Aristimuño: Reforma monetaria vendrá al estilo de este gobierno

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Aristimuño: Reforma monetaria vendrá al estilo de este gobierno



Una reforma monetaria en la búsqueda de frenar la hiperinflación que experimenta el país desde finales del año pasado es inminente, pero será al estilo de este gobierno, afirmó el economista César Aristimuño.

Considera que el petro es parte de esa reforma monetaria y que puede expresarse por la vía de su coexistencia con el bolívar, lo que implicaría «una tasa Bs/$ implícita y que se debería dar una sincronización en el ajuste de todos los precios a esta unidad de cuenta.»

«¿Esta será la manera de derrotar la hiperinflación? Habrá que ver. El hecho de que el gobierno no realice un ajuste ortodoxo, no significa que no tenga una estrategia de reforma. El Dipro era una de las tasas de las que más se hablaba y se decía que no la iban a eliminar por las concesiones que generaba esta tasa y de un plumazo, el gobierno lo hizo», afirmó el economista. Estamos seguros que el gobierno esta preocupado por el alto nivel de inflación que hoy existe en el país. Sin embargo, no se percibe, hasta el momento, ninguna estrategia adecuada para derrotarla.

En el evento Escenario 2018 organizado por Aristimuño Herrera & Asociados, presentó las proyecciones económicas de esta firma que apuntan a que si el promedio mensual de inflación se mantiene en 85%, en 2018, podría cerrar el año en más de 160.000%, dada su acumulación geométrica, y apuntó como causas fundamentales la «explosión de la liquidez, el financiamiento del déficit fiscal, la abrupta caída de la producción y la disminución de las importaciones.» Esto hace que el crecimiento de la inflación pudiera ser explosivo dependiendo de su crecimiento mensual. Por ejemplo, si el crecimiento promedio mensual de la inflación en 2018 es de  60% la inflación alcanzaría un crecimiento anual del 28.101%. Si el crecimiento mensual es de 100%, como promedio del año, la inflación alcanzaría la la increíble cifra de 409.600%.

«Evidentemente la inflación es un asunto monetario, pero en el caso de Venezuela se agrava con una expansión de liquidez y una caída de la producción. Ahora el gobierno no tiene la capacidad para sustituir la baja producción interna con importaciones», años atrás si podía hacer eso, dijo.

El economista señaló que «está demostrado que la centralización del poder económico no genera ningún beneficio a la sociedad. No existe ningún buen ejemplo que se pueda usar, pero sí existen en el caso contrario».

Por otro lado, Aristimuño afirmó que la actual caída del dólar no oficial está soportada por una restricción de demanda de dólares por parte de un buen número de empresas por temor a un nuevo «dakazo» y porque muchos empresarios están colocando solo inventario puntual, mientras otros actores están saliendo del mercado. La oferta de divisas también ha caído fuertemente.

En relación con la banca venezolana destacó los problemas que enfrenta para hacer frente a la fuerte expansión de liquidez. «Estimamos una aceleración en la expansión crediticia de la banca para el primer semestre de 2018. No se prevé ajustes de tasas antes de las elecciones», afirmó.

Aristimuño recomendó a las empresas «cuidar las decisiones del día a día» y «hacer lobby con el gobierno», sobre todos en empresas con alta dependencia de las importaciones.

 

 

 

Te podría interesar también