Anthony Hopkins, Frances Mc.Dormand y Chloé Zhao hacen historia en el Oscar de la pandemia

// AFP (Texto y fotos)

Anthony Hopkins, Frances Mc.Dormand y Chloé Zhao hacen historia en el Oscar de la pandemia


«Nomadland» ganó el Óscar a mejor película y Chloé Zhao hizo historia al triunfar por su dirección, en una peculiar edición de la noche más importante de Hollywood que celebró la diversidad y estuvo marcada por la pandemia.

El drama sobre la gente de precarios recursos que recorre en camionetas el territorio estadounidense ganó también mejor película y mejor actriz para Frances McDormand.

Anthony Hopkins dio la sorpresa al triunfar, en ausencia, como mejor actor, un premio que se esperaba iría al fallecido Chadwick Boseman.

Zhao, la primera asiática que gana como directora y la segunda mujer en lograrlo tras Kathryn Bigelow –quien lo obtuvo en 2010 por «The Hurt Locker»–, agradeció a la «comunidad nómada» que inspiró «Nomadland».

«Gracias por enseñarnos el poder de la resiliencia y la esperanza. Y por recordarnos cómo es la verdadera bondad», dijo la cineasta, en el escenario junto a McDormand y varios «nómadas» que interpretaron versiones ficcionales de sí mismos.

«No tengo palabras. Mi voz está en mi espada. Sabemos que la espada es nuestro trabajo. Y me gusta el trabajo», dijo más tarde la actriz, quien se convirtió en la cuarta mujer que gana tres premios de la Academia tras Meryl Streep, Ingrid Bergman y Katharine Hepburn.

Hepburn tiene el récord como la intérprete más galardonada por la Academia de Hollywood, con cuatro estatuillas, el cual impuso en 1983 cuando ganó como mejor actriz por «La Laguna Dorada», que protagonizó con Henry y Jane Fonda.

Meryl Streep era la única actriz activa que podía alcanzar ese récord, aunque uno de sus tres Oscar fue como actriz de reparto por «Kramer Vs. Kramer» en 1979. El único actor que puede aspirar a este récord es el británico Daniel Day-Lewis, que tiene tres premios como mejor actor, pero ahora está retirado.

Mc.Dormand ahora se coloca en línea para romper esta marca.

Hopkins, a sus 83 años, se convirtió a su vez en el actor de mayor edad en ganar un Óscar competitivo en la historia de estos premios. El actor no viajó a Los Ángeles ni a un centro habilitado en Londres para aceptar su galardón.

La cinta, adaptada por el dramaturgo francés Florian Zeller, también ganó el premio al mejor guión adaptado. El escritor recibió su premio en París.

La heterodoxa gala se celebró mayormente en persona y en vivo en la estación de trenes del histórico centro de Los Ángeles, para poder respetar los protocolos sanitarios por la pandemia, y reunió a las estrellas de Hollywood por primera vez en más de un año.

– Botas de marcha –

El premio a la actriz de reparto se lo llevó, como se esperaba, la surcoreana Youn Yuh-jung por su retrato de la abuela en «Minari», un drama autobiográfico sobre una familia coreana que migra a Estados Unidos.

Youn recibió el premio de manos del actor Brad Pitt, diciéndole «¡Finalmente! Un gusto conocerte. ¿Dónde estabas cuando estábamos filmando?».

En un entrañable discurso, dijo que no tenía sentido vencer sobre Glenn Close, quien volvió a perder el premio de la Academia tras haber sido nominada ocho veces.

«Interpretamos roles distintos. No podemos competir una con la otra. Esta noche tuve un poco de suerte», añadió.

Close tomó a la ligera su última derrota por «Hillbilly, una elegía rural» al participar en un aparentemente improvisado segmento con sus conocimientos de música y reír a carcajadas tras dar un paso de baile inusual en una fiesta tan sobria.

Daniel Kaluuya ganó como actor de reparto por su interpretación del líder del movimiento Panteras Negras de los años 1960 en «Judas y el mesías negro». El filme también ganó a mejor canción para la cantante H.E.R, quien ya colecciona varios premios Grammy.

Las referencias al racismo y la violencia policial se colaron a lo largo de la noche, comenzando con el monólogo de apertura de la actriz y directora Regina King, quien mencionó la reciente condena de un expolicía por el asesinato del afroestadounidense George Floyd.

«Si las cosas hubieran ocurrido de forma diferente la semana pasada en Minneapolis», dijo, «yo habría cambiado mis zapatos de tacón alto por botas de marcha».

En tanto, «Promising Young Woman» ganó el premio al mejor guión original. La directora, Emerald Fennell, quien estaba embarazada de siete meses cuando rodó el thriller de venganza #MeToo, agradeció a su hijo por «no llegar hasta un par de semanas después del rodaje».

