EEUU lanza iniciativa global contra la pandemia que arranca con US$11.000 millones

// Banca y Negocios @bancaynegocios

EEUU lanza iniciativa global contra la pandemia que arranca con US$11.000 millones



El gobierno de Estados Unidos lanzó una agenda de respuesta global contra la pandemia de COVID-19 y designó a la exadministradora de la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), Gayle Smith, como coordinadora de la iniciativa que extenderá los esfuerzos de Washington para contener el avance del coronavirus a escala internacional.

El secretario de Estado, Anthony Blinken, dijo, al hacer el anuncio, que la gran prioridad de la administración Biden es acelerar el fin de la pandemia para recuperar la normalidad económica y social, por lo que se tomarán medidas no solo para cumplir este objetivo en el territorio estadounidense, sino en la comunidad internacional.

En el plano interno, Washington avanza en el objetivo de inmunizar a 200 millones de estadounidenses en mayo y acelerar la producción de vacunas. «Para finales de mayo, tendremos suficiente suministro de vacunas para todos los adultos en los Estados Unidos. Y hasta ahora, las noticias sobre la eficacia de estos fármacos han sido muy tranquilizadoras».

«Incluso si vacunáramos a los 332 millones de personas en los Estados Unidos mañana, todavía no estaríamos completamente a salvo del virus, no mientras aún se esté replicando en todo el mundo y convirtiéndose en nuevas variantes que fácilmente podrían venir aquí y propagarse nuevamente por nuestras comunidades. Y no si queremos reabrir por completo nuestra economía o empezar a viajar de nuevo. Además, si las economías de otros países no se están recuperando, porque todavía están afectadas por COVID, eso también afectará nuestra recuperación», manifestó Blinken.

Aparte de la reincorporación formal a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Estados Unidos aprobó un presupuesto de US$11.000 millones para articular una respuesta global ante la pandemia que incluye «un plan para salvar vidas al apoyar un acceso amplio y equitativo a las vacunas; proporcionar ayuda para mitigar los impactos secundarios de COVID, como el hambre; y ayudar a los países a mejorar su preparación para una pandemia».

Además, la Casa Blanca realizó una donación de US$2.000 millones al programa COVAX de acceso a vacunas que coordina la OMS y anunció otro aporte de un monto similar que se desembolsará como parte de un compromiso entre diversas naciones, lo que supone que todos los involucrados deben cumplir compromisos de inversión.

«Ya hemos prestado vacunas a nuestros vecinos más cercanos, México y Canadá. Trabajaremos con colaboradores globales en la fabricación y los suministros para garantizar que haya suficientes vacunas para todos, en todas partes. A medida que tengamos más confianza en nuestro suministro de vacunas aquí en el país, exploraremos opciones para compartir más vacunas con otros países de ahora en adelante. Creemos que estaremos en condiciones de hacer mucho más en este frente», apuntó Blinken.

– El virus está ganando –

«Luché contra algunos virus en el pasado y he aprendido dos lecciones. La primera es que si el virus se mueve más rápido que nosotros, está ganando. La segunda es que con unidad de propósito, ciencia, vigilancia y liderazgo, podemos superar a cualquier virus», indicó la comisionada Gayle Smith.

Y añadió: «Estados Unidos lo ha hecho antes. Hace dieciocho años, un presidente republicano lanzó una iniciativa audaz para enfrentar la epidemia del VIH/SIDA. Un presidente demócrata continuó ampliando el alcance de esa misión. En 2014, el gobierno Obama-Biden, con el fuerte y generoso apoyo del Congreso, derrotó la primera epidemia de ébola en el mundo».

La iniciativa global contra el coronavirus, desde la perspectiva de Estados Unidos, tiene dos grandes objetivos: para el avance del SARS-Cov-2 y sus variantes, además de generar un mecanismo internacional que pueda prevenir eventos similares en el futuro.

El secretario de Estado, Anthony Blinken, destacó que para lograr estos objetivos «trabajaremos con socios para reformar y fortalecer las instituciones y los sistemas que protegen la seguridad de la salud mundial. Eso requerirá que los países se comprometan con la transparencia, el intercambio de información y el acceso de expertos internacionales en tiempo real»».

«Necesitaremos un enfoque sostenible para el financiamiento, la capacidad para manejar el aumento de capacidad y la rendición de cuentas, para que todos los países puedan actuar rápidamente para detener el próximo brote. Y seguiremos presionando para que se lleve a cabo una investigación completa y transparente sobre los orígenes de esta epidemia, para saber qué sucedió, para que no vuelva a suceder», concluyó.

Te podría interesar también