Capriles rompe con línea abstencionista: hay una «rendijita» para no regalarle la AN a Maduro

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Capriles rompe con línea abstencionista: hay una «rendijita» para no regalarle la AN a Maduro



El ex candidato presidencial Henrique Capriles decidió romper la línea abstencionista y sugirió que apoyará una plataforma de dirigentes sociales y gremiales para competir en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, e hizo un llamado a luchar con realismo, porque la política que no se basa en la realidad, «termina siendo abstracta».

El dirigente recordó la transición política polaca, cuando hubo una elección parlamentaria en la que el Partido Comunista se reservó 70% del parlamento y dejó el 30% restante. Entonces, el sindicato «Solidaridad», liderado por Lech Walesa, se decidió a aprovechar ese espacio y obtuvo todas las curules disponibles. Un años después, el régimen comunista había caído.

«No le vamos a regalar la Asamblea Nacional a Maduro, no le vamos a regalar nada, y si nos quiere quitar los espacios nos los tendrá que arrebatar; y eso será peor para él», enfatizó.

La tesis de Capriles es que la participación electoral no legitima a Maduro, porque ya lo está por su actuación en todos los ámbitos. Indicó que el país está gobernado por un régimen autoritario que quiere convertirse en totalitario, y no hay que permitir que eso ocurra sin hacer nada.

«La Asamblea Nacional termina el 5 de enero. Eso es lo que dice la Constitución. ¿Qué vamos a hacer, compañeros? Llegamos a este punto sin estrategia». Insistió en que «nosotros no somos gobierno. ¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a montar un gobierno por Internet? ¿Se va a seguir jugando a ser presidente por Internet? La verdad es que somos opositores a este régimen y nuestro deber es luchar para resolver esta crisis», indicó.

– No acepto chantajes ni trueques –

El ex aspirante presidencial dijo que estaba buscando la liberación del diputado Juan Requesens desde diciembre de 2018, y reconoció que habló con quienes lo tenían detenido. «Eso sí, sin aceptar chantajes ni trueques. Los que me conocen saben que yo no negocio ni he negociado nada con el gobierno; pero sí he dialogado. Siempre he apostado por la política», indicó.

Insistió en denunciar que la consulta popular que propone el presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino, Juan Guaidó, lo que busca es consolidar un «status quo», el cual, sugirió, estaría tan fuera de la Constitución como lo está el gobierno de Nicolás Maduro.

– La «rendijita» –

Reconoció que la participación electoral está llena de obstáculos y alcabalas, pero está abierta una «rendijita», y «vamos a meter la mano por ahí para después meter el pie».

Capriles indicó en una alocución transmitida por sus redes sociales y algunos canales digitales que se está buscando un hecho político que desencadene una crisis para el gobierno, pero ese hecho no llegará sin luchar en el escenario de la política.

Apunto que «no hay nadie más opositor a este régimen que yo. Me inhabilitaron inconstitucionalmente, me han hecho la vida imposible», y apuntó que el país está «peor que nunca». La gente pobre necesita -dijo- que luchen por ella, que se usen todos los espacios que quedan para defender sus derechos.

Cuestionó ampliamente la línea opositora seguida por Guaidó y el llamado G4, al señalar que nunca hubo una estrategia clara, sino medidas sorpresivas y, además, nadie sale a explicar por qué se ha fracasado. «No es que me lo expliquen a mi, sino a todos las venezolanas y venezolanos que confiaron. Yo no entendía muchas cosas, pero apoyé, hice todo lo posible por defender las decisiones que se tomaron», indicó.

Recordó que fue candidato en 2013, porque dirigentes que ahora lo critican no quisieron competir con Maduro, «porque no había chance de ganar. Mucha gente que me quiere y respeta me dijo que no participara, porque me iba a quemar. Después me reclamaron porque no quise sacar a la gente a matarse».

Capriles advirtió que la pandemia de Covid-19 será otro obstáculo monumental y que la oposición debe actuar poniendo la salud de la gente en primer plano. «No hemos llegado a lo peor, no le hemos visto la verdadera cara al monstruo», por lo que puso en duda que las elecciones se puedan realizar y afirmó que habría que luchar por posponerlas si la expansión del coronavirus no permite unas condiciones mínimas de participación.

Te podría interesar también