Detenidas 11 personas acusadas de fraude a Cadivi y Cencoex

// AVN

Detenidas 11 personas acusadas de fraude a Cadivi y Cencoex



El pasado domingo fueron detenidas 11 personas acusadas de incurrir en fraude importador contra el Estado venezolano entre 2004 y 2013, informó el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab.

Los ciudadanos, presuntamente implicados en irregularidades en solicitudes ante la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) y el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), fueron detenidos en un operativo liderado por la Policía Nacional Anticorrupción y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Con este caso asciende a 21 los «detenidos en solo dos meses por este terrible desfalco contra el Estado, que implicó el uso irregular de divisas», señaló el Fiscal en rueda de prensa. Agregó que las personas fueron aprehendidas mientras fueron a votar.

Indicó que quedan pendientes otras 21 órdenes de aprehensión contra personas que están siendo investigadas por el desfalco contra el Estado venezolano.

Entre los detenidos el domingo figura Hesbeir Dourma, cuya empresa Biodavica S.A, ubicada en Aragua, recibió 11,2 millones de dólares entre 2011 y 2013 para importar dióxido de titanio, registrándose una sobrefacturación de 19.000%.

También fueron detenidos Luz María García, José Luis Figuera, Leonardo Solórzano y Luis Alberto Romero, accionistas de la empresa envasadora Aguas del Orinoco, en Bolívar, quienes sobrefacturaron 16.000% en la compra de ácido fosfórico entre 2004-2011, lapso en el que recibieron $15 millones.

Asimismo, las ciudadanas Alexa Gómez y Carmen Marítza Montero, socias de la empresa Importaciones Mía (Miranda), fueron aprehendidas por «uso irregular» de $6,3 millones; al igual que Evaristo Antonio González, accionista de Corpomédica, que, tras recibir $ 1,9 millones en 2012, sobrefacturó 100.000% en la compra de cloruro de calcio.

Otros de los apresados fueron identificados como Wolfgan Medina, Glendy Báez Medina, y Sirabel Medina de Báez, representantes de la Constructora BJL, por «irregularidad en la importación de hexadecanol». En este caso, cuya empresa recibió 3,2 millones de dólares, Saab indicó que se simuló «importación de productos mediante triangulación de empresas del mismo propietario en el exterior».

Te podría interesar también