Benigno Alarcón: votar tiene sentido como mecanismo de confrontación con el autoritarismo

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Benigno Alarcón: votar tiene sentido como mecanismo de confrontación con el autoritarismo

La juramentación exprés de los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) no fue una sorpresa si se toman en cuenta los antecedentes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en contra de una Asamblea Nacional de mayoría opositora.

El gobierno intenta disfrazar la legitimidad de un nuevo proceso electoral con un CNE, cuya renovación se basó simplemente en el cambio de nombres de rectores, más que en tener un ente imparcial que ofrezca confianza a los electores.

Es esta la apreciación del director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Benigno Alarcón, quien afirma que la finalidad es sacar a la oposición del Parlamento con unas elecciones disfrazadas de legitimidad. Pero advierte que el camino no es tan fácil, ni para el régimen chavista ni para la oposición.

«Significa que el gobierno sigue adelante con su plan de tener unas elecciones parlamentarias a finales de este año para tratar de sacar de la Asamblea Nacional a la oposición. Ahí es básicamente donde se centra el interés del gobierno, acabar con la historia de la Asamblea Nacional en manos de la oposición y tratar de ponerla en sus propias manos otra vez», señala el analista.

Alarcón apunta que esta situación, junto con las intervenciones en las directivas de partidos opositores, «hace mucho más difícil la participación de la oposición. Si antes había dudas, justificadas, entre ir o no ir a la elección, ahorita cuando tienes un CNE evidentemente parcializado, pues obviamente la duda se multiplica por mil. Siempre ha habido una parte de la oposición que, para mí, de manera equivocada se han negado a ir a elecciones diciendo que dictadura no sale con votos. La realidad es que todos esos argumentos son muy malos porque las dictaduras sí salen con votos y hay muchos casos, pero el problema es que la gente quiere votar y que su voto cuente».

Para Alarcón, entre las dudas de si votar o no, explica también que “la gente entiende la elección como si estuviera en democracia, pero la realidad del asunto es que es una elección bajo un régimen autoritario, que no la puedes entender como una elección en democracia. Las elecciones en regímenes autoritarios se montan para que las pierdas, no para competir. El tema es que muchas veces el gobierno no logra ganar y no logra manejar las consecuencias de haber perdido la elección. Son dos lógicas distintas”.

Señaló que vista desde la perspectiva de una elección democrática, no tiene sentido ir a votar en estas condiciones. Ahora, si la votación está planteada como un mecanismo de conflicto, de confrontación con el gobierno, y la oposición se prepara para esa confrontación, votar tendría sentido, pero para ello hay que tener una mentalidad, lógica y estrategia completamente distinta a la de una elección democrática.

“Si antes había un porcentaje muy alto de los electores de oposición que se inclinaban por no ir a votar, obviamente la consecuencia de hoy después de la designación de este Consejo Nacional Electoral es que ahora los que no quieren votar posiblemente sean muchos más. Lo que se va a reafirmar es esa corriente abstencionista del lado de la oposición, no del lado del gobierno, porque por supuesto sacará a votar a los suyos. El gobierno todo esto lo hace justamente para que la respuesta de la oposición sea la que es, que diga que no van a votar. El gobierno siendo una minoría tiene dos maneras de ganar, o haciendo trampa o haciendo que los otros no vayan a votar”, sostiene.

Para Alarcón, la pretensión del chavismo es prever lo que pasó con las presidenciales de mayo de 2018, desconocidas por la comunidad internacional democrática. Sin embargo, por la forma en que hizo el nombramiento, nuevamente queda expuesto al desconocimiento de la comunidad internacional, tanto del CNE como del proceso que este convoque y las consecuencias que se desprendan de esa elección.

“El gobierno no las tiene todas consigo. Logró que la oposición se debata entre votar o no y posiblemente terminen decidiendo no ir a votar, pero pierde cuando trata de montar un CNE nuevo para darle mayor legitimidad a la elección y que la comunidad internacional la reconozca, cuando la manera en que montan esto tropieza con una comunidad internacional que le dirá ¿sí, cambiaste al CNE, pero no lo nombraste de acuerdo con la Constitución, llamaste a unas elecciones que tocaban este año pero armaste todas las condiciones para quedarte con esa elección?”, agregó.

Información del Correo del Caroní


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también