Economistas coinciden: Precio diferencial del combustible «generará incentivos perversos»

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Economistas coinciden: Precio diferencial del combustible «generará incentivos perversos»



Los venezolanos perdieron este sábado el privilegio de decir que su gasolina es la más barata del mundo después de que el gobierno de Nicolás Maduro anunciara un sustancial aumento que, en algunos casos, dejará el precio del carburante en US$0,50 por litro.

La medida, que entrará en vigor desde el próximo lunes, era esperada desde principios de semana, luego de que Maduro advirtiera que los embarques de gasolina que llegaron recientemente de Irán, y en medio de una severa escasez, se compraron en dólares y deben venderse en dólares, según reseña EFE en una nota.

«Es necesario tener una revalorización de este producto tan importante», dijo Maduro sobre la gasolina, un bien que por décadas tuvo un precio simbólico para los venezolanos. «Ha llegado la hora de avanzar hacia una nueva política (de precios)», añadió.

Según el anuncio de este sábado, el Gobierno implementará una política de subsidios que permitirá el reposte de 120 litros mensuales a un precio de 5.000 bolívares o 0,02 dólares por litro, según la tasa actual de cambio del Banco Central de Venezuela.

Bajo este esquema, los motoristas, una población que se hizo grande en el país después que inició en 2014 la crisis que aun perdura, solo podrán repostar 60 litros a precios subsidiados cada mes.

Según el economista y diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, «Maduro hizo (el aumento de la gasolina) de la peor manera» bajo un sistema discriminatorio que obliga a los venezolanos contar con el carnet de la Patria para surtir gasolina.

Expresó que este es el «mismo precio que hay en Estados Unidos, con la diferencia de que en Venezuela el salario mínimo es de US$4,50 mensuales y Estados Unidos es 1.500 dólares mensuales».

Además considera este aumento representa un forma de «meterle la mano en el bolsillo a los venezolanos después de haberla metido en Pdvsa, que la saquearon».

Guerra sentenció que al establecer un precio diferencial de la gasolina (Bs.5.000 para subsidiados y medio dólar para el resto) se permitirá un «Cadivi gasolinero», pues «los enchufados van a poner la gasolina a 5.000 bolívares para luego revenderla a 0,50 centavos de dólar cada litro».

También se preguntó cómo se evitará la «corrupción» entre los subsidiados, «por eso llamo al pueblo venezolano a hacer frente y repudie esta manera que se está usando para subir la gasolina pues va en detrimento del pueblo venezolano».

En tanto, el economista venezolano Luis Oliveros afirmó que todo precio fijado en bolívares referente al precio del combustible «está condenado a quedarse en el camino. El precio de la gasolina debe indexarse. Sigue la distorsión, siguen las enormes pérdidas para Pdvsa», agregando que será fundamental la capacidad del gobierno nacional de mantener en el tiempo un nivel aceptado de oferta de la gasolina.

– «Cadivi vs Paralelo» –

En tanto, el director de la firma consultora Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, manifestó que se trata de una «nueva versión del sistema cambiario ‘Cavidi vs paralelo’. No hay que explicar mucho la consecuencia: arbitraje, corrupción, esquema perverso de incentivos. Bienvenidos al ‘cadivi energético’», reflejó en Tuit. 

Considera que «hubiese sido mejor gasolina a precio internacional (para todos) y un subsidio a través de un carnet equivalente a 120 litros mensuales por un vehículo o 60 litros si tiene moto. Un registro voluntario».

Explicó que el esquema propuesto es vía precio diferenciados con un tope, «que genera incentivos perversos».

«Lo ideal es ir a un solo precio – no varios – y transferir dinero en función de una cantidad de gasolina determinada. Esa es una opción. Pero existen otras menos perjudiciales también», sugirió.

El alza del combustible tendrá impacto en precios en una primera etapa, según expresa Oliveros, pues el costo del transporte se ajusta. En realidad, esto viene sucediendo desde hace semanas, dado los precios del mercado negro. Pero una vez que se asumen los nuevos precios, hay una adecuación de la estructura de costos. Así que el impacto es más de corto plazo

«Por último, la clave de todo es que haya gasolina. Y esta tiene que venir de afuera. Si no llega gasolina de afuera, el esquema que viene es de precios a mercado negro, de los más altos del mundo, corrupción y colas», añadió.

– «Ni tan calvo ni con dos pelucas» –

El economista y profesor Víctor Álvarez, vender gasolina a Bs.5.000 equivale a US$0,025 por litro en un mercado que llegó a pagar hasta US$3 por litro.

«Es precio es pan para hoy y hambre para mañana. Se mantiene el incentivo perverso al contrabando y a la especulación», acotó.

Advirtió que se mantendrán largas colas para llenar una o dos veces el tanque hasta que se acabe la gasolina que trajeron de Irán. Y al no sincerar el precio tampoco se generarán ingresos para repotenciar refinerías. Es cuestión de días para que combustibles vuelvan a escasear.

«Lo que hay que subsidiar es transporte público y de carga a través de transferencias monetarias que se cubrirán con ingresos que genere el ajuste», aconsejó.

Venezuela padece desde hace semanas una severa escasez de gasolina que ha llevado a miles de conductores a permanecer durante días en colas en las cercanías de las gasolineras a lo largo del país.

Pero ni siquiera permanecer durante días en estas colas garantizaba a los conductores poder repostar.

El Gobierno de Maduro achacó esta escasez a las sanciones de Estados Unidos, que desde 2017 ha emitido una batería de medidas restrictivas contra la economía venezolana para presionar a Maduro y forzarle a renunciar o aceptar «elecciones libres».

Te podría interesar también