Déficit del comercio exterior de EEUU se redujo por primera vez desde febrero

// EFE

Déficit del comercio exterior de EEUU se redujo por primera vez desde febrero



El déficit en el comercio exterior de bienes y servicios de EE.UU. se redujo un 7,5 % en junio, el primer descenso mensual desde febrero gracias a un repunte de las exportaciones y lo que apunta a una ligera recuperación de la demanda global en medio de la crisis económica causada por la pandemia de la COVID-19.

Según los datos publicados este miércoles por el Departamento de Comercio de Estados Unidos, en junio las exportaciones crecieron un 9,4 %, hasta los 158.300 millones de dólares, mientras que las importaciones aumentaron un 4,7 %, hasta los 208.900 millones de dólares.

No obstante, tanto las exportaciones como las importaciones se mantienen por debajo de los niveles previos a la pandemia, lo que refleja el aún deprimido apetito de los consumidores.

El déficit acumulado en los seis primeros meses de 2020 se redujo en 23.100 millones de dólares, un 7,8 % respecto al mismo periodo de 2019, hasta los 274.300 millones.

«Las exportaciones y las importaciones crecieron en junio tras declives consecutivos desde marzo que fueron, en parte, debido al impacto de la COVID-19, dado que muchos negocios estaban operando a una capacidad limitada o cesaron las operaciones por completo, y el movimiento de viajeros entre las fronteras se restringió», señaló el reporte.

El déficit comercial con China, muy sensible políticamente por las tensiones entre ambos países, se redujo en 1.200 millones de dólares en junio respecto al mes anterior, hasta los 26.700 millones de dólares.

– Comercio aún deprimido –

«La actividad comercial giró la esquina en junio, pero todavía se encuentra retrasada detrás del resto de la economía. Con la demanda global y estadounidense encarando un camino largo y lleno de riesgos hasta la recuperación, el comercio es uno de los sectores que estará más golpeado», indicó la consultora Oxford Economics en una nota a clientes.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha insistido como uno de sus objetivos desde su llegada a la Casa Blanca en la reducción del déficit comercial, aunque los economistas consideran que la balanza comercial no es un indicador significativo de la salud económica de un país.

Estados Unidos, como primera economía mundial, suele ver cómo aumentan históricamente los déficit durante las épocas de bonanza al incrementar el apetito de los estadounidenses por las importaciones.

La pandemia del coronavirus ha provocado una aguda crisis económica en EE.UU., uno de los países más golpeados y el que registra un mayor saldo mortal, con más de 156.000 fallecidos.

La economía de EE.UU. se ha hundido a un ritmo anual del 32,9 % en el segundo trimestre de 2020 por los efectos de la pandemia y ha caído el 9,5 % frente a los tres primeros meses del año, los mayores descensos de este indicador desde que se tienen registros.

El índice de desempleo cerró junio en el 11,1 %, después de haber arrancado el año en el 3,5 %.

Estos días los demócratas y republicanos en Congreso negocian para aprobar un nuevo paquete de estímulo fiscal, después de que el ratificado en marzo por un valor total de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia del país, se haya mostrado como insuficiente ante la gravedad de la crisis.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró en junio que la pandemia del coronavirus ha tenido un «impacto más negativo» de lo esperado sobre la economía mundial y que se prevé ahora una contracción del 4,9 % en 2020, frente a la del 3 % para este año calculado en abril.

En concreto, el Fondo remarcó que comercio global será uno de los sectores más afectados, y se espera que cierre 2020 con una contracción del 11,9 %, ante la considerable menor demanda de bienes y servicios, incluido el turismo.

Te podría interesar también