Banca y Negocios Informe Privado
07/09/2022 02:39 PM
| Por Alejandro Ramírez Morón

#Exclusivo | Ley de Zonas Económicas Especiales se quedó corta en incentivos fiscales

En los primeros proyectos de ley se era un poco más amplio en la conceptualización de los beneficios fiscales, y permitían al gobierno mayor margen de acción. Como quedó redactada la ley no hay ningún beneficio fiscal nuevo, dice Héctor Orochena.

#Exclusivo | Ley de Zonas Económicas Especiales se quedó corta en incentivos fiscales

Es una realidad. Ya está aquí, para quedarse. La Ley de Zonas Económicas Especiales (ZEE) es la nueva apuesta del gobierno para imantar a la inversión extranjera. Evitaremos llover sobre mojado, pues es mucho ya lo que se ha dicho sobre las ZEE: sólo diremos que se crean cinco y constituyen –supuestamente- un nuevo modelo económico.

Entrarán en funcionamiento territorios de desarrollo productivo en Paraguaná (Falcón), Puerto Cabello – Morón (Carabobo), La Guaira (La Guaira), Margarita (Nueva Esparta) y la Isla La Tortuga (Territorio Insular Miranda).

En este orden de ideas, cada región geográfica funcionará con la coordinación de la Superintendencia de Zonas Económicas Especiales, un órgano regulatorio creado bajo Decreto Oficial, firmado por Nicolás Maduro desde el Centro Internacional de Inversión Productiva, ubicado en el estado Miranda.

El economista Alejandro Grisanti es socio-fundador y CEO de la firma consultora Ecoanalítica. Conversó en exclusiva con Banca y Negocios sobre las nuevas ZEE.

– Por un tiempo limitado –

Dice que las ZEE no constituyen un modelo de desarrollo, ni “un país puede basar su crecimiento, su creación de empleo, la mejora de su población por la creación de un régimen especial en algunas zonas que tienen ciertas características para crear un modelo de desarrollo”.

Por definición –aclara- se trata de un espacio geográfico, donde se busca un régimen especial por un tiempo limitado, por lo cual mal pueden ser un modelo de desarrollo de largo plazo, que se pueda tener como punta de lanza para el desarrollo de Venezuela.

Lo segundo, prosigue el analista, en la medida en que no hay un marco jurídico, y hay control de cambio, de precios, en la medida en que el gobierno nunca ha respetado la propiedad privada, y tenemos el fantasma de las expropiaciones “yo creo que es muy difícil que tengamos un flujo de inversiones de sector privado internacional, sea Chino, Ruso, Iraní, de EEUU o Español”.

Expone que si no hay señales más claras de un cambio en Venezuela no habrá mayores inversiones.

“Con esto no quiero decir que las ZEE no sean un paso positivo, hay muchos países que han utilizado este modelo con resultados muy positivos, como el caso de República Dominicana para estimular exportaciones, con una régimen especial. Esto tiene unas ventajas inmensas para poder exportar. En Dominicana tienen una ZEE muy cerca de Haití para poder usar la mano de obra. Pero no son la solución de un país, son pequeños polos de crecimiento”, va al detalle.

Piensa que es positivo que se cree una ZEE en Margarita para reactivar el esquema de puerto libre, como siempre ha sido, y se siga desarrollando; “sin embargo, como lo hemos vivido en el caso de Margarita se necesitan muchas cosas adicionales para desarrollar a la isla”.

Hacen falta obras de infraestructura, hay que ofrecer seguridad, estabilidad, solidez de la moneda, muchas otras cosas que no son solo un régimen impositivo beneficioso. “Y no porque se desarrolle Margarita se va a desarrollar el resto de Venezuela. Lo que sucede con Margarita es lo que va a pasar con el resto de Venezuela”, se va por la vía rápida.

Para ir cerrando, Grisanti dice que la ley debe ser muy clara y poderse ejecutar de modo muy sencillo. Es un requisito eliminar formalmente, jurídicamente, el control de precios. Se está desaplicando de facto, pero no se ha eliminado; debe ser una eliminación de leyes muy transparente para que puedan funcionar las ZEE.

– No hay nuevos incentivos tributarios –

En su trinchera, Héctor Orochena es consultor y auditor tributario y financiero independiente desde 2006. Tiene estudios superiores en Comercio Exterior (ENAHP) y Planificación Estratégica (UCV). Su conocimiento del área tributaria es abarcador.

-Tal como está planteada la Ley de Zonas Económicas Especiales, ¿Puede atraer inversiones?

-En los primeros proyectos de ley se era un poco más amplio en la conceptualización de los beneficios fiscales, y permitían al gobierno mayor margen de acción. Como quedó redactada la ley no hay ningún beneficio fiscal nuevo. El Draw Back, por ejemplo, ya está en nuestra legislación.

Aclara que, en cuanto a las retenciones de IVA, ISLR, que típicamente se devuelven, también están en esta ley. Cualquier empresa, esté o no en una ZEE, tiene derecho a ello.

“A la luz de la nueva ley no hay ningún beneficio fiscal adicional. Estemos o no en una ZEE tenemos esos derechos. Pero los servicios del Seniat están totalmente paralizados. Una interrogante es: ¿Cuándo estas Zonas Económicas Especiales empiecen a operar le van a aplicar estos beneficios a los inversionistas y al resto no?”, se decanta por una pregunta retórica.

– Algunas exenciones –

De un tiempo a esta árte –recuerda Orochena- el gobierno viene otorgando exoneraciones en materia aduanera y de tributos internos. “Estos regímenes son una competencia desleal para el mercado interno. Es muy probable que estos decretos adicionales a la Ley de Zonas Económicas Especiales se incluyan en cada uno de los decretos de creación de las 5 zonas”, expone.

Cree que la ley es una buena idea, que quedó plasmada de forma deficiente. Se esperaba que se incluyeran incentivos tributarios especiales que fueran un acicate para la inversión extranjera. “No hay reducciones de alícuotas, por ejemplo, y a esto se suma la inseguridad jurídica. Debería haber un capítulo en la ley que otorgue permanencia en el tiempo y seguridad jurídica”.

Pondera que la ley en cuestión debería establecer que los conflictos eventuales se diriman mediante arbitraje internacional y no en tribunales nacionales.

-¿Hay algunos sectores que pudieran sentirse satisfechos con lo que ya está?

-Algunas empresas iraníes, rusas, algunos productores venezolanos. Pero son casos muy puntuales. Venezuela tiene simpatías y antipatías con diferentes gobiernos del mundo. Por ejemplo, está otorgando tierras a los iraníes cuando los productores locales no tienen condiciones para producir.

-¿Pero hay algún tipo de rubro que pueda sentirse cómodo?

-Bueno, si en los decretos de creación de las ZEE se incluyen –verbigracia- exenciones de 50 o 60% del ISLR, sí. Es solo un ejemplo. Pero este tipo de incentivos tienen que venir explicitados en los decretos.

Piensa que en general hay muchas propuestas de beneficios tributarios, pero debieron estar en  la ley y eso no ocurrió. Luego se refiere a las leyes de Impuesto a los Grandes Patrimonios, y de Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras en divisas, “que han sido altamente confiscatorias”. Orochena calibra que se sabrá en los decretos si se va a pechar de este modo a las eventuales empresas inversionistas, o no.

“De una Zona Económica Especial a otra deberían haber regímenes tributarios distintos -va cerrando- porque cada una de ellas tiene sus propias peculiaridades”, remata el experto tributario.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo