CVC: Capacidad máxima de construir viviendas no llega a 150.000 unidades por año

// Armando J. Pernía / Foto: AVN

CVC: Capacidad máxima de construir viviendas no llega a 150.000 unidades por año



De acuerdo un balance realizado por la Cámara Venezolana de la Construcción, el Colegio de Ingenieros, sectores académicos y sindicales la situación de la infraestructura en Venezuela ha llegado a tal nivel de deterioro que es urgente implantar un plan de recuperación y desarrollo de entre 10 y 15 años, que supone inversiones que podrían llegar a 300.000 millones de dólares.

En el área de construcción de vivienda se requiere un esfuerzo serio en incremento de la capacidad de producción y saneamiento de terrenos disponible, lo que incluye inversiones importantes en materia de provisión de servicios públicos. De acuerdo con las estimaciones de la Cámara Venezolana de la Construcción, la capacidad real de desarrollo de viviendas no supera las 150.000 unidades al año, y lo que ha hecho es disminuir.

En el marco del diseño del Plan País, la propuesta que manejan los sectores representativos del sector construcción como vía más eficiente para alcanzar semejante volumen de capital es a través del modelo de Alianzas Público- Privadas (APP), que ha sido exitoso en varios países de América Latina, como Chile, Perú, Argentina y México.

La mayoría de las industrias proveedoras del sector están en crisis, por lo que el análisis de la CVC cuestiona la posibilidad de que en el país se construyan 500.000 viviendas por año sin suministro de cabillas, vigas, cemento, productos de cerámica, madera y con más de 70% del parque de maquinaria paralizado por falta de repuestos.

Las necesidades inmediatas, básicamente en infraestructura vial, de servicios públicos y productiva, se estiman en alrededor de 90.000 millones de dólares, como cifra que permitiría regresar a una relativa normalidad en materia de calidad. Obviamente, requerimientos de capital de estas magnitudes hacen forzoso, en un contexto de crisis económica, la participación de empresas privadas nacionales y extranjeras. Por supuesto, un plan de esta envergadura solo puede ejecutarse en un escenario político diferente.

De acuerdo con las estimaciones del gremio de la construcción, el PIB sectorial registra una caída acumulada de 55% en los últimos cinco años, y una pérdida alrededor de 1.500.000 empleos, sin que exista una posibilidad real de recuperación si se mantienen el actual entorno político que penaliza la inversión y desconoce el derecho a la propiedad privada.

Si se aplica la estrategia que proponen los sectores representativos del sector construcción, en el marco del Plan País, la recuperación de infraestructura permitiría una expansión del PIB nacional estimada de 7% por año, con el elemento sustancial de que se reactivaría la industria local, en lugar de beneficiar a empresas y gobiernos foráneos.

Los problemas más agudos se encuentran en la infraestructura de servicios, como lo están demostrando las crisis persistentes con los servicios de agua y electricidad. El plan propuesto hace hincapié en la necesidad de generar protocolos de mantenimiento con sus respectivos programas de inversión para evitar el deterioro.

Te podría interesar también