Colombia y ELN analizan futura sede de los diálogos de paz

// AFP

Las delegaciones del gobierno colombiano y de la guerrilla del ELN dijeron este viernes que analizan a qué país trasladarán los diálogos de paz, tras la decisión de Ecuador de marginarse del proceso.

Sin mencionar dónde se podrían albergar las negociaciones, ambas partes señalaron que están «examinando conjuntamente las opciones de nueva sede para continuar el quinto ciclo».

«Tenemos el propósito de reanudar los diálogos lo más pronto posible», indicaron en un comunicado firmado por Gustavo Bell y Pablo Beltrán, jefes negociadores del gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), respectivamente.

Las delegaciones también agradecieron a Ecuador por «la generosidad» con la que acogió las conversaciones.

Esta es la primera reacción de las delegaciones luego de que el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, decidiera retirar el miércoles pasado su apoyo como garante al proceso de paz «mientras el ELN no se comprometa a dejar de cumplir actividades terroristas».

Quito acogía desde febrero de 2017 las negociaciones con el ELN, considerada la última guerrilla activa en Colombia con unos 1.500 combatientes.

Cuando iniciaron las conversaciones de paz estaba previsto que los países garantes -Brasil, Chile, Cuba, Noruega y Venezuela- albergaran alternadamente las mesas de diálogos.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, apuntó este viernes, sin mencionar a Venezuela, que los países garantes se han ofrecido para recibir a las delegaciones del proceso de paz.

Las partes estaban negociando en la capital ecuatoriana un alto al fuego bilateral tras descongelar el proceso de diálogo el 15 de abril, luego de la crisis que desató el recrudecimiento del conflicto en Colombia.

En una declaración difundida tras el comunicado conjunto, el jefe negociador de los rebeldes, el comandante Pablo Beltrán, aseguró que el ELN «no se va a levantar de la mesa», sea cual sea «el problema que aparezca».

Además, insistió en su voluntad de alcanzar «un nuevo cese, mejor que el anterior» durante el quinto ciclo de negociaciones, que termina el próximo 18 de mayo.

La decisión de Moreno ocurrió en medio de los inusitados ataques en la frontera por cuenta de grupos disidentes de la exguerrilla de las FARC desde inicios de año.

En el marco de esa ola de violencia un equipo periodístico del diario El Comercio de Quito fue secuestrado y asesinado en cautiverio. También cuatro militares murieron por la explosión de una bomba y una pareja de civiles permanece retenida por Walter Artízala, alias Guacho, líder del Frente Oliver Sinisterra, que se adjudicó el triple asesinato de los comunicadores.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también