Banca y Negocios Informe Privado
15/09/2017 11:26 AM

Aristimuño: Tenemos que plantearnos reestructurar el país y ponerlo a producir

Recuperar la capacidad productiva y los niveles de bienestar de la población requerirá de una reestructuración que implica un importante replanteamiento nacional. Así lo indicó el director de la firma Aristimuño Herrera & Asociados, César Aristimuño, en entrevista para el programa Globovisión Economía transmitida esta tarde.

«Tenemos que plantear un país distinto. El país hay que reestructurarlo, poner a producir a las empresas, pensar en que la era del petróleo posiblemente esté entrando en su etapa final y debemos considerar que ya no será la fuente de ingresos que va a sustentar el país en los próximos 10 a 15 años», afirmó Aristimuño, quien considera que «las grandes economías están tratando de depender menos de los vehículos que utilizan gasolina».

Durante su participación en el programa, el economista invitó a participar en el Foro Especial que se realizará el próximo 27 de septiembre en el hotel Renaissance de La Castellana, en que se develarán las perspectivas de la firma para el año 2018 y se analizarán los principales aspectos de la coyuntura económica como el estado del sistema financiero, la crisis del efectivo, la situación alrededor del manejo de la deuda externa, la contracción del PIB y el sistema cambiario, la contracción de la oferta,  el panorama político-electoral, se darán una serie de sugerencias y recomendaciones para el manejo de la crisis, entre otros temas.

Escasez de billetes

La enorme crisis de efectivo que se ha desarrollado en el país no podrá resolverse con la emisión de más billetes nuevos «porque no hay la posibilidad de hacerlo», sostuvo más adelante. «La escasez de billetes es lo que ha llevado a todo esto. Lo que busca el gobierno es paliar la crisis de efectivo a través de medios electrónicos como mensajería de texto y alternativas de pago electrónico que maneja la banca, pero debemos recordar que los bancos no reciben recursos en divisas para el mantenimiento de sus medios de pagos alternativos electrónicos, cuyo uso es cada vez mayor y por ello los vemos colapsados».

«No hay recursos para mantener esta clase de servicios. No es un tema de solución fácil, en el corto plazo, realmente», insistió.

Con respecto a la capacidad de la banca a dar crédito, indicó que esta es cada vez más limitada, ya que si bien se revaluaron los activos de las instituciones financieras hace unos tres meses, para el mes entrante se requeriría que el Ejecutivo autorice una nueva revaluación.

«La banca no tiene problemas en la calidad de la cartera de crédito», sostuvo. «Cada vez los clientes buenos de la banca están más atomizados, la banca está peleando por los buenos clientes que garantizan la capacidad de pago de su endeudamiento. Con una tasa de interés máxima del 29% y una inflación que va a superar el 1000%, este año, cualquier persona puede honrar sus compromisos, no vemos problemas en la mora y la cartera de créditos consideramos va a seguir siendo sana».

Perspectivas macro

A juicio de Aristimuño, el país está enfrentando dos grandes amenazas en el ámbito macroeconómico: Mantener la capacidad de pago desde el punto de vista de la deuda externa y recuperar la capacidad de producción de la industria petrolera. «Está en entredicho la capacidad de pago, pero hemos señalado desde nuestra firma que este año se va a poder cubrir los compromisos financieros tanto de Pdvsa como de la República».

De acuerdo con sus cálculos, si Pdvsa no hubiera mermado en más de 550.000 barriles diarios la capacidad de producción petrolera, en los últimos años, el país hubiese podido incorporar un mínimo de 7.000 millones de dólares adicionales a sus ingresos en divisas este año, lo cual habría facilitado el pago de los bonos de deuda sin sacrificar del todo las importaciones. Bajo las condiciones actuales, con unas reservas internacionales que cayeron desde $22.000 millones en 2014 hasta el orden de $9.800 millones actualmente, se puede esperar que las importaciones totalicen un máximo de $13 millardos este año, de los cuales aproximadamente la mitad irán directamente a importaciones petroleras desde Estados Unidos.

El país acumula una contracción del PIB que llevará este año a una economía 40% menor con respecto al tamaño que tenía al cierre de 2013, debido a la pérdida de la producción interna a la par de la caída de las importaciones, lo que ha incidido en que hoy tenemos una economía 40% más pequeña que hace 4 años, con severo nivel de desabastecimiento, obligando esta critica situación al planteamiento de una reestructuración urgente del país, que permita que nuestra economía no siga perdiendo tamaño y competitividad con el resto de América Latina, a la par de continuar empobreciendo a la población venezolana.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo