Biden advierte que controlar la pandemia va a requerir un esfuerzo inmenso

// AFP

Biden advierte que controlar la pandemia va a requerir un esfuerzo inmenso



El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, advirtió este miércoles que controlar el coronavirus va a requerir un esfuerzo inmenso y que no hay un botón mágico para terminar con la pandemia, mientras el mandatario Donald Trump seguía con su frenético ritmo de campaña ajeno al virus.

A seis días de las elecciones, Biden, de 77 años, permaneció en su residencia de Delaware y votó anticipadamente, al igual que otros 74,7 millones de estadounidenses que ya emitieron su sufragio.

Poco antes de votar, Biden dijo que espera ser elegido para poder «cambiar las cosas» y «hacerlo mejor» para los estadounidenses de a pie.

El candidato demócrata volvió a criticar a su rival sobre la situación sanitaria, que ha acaparado la campaña en un país donde hay 226.723 muertos por covid-19, más que en ninguna otra nación del mundo.

«Este virus está golpeando a las minorías con mucha más fuerza, especialmente a los negros, a los latinos y a los indígenas», afirmó Biden.

Además aseguró que la negativa del gobierno a reconocer la realidad en un momento en que cada día mueren 1.000 estadounidenses por covid-19 «es un insulto a las personas» que padecen el virus.

Según una encuesta del compilado de sondeos FiveThirtyEight.com, un 57,4% de los estadounidenses desaprueban la gestión de Trump frente al covid-19.

Biden, en tanto, advirtió que incluso si gana las elecciones «terminar con la pandemia va a requerir un esfuerzo inmenso».

«Yo no estoy haciendo campaña con una promesa falsa de que puedo terminar con la pandemia como quien aprieta un interruptor», afirmó.

Con una estrategia en las antípodas, Trump, de 74 años, siguió con su ritmo frenético de mítines que el martes lo llevó a Michigan, Wisconsin, Nebraska y Nevada.

Este miércoles Trump centrará su campaña en Arizona, un estado de tradición republicana donde su contrincante lidera ligeramente las encuestas, por un margen de menos de tres puntos.

El mandatario terminará la jornada en el Doral, en Florida, para no olvidar los preciados 29 votos electorales de este estado.

La inmensa cantidad de votos emitidos anticipadamente sugiere dos cosas: la primera es que en estas elecciones habrá un récord de participación y la segunda es que probablemente los resultados no se conocerán en la noche de la elección.

La jefa de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon, advirtió la semana pasada que esta carrera va a ser «más ajustada» de lo que plantean los expertos.

Conscientes del riesgo, los demócratas apostarán fuerte el fin de semana con un mitin que reunirá por primera vez a Biden y al expresidente Barack Obama en Michigan, un estado clave para llegar a la Casa Blanca.

– La economía en la mira –

Otro eje de la campaña es la capacidad que tenga el país de emerger de la dura recesión por la pandemia.

Ante un panorama actual marcado por los millones de empleos destruidos, el martes Trump prometió que habrá una «prosperidad récord, un crecimiento épico y una vacuna segura».

El jueves, el Departamento de Comercio publicará las cifras de crecimiento para el tercer trimestre, después de que en el trimestre anterior la economía absorbiera el golpe de la pandemia y registrara una contracción récord de 31,7%.

Según el FMI, Estados Unidos cerrará el año con una contracción menos aguda a lo esperado, con una caída del PIB de 4,3%, pero a falta de un acuerdo en el Congreso para lanzar un nuevo plan de estímulo y ante un marcado avance del virus, el nerviosismo reina en los mercados.

Wall Street operaba este miércoles con pérdidas y el petróleo también acentuó su caída.

– Toque de queda en Filadelfia –

Otro tema que ha marcado la campaña es la ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial después de que a finales de mayo George Floyd, un estadounidense negro, fuera asfixiado por un policía en Minneapolis.

Otro incidente el lunes en el que la policía mató a tiros a un joven negro de 27 años que sufría problemas mentales generó una ola de disturbios en Filadelfia, que vivió en la noche del martes una segunda jornada de violencia.

Para evitar que sigan los disturbios, las autoridades decretaron allí un toque de queda para este miércoles.

La Casa Blanca calificó en un comunicado los disturbios en Filadelfia como «la última de las consecuencias de la guerra contra la policía emprendida por los demócratas».

Biden criticó la violencia y los saqueos, pero recalcó que es legítima la protesta.

«Creo que los saqueos, como dijo el padre de la víctima, no se hacen, porque no ayudan, están perjudicando», indicó el candidato.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también