Cinco consecuencias de las nuevas sanciones de EEUU

// Banca y Negocios @bancaynegocios



Estados Unidos impuso nuevas sanciones financieras a Venezuela relacionadas con el manejo de su deuda, liquidación de activos y establecimiento de garantías, que buscan presionar económicamente más al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Esta nueva acción complica todavía más el flujo de caja de Petróleos de Venezuela y potencialmente cualquier movimiento para la venta de sus activos en Estados Unidos para obtener mayor liquidez.

Un alto funcionario estadounidense dijo a la agencia Reuters en condición de anonimato, que la orden ejecutiva de Donald Trump «cierra otra vía de corrupción que según hemos observado está siendo usada: niega a los funcionarios venezolanos corruptos la capacidad de valorar indebidamente y vender activos públicos a cambio de sobornos».

Estas serían algunas de las consecuencias que se pueden desencadenar de la decisión estadounidense:

1.- Pdvsa no puede vender sus activos en Estados Unidos, es decir, aquellos pertenecientes a Citgo, su subsidiaria en ese país. Tampoco puede comprometerlos como garantía, ni negociar sus cuentas por pagar o facturas. Citgo es propietaria de tres refinerías, 48 terminales de productos petroleros, tres oleoductos y es socia en otros seis oleoductos.

El banco de inversión japonés Nomura señala que con estas sanciones existe la intención de prevenir el «factoring o venta de cuentas por cobrar con descuento)y dar los primeros pasos hacia las sanciones de las transacciones comerciales».

2.- El experto petrolero Francisco Monaldi, aseguró en su cuenta en Twitter que estas sanciones, junto con las demandas de Conoco y la  «no-renovación del periodo de gracia por los chinos, las perspectivas del sector petrolero venezolano empeoraron dramáticamente. Muy probablemente terminemos por debajo de 1 millón de barriles diarios en diciembre y el fondo este por debajo de 750.00 barriles diarios».

Una opinión distinta la tiene Nicolas Daher, analista en Facts Global Energy: «No vemos este nuevo conjunto de sanciones tener un impacto considerable en la producción de petróleo, aunque pueden afectar las intenciones de Venezuela o Pdvsa de vender algunos activos en el futuro para recaudar efectivo».

3.- Como Estados Unidos es el mayor cliente petrolero de Venezuela y además principal espacio para transacciones comerciales de ese mercado, las sanciones complican las compras y ventas que puede realizar Pdvsa, ya que las sanciones limitan el financiamiento inclusive de instrumentos como las cartas de créditos o notas promisorias. Pdvsa requiere de la compra de crudo y aditivos en EEUU para su producción en Venezuela.

«Será cada vez más difícil para una compañía petrolera integrada a nivel mundial funcionar dentro de las limitaciones del aislamiento internacional, especialmente para un gobierno que no puede aislar eficazmente los flujos comerciales y financieros de las amenazas legales de las sanciones estadounidenses y el litigio de los tenedores de bonos», indicó Nomura.

4.- Al restringirse más las vías a través de las cuales el gobierno puede conseguir divisas por medio de Pdvsa, es de esperar una caída en las importaciones, mayor a la que ya se prevé para este año. Previo a la decisión de Estados Unidos, firmas como Aristimuño Herrera & Asociados calculaban una baja en las compras externas a $11.000  millones, desde $12.057 millones en 2017.

Nomura prevé que «los riesgos reputacionales deberían comenzar a extenderse de las transacciones financieras a las comerciales con mayor aislamiento para las operaciones de Pdvsa».

5.- El gobierno de Venezuela no puede vender sus cuentas por cobrar ni sus facturas a cambio de efectivo, ni utilizarla como garantía para nuevas operaciones de financiamiento. Esto tendría un impacto directo en las importaciones, ya que la figura de pagarés, cartas de crédito o notas promisorias quedan prohibidas dentro de EEUU o con empresas de ese país.

«Esto no solo restringe el acceso a fuentes creativas de financiamiento utilizando el apalancamiento de los préstamos de Petrocaribe, el patrimonio de Citgo o las cuentas por cobrar, sino que también previene la reducción de activos residuales. Las sanciones parecen destinadas a restringir aún más las fuentes marginales de financiación de fuentes deshonestas (Rusia) y también restringen cualquier flexibilidad de recaudar fondos dentro de los socios de la empresas conjuntas», señala Nomura.

Te podría interesar también