El reto de los empresarios venezolanos es gerenciar en un entorno volátil

// Elizabeth Ostos @elizabethostos


El sector empresarial nacional cada día enfrenta más retos. El gerente al servicio del sector privado debe evaluar, en detalles, cada paso que proyecte dar pues Venezuela es uno de los países más volátiles del Continente.

A esta conclusión llegó un grupo de expertos el cual expuso sus impresiones, en relación con la actual coyuntura, en el foro “Para dónde va el cambio después del cambio”, organizado en esta capital por la firma Ecoanalítica.

Para Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, “todo cambio en lo económico se asocia al cambio político”, al tiempo que advirtió que el esperado, para muchos, referendo revocatorio no necesariamente pueda efectuarse para 2016.

Por tal circunstancia, el sector oficial debe estar inmerso en un intenso debate sobre la figura del vicepresidente que Maduro podría designar en el cargo y que eventualmente terminaría su mandato.

Esta firma consultora incursionó este año en el análisis del entorno político como complemento al económico, “pues dependerá de si perdura o cambia el modelo político cómo deben trabajar las empresas. Debemos trabajar en escenarios de cambio o de más de lo mismo”, expresó Grisanti.

En el caso de que el Referendo Revocatorio presidencial se efectúe en 2017, hay una serie de posibles sucesores del presidente Maduro. El estudio de la firma señala que entre los “vicepresidenciables” están el actual Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, Aristóbulo Istúriz, quien sería ratificado en su cargo actual, Tareck El Aissami y Jorge Rodríguez.

Si hay Revocatorio, “el sucesor de Maduro en 2017 dependerá de la fuerza relativas que tengan, a lo interno del gobierno, tres grupos fundamentales: las Fuerzas Armadas, el Partido socialista unido de Venezuela y el madurismo, dijo Alejandro Grisanti.

Una preocupación del sector empresarial es qué pasará con el control de cambios en los próximos meses, con o sin sucesión constitucional.

Estimó el analista que ha sido un desacierto de este gobierno el no materializar la unificación cambiaria “ha faltado liderazgo para promover una devaluación del tipo de cambio oficial de Bs. 10 por dólar”, explico el ponente.

Grisanti también expuso las características de la gestión económica de Nicolás Maduro: “ha habido resistencia para promover el ajuste del tipo de cambio oficial, se ha pagado puntualmente los compromisos de deuda externa y la ausencia de cambios en políticas macro ha impedido que el gobierno acuda a organismos multilaterales. La ausencia de ingresos al país, al no contar con suficientes recursos provenientes de la exportación de petróleo ha propiciado un severo recorte de las importaciones. El principal afectado por esta política ha sido el sector privado pues el recorte a la asignación de divisas para las empresas ha sido muy drástico”, dijo.

El economista está de acuerdo con la reestructuración del perfil de la deuda de Venezuela y no dudó en afirmar que el proceso será exitoso.

“El Gobierno debe pagar entre 2016 y 2017 unos 8 mil 500 millones de dólares y si logra un canje exitoso de deuda que en el mejor de los casos podría convertirse en un ahorro de 3 mil 200 millones de dólares. Si hay una buena negociación, los compromisos de la República pueden llegar a los 4 mil 700 millones de dólares”, explicó el analista.

También expresó su preocupación por la drástica caída del consumo interno, un signo inequívoco de recesión económica. Puso como ejemplo que, la ingesta de cerveza ha bajado un 75% en lo que va de año, “la contracción económica es grave y el poder de compra del venezolano ha mermado muchísimo (…) hay que analizar con detalle todo lo que acontezca en el país, mirar diversos escenarios, para poder tomar decisiones que no afecten las operaciones de las empresas”, dijo.

Como recomendaciones finales a los empresarios, el economista dijo que “no descarten invertir en divisas, la inflación del país va a ser muy superior a lo que marquen las tasas activas de interés, así que no es mala idea la solicitud de créditos o maximizar sus opciones de créditos. Mantengan posiciones en dólares o activos indexados al dólar”.

Recortes históricos

Otro panelista en el evento promovido por Econanalítica, Asdrúbal Oliveros, hizo énfasis en el análisis del esquema cambiario que mantiene el gobierno de Nicolás Maduro, basado en un control muy estricto de gerencia de las divisas que ingresan al país y que se administran en varios tipos de cambios.

Expresó que en 2016 “las autorizaciones y liquidaciones de dólares destinadas al sector privado llegaron a niveles muy bajos; son límites históricos”.

Dijo que en julio de 2014 se aprobaban 160 millones de dólares diarios y para el mismo mes de 2016 estuvo en 15 ,1 millones diarios, a la tasa Dipro de 10 Bs por cada divisa americana, y en la tasa Dicom, que supera los 650, fue de 11,3 millones por día.

Según sus cálculos, basados en cifras oficiales, Oliveros estimó que, por la venta de petróleo en mercados internacionales, el gobierno recibió, en el primer semestre de 2016, apenas 9 mil millones de dólares. “Estos fondos se tienen qué administrar entre Pdvsa, deuda externa, pago de compromisos, importaciones del sector público y una pequeña Porción ha sido destinada a transferencias al Banco Central de Venezuela”, explicó economista.

Cuestionó que aún existan varios tipos de cambio en el país, “y la tasa más baja se destina hacia las importaciones del sector público, el subsidio cambiario se focaliza en entidades estatales. En estos momentos, el 65% de las importaciones las hace el Estado.”

Dijo que no se vislumbra un cambio en estas políticas, “y no creo que haya razones de economía política para unificar el tipo de cambio”, al tiempo que explicó que para desmontar el control hace falta un liderazgo fuerte y que tenga incidencia y poder sobre todos los factores involucrados en la administración de las divisas.

Destacó la labor del sector empresarial venezolano pues “han asumido el reto de traer mercancías al país con sus propios dólares. En el primer semestre de 2016 el 55% de las importaciones que hicieron las empresas fueron con divisas propias”.

También cuestionó que la tasa del dólar paralelo, la última de la cadena de los varios tipos de cambio que subsisten en el país, “se calcule mediante una página web y, peor aún, con una cuenta de Instagram; eso no es serio”.

Según su análisis, las operaciones de menudeo son las más relevantes y son las que fijan la tasa cambiaria paralela, “según cierta cuenta de Instagram o de ciertos cálculos del dólar en Cúcuta. El mercado no debe seguir este tipo de cálculos que no tienen base, eso hace que el tipo de cambio pase de negro a oscuro y eso no favorece a nadie. El menudeo no es un marcador en la economía, no debe serlo”, sostuvo Oliveros.

Insistió en que lo ideal para la economía y para el país es “la unificación cambiaria. Nadie del gobierno que la ha planteado está en cargos de relevancia. Salió Rafael Ramírez de Pdvsa, salió Pérez Abad de la vicepresidencia económica”, dijo.

En relación con la “estabilidad” del dólar paralelo, Asdrúbal Oliveros advirtió que “comenzará a subir la tasa, ya el estancamiento está llegando a su fin. “El aumento de la liquidez monetaria, el aumento del gasto público, por motivos políticos, la poca oferta de divisas en el mercado, la cada vez menor aprobación de dólares de parte del Cencoex impulsará al alza en los próximos días. Estos son factores disparadores del tipo de cambio paralelo”, vaticinó el analista.

Finalmente, recomendó a los empresarios analizar día a día el entorno económico del país “para blindarse ate cualquier movimiento, tan característico de la volatilidad de este mercado”. También estimó que el tipo de cambio paralelo puede llegar a Bs. 1, 425 por dólar para fines de 2016.

Te podría interesar también