La cinta de Netflix «Mank», que comenzó la noche como la más nominada –10– acabó con dos premios en categorías técnicas, así como «La madre del blues» y «El sonido del metal», una potente descripción de la experiencia de la sordera de Amazon.

En esta última, los mexicanos Jaime Baksht, Carlos Cortés y Michelle Couttolenc (junto a Nicolas Becker y Phillip Bladh) se llevaron la estatuilla al mejor sonido.

– «En carne y hueso» –

El director danés Thomas Vinterberg recibió el premio de la Academia a la mejor película internacional por «Another Round» con un emotivo homenaje a su hija Ida, quien falleció en un accidente de coche poco después de que comenzara el rodaje en mayo de 2019.

«Terminamos haciendo esta película para ella, como un monumento a ella», dijo, entre lágrimas, el creador de la comedia dramática sobre los altibajos del alcoholismo.

La cinta de Pixar «Soul», que explora el sentido de la vida, se llevó la estatuilla a mejor película animada, mientras «Mi maestro el pulpo», de Netflix, triunfó como mejor documental.

La actriz y directora Regina King marcó el inicio de la noche diciendo que los invitados, la mayoría de los cuales no llevaban tapabocas, habían sido «vacunados, testeados, vueltos a testear, y (estaban) socialmente distanciados».

«Estamos de luto por la pérdida de muchos», recordó.

Antes de que comenzara el show, los artistas se detuvieron brevemente para dejarse fotografiar y dar entrevistas rápidas y distanciadas, en lo que los organizadores habían llamado una «alfombra roja diminuta».

Las actrices Carey Mulligan y Andra Day deslumbraron con glamorosos vestidos dorados, pero la usual multitud de fotógrafos fue muy reducida debido a la pandemia y hasta los ejecutivos de los estudios tuvieron que ver la gala por televisión.

«Estamos aquí, ¿no es una locura? ¡Seres humanos en carne y hueso!», dijo Riz Ahmed, quien competía como mejor actor por «El sonido del metal».

– Anthony Hopkins de caníbal a un frágil anciano –

Anthony Hopkins, verdadera leyenda del séptimo arte, se transforma hábilmente para ofrecer interpretaciones memorables, la de un asesino caníbal, un papa emérito o el presidente de Estados Unidos. Pero fue su rol de frágil anciano el que le valió su segundo Óscar.

Hopkins, quien a los 83 años es el actor de mayor edad en ganar un Óscar competitivo, superó al fallecido Chadwick Boseman, cuyo papel en «La madre del blues» le valió un Globo de Oro póstumo tras su muerte de cáncer a los 43 años. Además, venció a Riz Ahmed («El sonido del metal»), Gary Oldman («Mank») y Steven Yeun («Minari»).

Casi tres décadas después de ganar su primera estatuilla al mejor actor en 1992 por su escalofriante interpretación de un asesino en serie en «El silencio de los inocentes», de Jonathan Demme, volvió a ganar el premio por encarnar a un anciano que se hunde en la demencia en «El padre», dirigida por el francés Florian Zeller.

En esta película, adaptación de una exitosa obra de teatro, que a veces roza el género del thriller, su hija, interpretada por la británica Olivia Colman, y otros miembros de su entorno se vuelven irreconocibles y su propio apartamento parece transformarse. Su personaje comparte su nombre de pila, Anthony, y su fecha de nacimiento, 31 de diciembre de 1937.

«No fue un problema interpretar a una persona mayor, porque soy viejo», dijo el actor al periódico The Times. Pero el papel le marcó. «Me hizo más consciente de la mortalidad y la fragilidad de la vida, y desde entonces juzgo menos a la gente. Todos somos frágiles, todos estamos dañados».

La película le recordó los últimos días de su padre. «Sabía lo que sentía al final. El miedo. La indecible melancolía, la tristeza y la soledad. Todos fingimos que no estamos solos, pero todos estamos solos. El éxito es bueno, es una forma de sobrevivir, pero al final todos estamos desesperadamente, desesperadamente solos», dijo a The Times.

En una carrera de seis décadas en el teatro, la televisión y el cine, el legendario actor ha interpretado a personajes tan diversos como un rey de Inglaterra (Ricardo Corazón de León), un primer ministro británico (David Lloyd George), dos presidentes de Estados Unidos (John Quincy Adams y Richard Nixon), Hitler, Danton, Isaac Rabin, Charles Dickens, Pablo Picasso y Alfred Hitchcock.

Hopkins se ha hecho un nombre en interpretaciones demoníacas pero contenidas, como bajo la dirección del británico James Ivory en «Lo que queda del día» (1993), por la que también fue nominado a un Oscar a la mejor interpretación masculina, y Richard Attenborough en «Tierra de penumbra» (1993).

En «Los dos Papas» se puso en la piel de Benedicto XVI, el alemán Joseph Ratzinger, un pontífice estricto y conservador, en diálogo con su carismático sucesor Francisco, interpretado por Jonathan Pryce.

