Estados Unidos crea 1.700 millonarios cada día

// Bloomberg


En Estados Unidos vive una clase trabajadora que sufre un estancamiento de ingresos y una disminución en las perspectivas de empleo, problemas generalizados que ayudaron a elegir al republicano Donald Trump. La riqueza relativa de los estadounidenses en todos los grupos etarios sigue cayendo en comparación a décadas anteriores.

Al mismo tiempo, el país alberga una cantidad de riqueza sin precedentes. Estados Unidos tiene 55.6 billones de dólares en activos financieros privados y muchos más millonarios que cualquier otro país. Hoy, más de 8 millones de hogares tienen activos financieros de 1 millón de dólares o más, sin contar casas o bienes de lujo, según Boston Consulting Group. Entre 2010 y 2015, surgieron 2.4 millones de millonarios. Otros 3.1 millones aparecerán en 2020, estima BCG, un ritmo de 1,700 millonarios estadounidenses nuevos por día.

Pero antes de recuperar la fe en la movilidad ascendiente, tenga en cuenta esto: los estadounidenses más viejos de todos tienen una porción desproporcionada de todos esos billones, y se la están pasando a sus hijos ya adinerados en la transferencia de riqueza generacional más grande de la historia.

Millonarios de clase media

Ser millonario ya no es lo que era. Hoy, una fortuna neta de 1 millón de dólares tiene el mismo poder adquisitivo que 341,000 dólares en 1980 y 45,000 dólares hace un siglo, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. 

Estos millonarios de clase media alta son mucho más privilegiados que el 90% del país, pero casi no se sienten ricos. Siguen teniendo que tomar préstamos para enviar a un hijo a la universidad, donde el promedio anual de cuatro años de educación en una institución privada ahora asciende a 33,480 dólares, según el College Board. Además, a medida que envejecen, deben preocuparse por sus gastos a largo plazo: un cuarto privado en un hogar para ancianos ahora cuesta 7,700 dólares por mes, según Genworth Financial. Esto significa que sólo los más ricos pueden evitar quedar en bancarrota por una enfermedad prolongada, como el mal de Alzheimer.

No, la verdadera riqueza ahora se concentra en el 2% más rico de la población, entre los que el especialista del Urban Institute Stephen Rose clasifica como estadounidenses ricos (los que ganan 350,000 dólares o más). Este segmento creció incluso más rápido que la clase media alta los últimos 35 años, según sus cálculos. Algunos de estos estadounidenses adinerados son emprendedores, ya que en este mundo globalizado, la recompensa del éxito puede ser enorme, especialmente en campos como la tecnología y las finanzas.

Otros simplemente tuvieron suerte al nacer: heredaron su dinero. Más de la mitad de los inversores estadounidenses con más de 25 millones de dólares dijeron que la herencia fue un factor de peso en su riqueza, según una nueva encuesta de Spectrem Group, una consultora especializada en encuestar a los ricos. En este grupo, la asombrosa proporción del 73% de los menores de 50 dijo que la herencia fue un factor.

 

Te podría interesar también