Derogación del encaje especial aleja a los bancos de una salida de compensación

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Derogación del encaje especial aleja a los bancos de una salida de compensación



La derogación del encaje especial sobre las reservas bancarias excedentarias aleja a las instituciones venezolanas del riesgo de salir de compensación, ya que les proporciona un alivio al liberar recursos congelados desde septiembre, cuando entró en vigencia este instrumento de política monetaria.

Esta decisión elimina uno de los tres encajes vigentes en la actualidad que obligaba a los bancos a dejar en el BCV 100% del crecimiento de las reservas excedentes al 31 de agosto y 50% sobre el saldo al 31 de diciembre.

Tener a disposición el dinero que estaba en encaje de reservas bancarias excedentarias provee un respiro a las instituciones, salvando a algunas incluso de salir de compensación en los próximos días.

El BCV, dio marcha atrás y dijo que la medida se tomaba luego de «después de evaluar el desempeño del mercado monetario».

«Nuevamente queda en evidencia las ‘razones técnicas y el excelente análisis’ que hacen quienes toman decisiones económicas en la Venezuela actual. Lo del encaje duró horas, suficiente para generar los obvios problemas que solo ellos no anticiparon», dijo en Twitter el economista Luis Oliveros.

Los montos negociados en las operaciones interbancarias son una muestra de cómo los bancos estaban moviéndose para cubrir sus necesidades de liquidez, una tendencia que repuntó a principios de año. Hasta el 21 de enero se habían negociado BsS 474.644 millones, más del doble de todo la transado en 2018.

Fuentes del sector financiero aseguraron a Banca y Negocios, que algunas entidades veían como latente el riesgo de quedar fuera de compensación en los próximos días, debido a la crítica situación de la liquidez.

El gobierno de Nicolás Maduro asegura que está usando el encaje legal como una herramienta para frenar el alza del dólar paralelo, variable a la que atribuye la desbocada inflación.

El encaje ordinario (30%) y el marginal (60%), seguirán presionando el dinero disponible para préstamos. La firma Aristimuño Herrera & Asociados, señaló que si bien se liberan fondos sobre un tipo de encaje, quedan los otros dos con los que igual «se sigue afectando a los bancos vía ingresos, porque no tendrán el volumen suficiente de liquidez para poder prestar».

El impacto directo de los encajes que todavía quedan vigentes y cuyos porcentajes son los más altos de la región, siguen impactando la cartera de créditos, principal fuente de ingresos de los bancos y cuyo crecimiento se ha ralentizado en los últimos meses.

«Para la banca esto es un alivio de alcance limitado (la derogación) pues el encaje sobre depósitos y marginal son los más perniciosos y siguen generando restricción significativa en liquidez para el sistema financiero», comentó en Twitter el economista Asdrúbal Oliveros.

Te podría interesar también