Expertos | Las empresas venezolanas y sus desafíos ante un posiblemente mejor 2022

// Luis Oliveros / @luisoliveros13

Expertos | Las empresas venezolanas y sus desafíos ante un posiblemente mejor 2022



Los empresarios y gerentes venezolanos ya tienen una suerte de PHD en manejo de crisis.

Son años de enfrentar un entorno muy negativo, casi que podríamos catalogarlo de hostil. Hiperinflación, entes reguladores a los que no les gusta la empresa privada, recesión, fuga de talentos, cierres de proveedores, delincuencia, inseguridad jurídica, sanciones al país, provisión de servicios públicos de muy mala calidad, baja calidad institucional y una sociedad que sufre una pérdida importante de capacidad de compra.

Una porción importante de los venezolanos busca culpables en quienes les venden y no en quien genera los problemas.

Estas son algunas de las barreras que a diario debe enfrentar el sector privado nacional. Pero en el país aún hay muchos empresarios convencidos que se debe seguir trabajando, venciendo obstáculos y generando bienestar.

El año 2022 presenta nuevamente esos desafíos que ya se conocen, pero al mismo tiempo hay oportunidades que se pueden y se deben aprovechar (si el objetivo ya no es solamente sobrevivir sino crecer).

La dolarización (transaccional, desordenada, impuesta, etc. como usted la quiera llamar, eso es lo de menos) ha traído buenas noticias a las empresas. El regreso del dinamismo y facilidad en los medios de pago, la posibilidad de cobrar en divisas y no descapitalizarse, de poder hacer ejercicios de mediano plazo de planificación, que quienes obtienen divisas puedan ahorrar o al menos mantener su capacidad de compra, ha traído un cambio en las expectativas para los agentes económicos venezolanos.

Lo bueno es que ese proceso de dolarización es casi imposible de revertir, por más rezos que quieran ofrecerle a la moneda nacional.

En ese mismo orden de ideas está la sobrevaluación de la moneda de la moneda, que si bien trae inconvenientes a los productores nacionales (porque genera que los productos importados sean más baratos que los nacionales) es otra oportunidad que muchas empresas están utilizando para aumentar su oferta de bienes y servicios mediante las importaciones.

Y es que la estrategia no puede ser paralizarse si el dólar se comporta de una manera muy diferente a la inflación, la meta es aprovechar esas circunstancias, que son claramente políticas del gobierno.

Si bien la falta de crédito bancario es una espada de Damocles importante, las alternativas que han estado apareciendo en el mercado de capitales apuntan a ser soluciones adecuadas, alcanzables para empresas que decidan tomarse en serio sus finanzas y la información que generan.

¿Pueden sustituir las colocaciones en el mercado de capitales al crédito bancario? No; pero son opciones a tener en cuenta con costos bajos y beneficios interesantes. Hay opciones interesantes, donde las instituciones financieras tendrán que competir (algo positivo) en atención al cliente para ganar clientes y negocios.

El sector privado entendió que esta economía es mucho más pobre, más pequeña, que en crisis la fidelidad hacia una marca no existe, que hay que competir, que hay que revisar la capacidad de producción ante un mercado tan pequeño, que hay que ser flexible y que el conocer tu cliente + el mercado + tu competencia puede ser la diferencia (tecnología, datos).

Para 2022 el consenso entre quienes analizan la economía venezolana apunta a que esta experimente crecimiento económico.

¿Será el inicio de un ciclo sostenido y de elevada expansión? El deterioro en los servicios públicos, las sanciones financieras y petroleras contra el país y el bajo nivel de consumo interno, son algunos de los condicionales que sin duda afectarán el futuro de la actividad económica en el país.

Un nuevo arreglo político pudiera abrir las puertas para un entorno mucho más propicio a la inversión y al crecimiento. Hoy el principal sostén de la economía venezolana es la empresa privada y desde el gobierno parece que hay un entendimiento al respecto -las razones las podemos analizar en otro momento-, por lo que pudiéramos pensar en oportunidades interesantes para el sector privado nacional.

* El autor es economista y consultor. Experto en el área petrolera.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también