estados Unidos tenía una tasa de desempleo históricamente baja, de 3,5%. Pero desde que comenzó la crisis, unos 43 millones de personas aplicaron para los subsidios de desempleo.

En febrero, el país entró en recesión luego de 128 meses de expansión, según el privado National Bureau of Economic Research, organismo que determina cuando la economía estadounidense entra en recesión.

– Optimismo oficial –

Cuando los comercios comienzan a reabrir, desde el gobierno surgen expresiones optimistas.

«La economía de Estados Unidos comenzó a rebotar y nuestra recuperación está en marcha», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ante un comité del Senado este miércoles.

Mnuchin indicó que, según la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el 79% de los pequeños negocios ya han reabierto y la mitad de los que siguen cerrados planean volver a funcionar pronto.

El secretario del Tesoro atribuyó buena parte de esos resultados a las ayudas de 2,2 billones de dólares aprobadas por el Congreso. Esos fondos se destinaron a préstamos y garantías para que las empresas mantuviesen a sus empleados y también a otorgar ayuda en dinero a las familias estadounidenses.

Mnuchin reiteró que cree que por la magnitud de la caída económica será necesario un nuevo plan de ayuda del Congreso.

También el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha señalado que son necesarios estímulos adicionales.

Te podría interesar también