Con 16 votos a favor se aprueba activación del TIAR para Venezuela

// Banca y Negocios / AFP / CCN

Con 16 votos a favor se aprueba activación del TIAR para Venezuela



Los países que conforman el Tratado de defensa interamericano TIAR decidieron este lunes 23 de noviembre, por 16 votos a favor, activar este instrumento, con el objetivo de «actuar colectivamente» en la crisis de Venezuela, informó el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes.

«Me permito informar que en la reunión de consulta de ministros de relaciones, actuando como Órgano de Consulta del TIAR, se discutió la resolución y, puesta a consideración esta resolución, fue aprobada con 16 votos a favor, uno en contra, una abstención y una ausencia», dijo a la prensa el canciller.

Por lo pronto, lo que se espera, a partir de esta histórica decisión, es que las presiones internacionales contra el gobierno de Nicolás Maduro se incrementen. Fuentes diplomáticas señalaron a Banca y Negocios que se está estudiando un bloque de sanciones financieras a escala latinoamericana y europea contra funcionarios del gobierno y otras decisiones de carácter financiero, a escala regional.

La activación del TIAR eleva a un máximo la tensión regional, especialmente la existente entre los gobiernos de Venezuela y Colombia que se acusan mutuamente de apoyar a grupos terroristas. El gobierno de Maduro mantiene un estado de Alerta Naranja en la frontera con el territorio neogranadino, y seguramente ahora incrementará la movilización militar.

El tratado fue aprobado en 1947, en Río de Janeiro, durante la guerra fría como mecanismo de protección de los países latinoamericanos signatarios contra posibles rebeliones internas y externas auspiciadas por la Unión Soviética o Cuba.

El TIAR realmente ha sido un instrumento más polémico que efectivo. En 1982, la dictadura argentina planteó su activación para buscar apoyo contra el ejército británico por la invasión de las islas Malvinas. En esa ocasión, Estados Unidos, aliado de la Gran Bretaña en el seno de la OTAN, decidió impedir la activación del pacto de Río.

Luego de los ataques contra el World Trade Center de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, la OEA hizo una activación simbólica del acuerdo.

– Con qué se come, por ahora –

Con la activación de este tratado, la administración interina de Juan Guaidó logra cristalizar las primeras acciones del TIAR contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Esta decisión histórica marca una pauta importante en la lucha por la democracia en Venezuela e inicia una etapa de presión internacional promovida por el presidente Juan Guaidó, para lograr «el cese de la usurpación».

«La primera resolución del TIAR sobre Venezuela declara que el régimen de Maduro participa en el tráfico de drogas, lavado de dinero, terrorismo, corrupción y violación de derechos humanos. Asimismo lo señala de convertir el territorio venezolano en refugio de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales», señala una nota del Centro de Comunicación Nacional.

Cancilleres de la OEA aseguraron que el régimen de Maduro es una amenaza para el mantenimiento de la paz y la seguridad del continente, es por ello que decidieron tomar esta serie de acciones:

-Países elaborarán un listado común de personas vinculadas al régimen de Nicolás Maduro relacionados con narcotráfico, terrorismo, violaciones de DDHH y corrupción.

-Congelarán cuentas y propiedades en territorio de los Estados partes del TIAR.

-Se creará un equipo operacional de inteligencia financiera y seguridad pública para acciones judiciales y policiales.

-Se acordó utilizar todas las medidas disponibles para investigar, sancionar, perseguir, extraditar y capturar a funcionarios presuntamente incursos en prácticas corruptas y/o delictivas.

Estas medidas que aplicarán los países que aprobaron la resolución del TIAR, aumentarán la presión al usurpador mientas siga secuestrando el poder y siga atentando contra el pueblo venezolano.

– Declaración de Julio Borges –

El Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores de la administración Guaidó, Julio Borges, declaró después de la reunión del órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en el caso de Venezuela.

El representante venezolano destacó que, de esta reunión, surgió una de las resoluciones que tiene más dureza y más acciones concretas en toda la historia de las resoluciones del TIAR. Entre tantos puntos, Borges quiso destacar tres:

– Se unifica, a través del TIAR, una unidad de investigación, inteligencia y persecución de todos los temas que tienen que ver con blanqueo de capitales, corrupción, narcotráfico y violación de los derechos humanos.

– Esta resolución que se aprueba hoy con 16 votos se convierte, no en una opción para los países, se convierte en una obligación para todos los países de la región.

– En tercer lugar, se declaró estar en sesión permanente con este órgano de consulta lo cual implica un proceso gradual del incremento de la presión que significa el tratado TIAR.

“Para nosotros es un espaldarazo muy importante como venezolanos, significa, de manera concreta, mecanismos reales para lo que es en estos momentos y una presión y un proceso abierto para que todos a aquellos que son testaferros, familiares y jerarcas del régimen, sepan que se abre un compás de justicia desde Canadá a Argentina para la aplicación de medidas concretas”, explicó el comisionado.

Borges también señaló que la crisis que mantiene Venezuela se debe a la gobierno de Nicolás Maduro. “Estamos hablando de los vínculos claros que existen entre Nicolás Maduro, su cúpula, el crimen organizado y la protección de narcoterroristas con grupos armados y paramilitares como es el caso del ELN”, explicó.

Igualmente, el representante venezolano recordó que el régimen mantiene a delegaciones militares de Rusia, Irán, China y Cuba, las cuales se encargan de defender la tiranía y oprimir al pueblo venezolano que lucha por la democracia.

“Por si eso fuera poco, en Venezuela ha habido una destrucción total del Estado de derecho. No hay justicia, no hay constitución, no hay ley. Se vive un proceso de, simplemente, la ley del más fuerte”, aseveró Borges.

El encuentro se realizó en Nueva York y contó con la presencia de algunos países pertenecientes a la Organización de Estados Americanos (OEA), entre ellos Brasil, Colombia, Haití, Estados Unidos y Uruguay.

Te podría interesar también