Sir Anthony, desde que fue nombrado caballero por la reina Isabel II en 1993, es también pintor, pianista y compositor y tiene una memoria auditiva excepcional, quizá debida a su oído musical.

Nacido el 31 de diciembre de 1937 en Margam, un suburbio de Port Talbot, en Gales, de padre panadero, Philip Anthony Hopkins, hijo único, incómodo en su propia piel y revoltoso, se orientó hacia el teatro gracias a un encuentro, siendo adolescente, con Richard Burton, natural del mismo pueblo galés.

Tras las clases de arte dramático, dos años de servicio militar en la Marina y pequeños papeles en los escenarios, se fijó en él el legendario Laurence Olivier y se convirtió en su suplente en el Royal National Theatre de Londres.

Después apareció en numerosas películas de televisión, ganó varios premios Emmy, y pasó a la gran pantalla.

Tras vivir momentos difíciles en la década de 1960 en Londres, emigró a Estados Unidos y superó su alcoholismo. En diciembre, se felicitó en Twitter por llevar 45 años sobrio.

Se naturalizó estadounidense en 2000, pero conservó su ciudadanía británica.

El actor, director y productor de pelo blanco y ojos azules vive cerca del océano en la californiana Malibú, con Stella Arroyave, su tercera esposa, de 64 años.

– La increíble Frances Mc.Dormand –

La protagonista de «Nomadland», Frances McDormand, se unió al grupo más elitista de Hollywood al ganar su tercer Óscar actoral, gracias a su poco glamoroso retrato de una viuda afligida que vive en una vieja camioneta.

Pero además sumó otro Óscar por el triunfo de «Nomadland», en calidad de su productora.

«No tengo palabras. Mi voz está en mi espada», dijo la actriz al recoger su galardón, parafraseando una línea de «Macbeth». «Sabemos que la espada es nuestro trabajo. Y me gusta el trabajo. Gracias por saberlo. Y gracias por esto», agregó.

Su papel de Fern se suma a la serie de mujeres hastiadas, duras y sufridas que ha interpretado McDormand, de 63 años, en una carrera de cinco décadas donde ha elegido principalmente películas independientes.

Su personaje en «Nomadland» se está recuperando de la pérdida de su esposo y de su antigua ciudad natal de Empire, Nevada, que se quedó hasta sin código postal cuando el cierre de la planta local de yeso forzó a toda la población a irse.

La difícil situación de Fern es vista como una representación de la situación que padecieron miles de estadounidenses que quedaron al margen de la sociedad por la llamada Gran Recesión y, más recientemente, por la pandemia.

«Es un gran documento de un momento muy específico de nuestro mundo», ha dicho McDormand.

El primer Óscar de McDormand a la mejor actriz llegó en 1997 por su interpretación de Marge Gunderson, una policía embarazada en «Fargo». La cinta fue dirigida por su esposo, Joel Coen, y su cuñado Ethan.

Su segundo premio de la Academia lo ganó hace apenas tres años como mejor actriz por su papel de una madre que busca vengar la violación y el asesinato de su hija en «Three Billboards Outside Ebbing, Missouri» («Tres anuncios por un crimen»).

Nació en una familia canadiense en Chicago, Illinois, en 1957, hija de un ministro protestante. Estudió en la escuela de teatro de Yale y comenzó a actuar en las tablas.

Su primera película, «Blood Simple» (1984), también fue el debut de los hermanos Coen. Ese fue el año en que se casó con Joel, con quien tiene un hijo ya mayor.

McDormand, quien ha actuado en nueve películas de los hermanos Coen, bromea a menudo diciendo que no se ve a sí misma como una estrella de cine, a pesar de haber aparecido en 41 cintas que abarcan cuatro décadas.

Pero además de sus tres trofeos, McDormand cuenta con otras tres nominaciones, la primera de ellas a la mejor actriz de reparto por «Mississippi Burning» («Arde Mississippi» o «Mississippi en llamas», 1988).

Compitió otra vez en la misma categoría gracias a «Casi famosos» (2000) y luego como una minera con una enfermedad terminal en «North Country» («Tierra fría» y «En tierra de hombres», 2005).

En el futuro McDormand aparecerá en una comedia dramática de Wes Anderson que fue postergada por la pandemia, «The French Dispatch», y también trabaja con su esposo Joel –sin Ethan– en «Macbeth».

El personaje de Fern, creado a partir de varios nómadas de la vida real descritos en el libro de la periodista estadounidense Jessica Bruder, quizás es el que se acerca más a los valores la actriz.

«Le dije a mi esposo… cuando cumpla 65 años voy a cambiar mi nombre a Fern, empezaré a fumar Lucky Strikes, a beber Wild Turkey y saldré a la carretera en mi camioneta», dijo McDormand en el estreno estadounidense de la película en California. «Me tocó hacer eso cuatro años antes».

Te podría interesar también