Empresas cercanas a Venezuela buscan alternativas de financiamiento

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Empresas cercanas a Venezuela buscan alternativas de financiamiento



Empresas vinculadas con el gobierno de Venezuela adelantan gestiones para conseguir financiamiento a través de alternativas que les eviten sanciones por parte de Estados Unidos.

Southern Procurement Services (SPS), una compañía de servicios que ha crecido rápidamente en Venezuela en los últimos años, está buscando emitir un bono para expandirse fuera del país, aunque no tiene un proyecto comprometido en el qué gastar los fondos. Y un medio de comunicación de Aruba dijo que una compañía recién formada llamada Agostar financiaría los esfuerzos de la petrolera estatal Pdvsa para renovar una refinería de petróleo de Aruba.

De acuerdo con un reporte de Redd Latam, que cita al sitio web Aruban 24 Ora, una compañía llamada Agostar Group proporcionaría financiamiento, para las reparaciones que necesita Pdvsa para reparar y seguir operando la refinería en Aruba, clave para sus negocios con Asia.

Agostar es una compañía formada en 2017 en el Reino Unido y en 2015 en Panamá, según muestran los registros corporativos. Un «memorando de colocación privada» en su sitio web dice que está «recién formado y no tiene operaciones ni historial operativo para evaluar su desempeño y éxito futuros». El documento no menciona la refinería de Aruba, sino que dice que en el Reino Unido se estableció una compañía para negociar un contrato con la entidad panameña», que firmó un acuerdo de venta de gas con la empresa estatal de petróleo y gas (PDVSA) y el ministro de Petróleo y Minas de Venezuela para desarrollar el gigantesco campo de gas Campo Dragón.»

PDVSA nunca ha revelado una relación con la compañía y nunca ha dicho que vendiera ninguna parte del campo Dragón.

El documento también dice que el fundador de la compañía, José Luis Agostino, tiene un doctorado en «Ciencias Socioeconómicas» de la Universidad de Miami. Agostino no respondió a un mensaje de LinkedIn, y la compañía no respondió a Redd Latam los correos electrónicos repetidos en busca de comentarios.

El memorándum de colocación privada muestra que valora un cuarto de la compañía en $338 millones y ofrece acciones a través de Britdaq, que permite la negociación de acciones ilíquidas y de propiedad privada.

Otra empresa con negocios con Venezuela que busca financiamiento es Southern Procurement Services, una compañía de servicios de campos petrolíferos. SPS planea emitir un bono de 250 millones de euros ($298,9 millones) este mes para respaldar la expansión en México o Colombia, dijo el gerente general, Manuel Chinchilla, en una entrevista telefónica con Redd Latam.

SPS tiene su sede formal en Inglaterra, pero la mayoría de sus más de 600 empleados se encuentran en Venezuela, dijo Chinchilla. Los registros corporativos muestran que la compañía fue fundada en el Reino Unido en 2016. Es parte de un grupo llamado Grupo SCZ que se fundó en 2006, dijo Chinchilla. La dirección web de esa compañía se registró en 2014 y no menciona a SPS.

SPS trabaja con Camimpeg, la compañía minera y petrolera militar venezolana. Los uniformes de SPS a menudo llevan logotipos de Camimpeg y Chinchilla aparece en fotos publicitarias con un casco de Camimpeg.

Chinchilla dijo que las compañías son independientes, describiendo la relación como una «alianza» sin una sociedad legal formal. Dijo que los contratos de SPS con Camimpeg son para la seguridad, al igual que contrata empresas de servicios, incluida la estadounidense Halliburton, para trabajar en los pozos.

Camimpeg tiene una relación comercial con Pdvsa, según un informe de 2016 que cita al Mayor General Alexander Hernández. Si bien el general indicó que la empresa supervisa la seguridad dada su asociación con las fuerzas armadas, Camimpeg también participa y apoya el proceso de extracción de recursos de Pdvsa, según el informe.

Mientras que Chinchilla planea recaudar fondos, dijo que la compañía aún no tenía un proyecto en el qué gastar los ingresos. SPS planea usar las ganancias en México, donde tomará parte en la licitación para revivir campos maduros o para el trabajo de servicio en Colombia, dijo. La compañía está en precalificación para trabajar con Pemex y con pequeños productores en Colombia, dijo.

SPS aún no ha registrado una presencia corporativa en ninguno de los dos países, y en su lugar planea usar su compañía de cartera registrada en el Reino Unido y eventualmente unirse a consorcios locales, dijo Chinchilla.

En el «peor de los casos», si SPS no logra encontrar un proyecto en el cual invertir los ingresos del bono dentro de «seis meses o un año», la compañía anulará el bono y devolverá los fondos a los inversionistas, dijo Chinchilla. Mientras tanto, dijo, el dinero permanecería en el fondo de inversión que está estructurando la transacción. Se negó a nombrar la institución.

La combinación de un uso poco claro de los fondos y la estrecha relación de SPS con Venezuela puede requerir garantías de los inversores de que los ingresos no se gastarán en Venezuela, dijo un investigador familiarizado con las sanciones de Estados Unidos. Las sanciones de Estados Unidos prohíben cualquier nuevo préstamo al estado venezolano sin una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros.

Chinchilla dijo que no había posibilidades de que las ganancias de los bonos se invirtieran en Venezuela, y negó que el dinero se use para evadir de alguna manera las sanciones financieras de Estados Unidos al gobierno del país.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también