Bloomberg: ¿Podrá el mundo enfrentar una nueva crisis bancaria global?

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Este viernes se darán a conocer los resultados de las nuevas pruebas de stress a la banca europea. Mientras se conoce la información, algunos análisis apuntan a que el mundo podría estar al borde de una nueva crisis financiera. 

El Banco Mundial proyecta que el porcentaje de préstamos en atraso por más de 90 días (categoría conocida en inglés como non-performing loans) se ubica en 4,3% sobre el total, según reporta Bloomberg. Este indicador se encontraba en 4,2% antes de la crisis financiera global de 2008 y 2009.

Italia es uno de los países que pudiera resultar más afectado por el fenómeno, con más de 400 millones de préstamos dudosos, mientras que el FMI considera que China también tiene 1,3 trillones de activos en esta categoría.

Al mismo tiempo, países como Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, parte de Europa y Asia se encuentran expuestos a sobrevaluación de activos inmobiliarios. Para completar, la industria financiera se encuentra afectada por préstamos al sector de recursos, con más de tres trillones en crédito al sector energético.

Algunos efectos colaterales de las estrategias que han empleado los gobiernos para reimpulsar el crecimiento económico se empiezan a sentir: La abundancia de liquidez ha inflado precios de activos que han servido de garantía para préstamos bancarios, por ejemplo.

En las economías en desarrollo, de igual manera, fuertes flujos de capital en búsqueda de mejor rendimiento han servido para apalancar con mayor intensidad.

En este escenario, las soluciones tradicionales para una crisis bancaria ya no lucen efectivas. Para recuperarse, los bancos requerirían fuertes ganancias, recibir inyecciones de capital y disponer de los créditos fallidos en medio de reformas sectoriales, estrategias que hoy podrían estar limitadas. 

Las políticas monetarias que han conducido a tasas neutras o negativas también tienen influencia en que se haya llegado a estos escenarios. Pero también hechos geopolíticos como el Brexit o los precios del mercado energético generan su impacto. 

Es impredecible si llegue a ocurrir una nueva crisis, pero los reguladores deben empezar a preguntarse si debe ser revisado el rol de la banca en economías avanzadas que ya podrían estar excesivamente financiadas. 

Te podría interesar también