Bancos de EEUU salen bien librados de la pandemia pero hay señales preocupantes en el camino

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Bancos de EEUU salen bien librados de la pandemia pero hay señales preocupantes en el camino



Los banqueros confían en que los buenos tiempos duren. Los inversionistas están menos seguros

Los altos gerentes de los bancos se mostraron muy contentos al presentar sus resultados del segundo trimestre los días 13 y 14 de julio. «El consumidor… el valor de su vivienda ha subido, sus acciones han subido, sus ingresos han subido, sus ahorros han subido… están entusiasmados», dijo Jamie Dimon, el jefe de JPMorgan Chase, cuando los analistas le preguntaron sobre el riesgo de que el crecimiento económico se ralentice en los próximos meses, según una nota de The Economist.

David Solomon, director ejecutivo de Goldman Sachs, se mostró optimista cuando se le preguntó si una orden ejecutiva de la Casa Blanca que pretende aumentar la competencia entre las empresas podría enfriar la febril actividad de negociación.

«Me anima el hecho de que nuestros niveles de cartera siguen siendo extremadamente altos… Mucho de eso parece que se mantendrá», aseveró.

Jane Fraser, la jefa de Citigroup, expresó un sentimiento similar, al declarar que «tenemos una fabulosa cartera de proyectos». Los bancos de inversión, que emiten acciones e instrumentos de renta fija para las empresas y crean mercados de acciones y bonos, han cosechado grandes beneficios gracias al auge de la actividad comercial.

Los beneficios de los bancos en el segundo trimestre de este año se ajustan bien a la tendencia reciente. De hecho, las ganancias totales de cinco grandes firmas -Bank of America, Citigroup, Goldman, JPMorgan y Wells Fargo- ascendieron a unos sustanciosos 39.000 millones de dólares, cinco veces más que en el segundo trimestre del año pasado, y alrededor de un 40% más que la media de beneficios trimestrales de 2018 y 2019.

JPMorgan liberó 3.000 millones de dólares de provisiones para préstamos como beneficios, y Bank of America volvió a sumar 2.200 millones de dólares. Tras un agitado primer trimestre, la actividad se ralentizó en Citi, Goldman y JPMorgan.

Sin embargo, el frenesí de la negociación hizo que los ingresos de la banca de inversión crecieran con fuerza; las comisiones de JPMorgan, por ejemplo, aumentaron un 25% en el año.

Al principio de la pandemia, los líderes de los bancos habían restado importancia a sus ganancias. Los banqueros minoristas hicieron hincapié en la incertidumbre sobre el reembolso de los préstamos. La mayoría de los altos ejecutivos eran conscientes de que cualquier bonanza de los beneficios comerciales se vería anulada por las pérdidas de los préstamos al despedir a millones de trabajadores.

También advirtieron que los ingresos de la banca de inversión seguramente se «normalizarán» pronto, a medida que la actividad de emisión de bonos, inusualmente alta, se ralentice.

Este trimestre, sin embargo, estos líderes se despojaron de la cautela. La salud del consumidor estadounidense se manifiesta en sus hábitos de uso de las tarjetas de crédito, dijo Brian Moynihan, CEO de Bank of America.

Los reembolsos siguen siendo inusualmente altos -los clientes no están acumulando deuda-, incluso cuando informan de un enorme crecimiento del gasto, un 40% interanual y un 22% en el primer semestre. En cuanto a la banca de inversión, Solomon señaló que la aceleración impulsada por la pandemia en las estrategias digitales de las empresas puede ser un motor potencialmente duradero de su lucrativo negocio de fusiones y adquisiciones.

Queda por ver si esa confianza optimista está bien sustentada o no. Los altos precios y los cuellos de botella de la oferta podrían frenar la recuperación económica de Estados Unidos. Muchos bancos informaron que sus propios gastos, especialmente los salarios, estaban aumentando.

Varios programas de estímulo, entre ellos las generosas prestaciones por desempleo y las moratorias sobre desahucios y ejecuciones hipotecarias, deben finalizar en la segunda mitad de 2021; sin ellos, las finanzas de los estadounidenses pueden empezar a parecer menos sólidas.

La pandemia tampoco ha sido sólo un viento de cola para los beneficios de los bancos. Las tasas de interés más bajas, reducidas a cero por la Reserva Federal, están arrastrando los ingresos que obtienen por los intereses.

Los ingresos netos por intereses de Bank of America, por ejemplo, cayeron de 10.800 millones de dólares en el segundo trimestre de 2020 a 10.200 millones en el mismo periodo de este año.

Si los movimientos en los precios de las acciones son algo a tener en cuenta, los inversionistas son menos optimistas sobre el futuro de los bancos de lo que parecen ser los ejecutivos.

Aunque los beneficios de JPMorgan y Goldman superaron las expectativas, las cotizaciones de sus acciones cerraron con un descenso de casi el 2% el día en que presentaron los resultados (desde entonces han recuperado parte de esas pérdidas).

Durante el último año, los banqueros se han visto sorprendidos gratamente por la fortaleza de sus negocios. Esto podría cambiar pronto.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también