BPI: Es fundamental concluir las reformas financieras en el mundo

// EFE

BPI: Es fundamental concluir las reformas financieras en el mundo


El director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Jaime Caruana, dijo hoy que «es fundamental finalizar las reformas financieras en curso, especialmente Basilea III, por el lugar central que ocupan los bancos en el sistema financiero mundial».

También consideró que «no es el momento de bajar la guardia ni de añadir una nueva fuente de incertidumbre que pueda dificultar los ajustes necesarios en el sector financiero».

Caruana destacó con motivo de la asamblea general del BPI, celebrada hoy en la ciudad suiza de Basilea, que «un crecimiento económico más fuerte nos permite apoyar la apertura económica y prestar más atención a los factores de largo plazo».

«En otras palabras, nos ayuda a poner en práctica políticas que aumenten la resiliencia económica, con el fin de estar mejor preparados cuando se produzca la próxima ‘perturbación’ o desaceleración económica», según Caruana.

La cooperación internacional también puede ayudar a las políticas a reforzar la resiliencia.

Consideró que «las perspectivas a corto plazo parecen ser ahora las más favorables de los últimos años».

Las previsiones de consenso y de organismos internacionales apuntan a una mejora gradual para este año.

«Se espera que el crecimiento mundial alcance el 3,5 %, en línea con el promedio histórico de largo plazo y menos de medio punto porcentual por debajo del nivel observado en los diez años anteriores a la crisis financiera mundial», dijo Caruana.

«La confianza en los mercados financieros concuerda bastante con este escenario positivo: las bolsas han subido en todo el mundo y la volatilidad se sitúa en niveles bajos», añadió en la celebración de la asamblea anual.

El BPI también ha publicado hoy su informe anual, en el que analiza la situación de la economía global y de los mercados financieros en el último año, que ha mejorado en ambos casos.

En el informe «analizamos cuatro riesgos que podrían amenazar la actual expansión económica», dijo Caruana.

Estos riesgos son un repunte excesivo de la inflación, el elevado endeudamiento, la debilidad de la inversión empresarial y el proteccionismo.

A escala mundial, la deuda alcanza niveles récord: en 2016, el volumen de deuda del sector no financiero en las economías del G-20 rondaba el 220 % del productor interior bruto (PIB), casi 40 puntos porcentuales más que en 2007, según cifras facilitadas por Caruana.

Este elevado endeudamiento puede ser un importante lastre para la demanda a medida que se normalicen las tasas de interés, porque será más caro devolver la deuda para muchos hogares, empresas y gobiernos.

Respecto al proteccionismo Caruana comentó que «las barreras no arancelarias, por ejemplo la regulación o las subvenciones, se han cuadruplicado desde finales de 2010».

«El proteccionismo puede dañar el crecimiento y el bienestar a través de distintos canales: el debilitamiento de la productividad, una menor división del trabajo a escala internacional y un aumento de los costes de producción al encarecerse los inputs de otros países», según Caruana, que fue gobernador del Banco de España.

Por ello la resiliencia ayuda a afrontar las tendencias adversas de largo plazo, como las relacionadas con el envejecimiento de la población o la ralentización de la productividad.

Cuando haya suficiente espacio fiscal, pueden utilizarse medidas fiscales para respaldar otras políticas, como por ejemplo reformas estructurales a favor del crecimiento, recomendó.

También dijo que «podrían aplicarse medidas específicas para aliviar los costes del ajuste de la globalización y de la evolución tecnológica, por ejemplo promoviendo los programas de reciclaje profesional, la educación y la reasignación flexible de los recursos».

Te podría interesar también