Evo Morales se juega su continuidad en segunda vuelta el próximo 15 de diciembre

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Evo Morales se juega su continuidad en segunda vuelta el próximo 15 de diciembre


El mandatario Evo Morales encabeza las elecciones presidenciales de este domingo en Bolivia con el 45,28% de los votos, seguido por el ex gobernante opositor Carlos Mesa, con el 38,16%, lo que vislumbra una segunda vuelta por primera vez en la historia del país.

Con casi el 84% de actas escrutadas, la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque, ofreció el primer informe de la institución cerca de las 20H00 locales (00H00 GMT del lunes), sobre el resultado mediante el conteo rápido.

Según los primeros resultados oficiales, se vislumbra una segunda vuelta entre Morales, que busca un cuarto mandato, y Mesa, prevista para el próximo 15 de diciembre.

Electo el primer presidente indígena de Bolivia en 2005, Morales ha ganado todas sus elecciones anteriores en la primera vuelta.

Los militantes de Comunidad Ciudadana, el partido del centrista Mesa, celebraban en La Paz como un triunfo estos resultados porque hicieron campaña para lograr una segunda vuelta, aunque expresaron su desconfianza en las instituciones electorales, acusándolas de estar parcializadas por Morales.

En tercera posición figura de manera sorpresiva el pastor evangélico, nacido en Corea del Sur, Chi Hyun Chung, con el 8,77%, conocido como el «Bolsonaro boliviano», y en cuarto el senador opositor Óscar Ortiz (4,41%).

El analista político Iván Arias señaló que Mesa «ha recibido una votación significativa», aunque agregó sus temores de que los números pudieran cambiar, a medida de que avancen los conteos. «Si no hay segunda vuelta voy a dudar seriamente de estos datos», apuntó.

Mesa celebra

El candidato opositor Carlos Mesa celebró la noche del domingo 20 de octubre haber alcanzado una segunda vuelta en las elecciones generales en Bolivia, tras conocer los primeros resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que lo colocan muy cerca del mandatario Evo Morales.

«Hemos librado un triunfo incuestionable que nos permite decir con absoluta certeza y seguridad, tanto por la información de los medios, como por nuestro propio cálculo interno: ¡estamos en segunda vuelta!», declaró exultante Mesa, en medio de vítores, saludos y abrazos de sus militantes en el cuartel general de su partido.

Comentario: El escenario más difícil

El presidente Evo Morales enfrenta su escenario más complejo luego de los resultados dados a conocer en Bolivia, pues el candidato y también ex mandatario, Carlos Mesa, tiene posibilidad de acreditarse un histórico triunfo el próximo 15 de diciembre, ya que cuenta con espacio para lograr acuerdos de respaldo con el resto de las fuerzas opositoras, cuyos principales tres candidatos sacaron, en conjunto, 51.34% si se computan solo los tres aspirantes.

Sin embargo, Mesa, dirigente de un estrato político tradicional muy cuestionado en Bolivia, tendrá que negociar duro con dirigentes provenientes de espacios alternativos, como el pastor Chi Hyun Chung, un aspirante conservador y liberal, cuyas propuestas son radicales para todo el arco político restante.

La candidatura de Morales se produjo, a pesar de haber perdido una consulta popular sobre su derecho a la reelección más allá de dos períodos, realizada en 2016. El presidente, que dirige el que históricamente había sido uno de los países más pobres de la región y con mayoría de población aborigen, desde 2006 utilizó artilugios legales para poder inscribirse en el actual proceso comicial.

A pesar de que Morales es, en líneas generales, ha sido presidente exitoso, que ha logrado cierto progreso económico en su país, con crecimientos sobre 5% anual -en buena medida, sobre todo en el primer período de su gobierno, por la ayuda financiera de Venezuela-, enfrenta dificultades económicas y creciente rechazo político por una administración cuestionada por su poco apego a principios democráticos.

Este resultado no liquida las aspiraciones de Morales, pero lo muestra como un líder mucho más vulnerable frente a la oposición.

 

Te podría interesar también