China y Rusia denuncian intervención extranjera en Venezuela

// AFP

China y Rusia denuncian intervención extranjera en Venezuela



China y Rusia manifestaron su respaldo al gobierno de Nicolás Maduro y calificaron como intervención extranjera el reconocimiento internacional que está recibiendo Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

China dijo este jueves que se opone a la injerencia externa en los asuntos internos de Venezuela, tras el apoyo abierto de Estados Unidos y varios países latinoamericanos Guaidó.

«China mantiene el principio de no injerencia en los asuntos internos políticos de los demás países, y se opone a la injerencia en Venezuela de fuerzas externas», dijo la portavoz del ministerio de Exteriores, Hua Chunying en rueda de prensa.

La portavoz del ministerio aseguró que su país «sigue con atención la situación en Venezuela» y hizo un llamado a la «racionalidad y la calma» en el país sudamericano.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que para Rusia Nicolás Maduro es el «presidente legítimo» de Venezuela y denunció la «usurpación del poder» por la oposición.

«Consideramos el intento de usurpación del poder en Venezuela (…) como una violación del derecho internacional», declaró Peskov a la prensa. «Nicolas Maduro es el jefe de Estado legítimo», afirmó.

Rusia ejerció de aliado de Maduro cuando éste fue objeto de sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión europea. Moscú ha advertido además a Washington contra cualquier intento de intervención en el país sudamericano.

El ministerio ruso de Exteriores criticó por su parte lo que considera injerencia en asuntos internos de Venezuela, al referirse a algunas reacciones internacionales a los acontecimientos en este país, en especial de Estados Unidos, que pueden abrir la vía al caos y a un «baño de sangre».

«Una injerencia extranjera destructora (…) es inaceptable. Ello es una vía directa hacia la anarquía y el baño de sangre», dijo el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.

«Vemos en las acciones descaradas de Washington una nueva demostración de la ignorancia total de normas y principios del derecho internacional», añade el ministerio, refiriéndose al apoyo abierto de Estados Unidos a Guaidó.

Rusia es el segundo acreedor de Caracas –después de China– y representa un importante apoyo financiero para el país sudamericano, asfixiado en una profunda crisis económica.

En diciembre pasado, Maduro, había anunciado durante una visita a Moscú unos 6.000 millones de dólares de inversiones rusas en los sectores petrolero y minero en Venezuela.

El viceministro ruso de Exteriores, Serguei Ryabkov dijo que Rusia seguiría apoyando a Venezuela y que Moscú protegerá sus intereses económicos en el país sudamericano.

«La cooperación entre Rusia y Venezuela prosigue en varios ámbitos» dijo, en entrevista con el diario International Affairs.

El mes pasado, Rusia envió dos bombarderos y un centenar de oficiales de la fuerza aérea a Caracas para participar en ejercicios militares conjuntos con Venezuela.

Rusia y Venezuela tienen una larga historia en sus relaciones bilaterales. El predecesor de Maduro, el fallecido Hugo Chávez, conocido por sus diatribas contra Estados Unidos, era siempre el bienvenido en el Kremlin.

Te podría interesar también