Análisis | ¿Por qué las reservas petroleras de Venezuela pueden terminar como activos de escaso valor?

// Por: Matthew Smith

Análisis | ¿Por qué las reservas petroleras de Venezuela pueden terminar como activos de escaso valor?



Existen considerables preocupaciones sobre la posibilidad de que  las grandes reservas de petróleo de Venezuela, que suman 1.000 millones de barriles, puedan convertirse en un activo improductivo.

El floreciente auge petrolero de Venezuela después de la Primera Guerra Mundial hizo convirtió al país en el más rico de América Latina y con uno de los mayores PIB per cápita a escala mundial. El petróleo ahora parece ser un grave problema para un país en crisis, señala un análisis publicado en el portal especializado en el mercado de hidrocarburos Oilprice.com

El impulso para combatir el cambio climático, reducir las emisiones de Co2 y la contaminación ha provocado un esfuerzo mundial para reducir significativamente el contenido de azufre de los combustibles. En el año 2000, Estados Unidos finalizó el programa Tier 2 Gasoline Sulfur que redujo el contenido de azufre de la gasolina en un 90%.

Durante 2017, el gobierno estadounidense introdujo el programa Tier 3 que redujo el contenido de azufre de la gasolina a un máximo de 10 partes por millón (ppm). Otros países desarrollados han generado regulaciones similares, en particular en respuesta a las metas establecidas por el Acuerdo de París de 2015 para combatir el cambio climático.

La novedad más reciente es la aplicación de la norma OMI 2020 de la Organización Marítima Internacional, que establece el contenido máximo de azufre del fuelóleo en un 0,05% en masa, lo que supone una reducción significativa en comparación con el combustible de caldera utilizado anteriormente.

El combustible de búnker o fueloil para buques es un residuo de la destilación del petróleo crudo y normalmente tenía un contenido extremadamente alto de azufre, lo que provoca considerables emisiones nocivas al quemarse. La nueva norma marítima tiene por objeto reducir considerablemente la emisión de óxidos de azufre de los buques y mejorar la calidad del aire en todo el mundo.

Es este empuje continuo para eliminar, en última instancia, las emisiones de azufre nocivas de los combustibles lo que provocó un fuerte aumento de la demanda de petróleo crudo ligero. Esto se debe a que es más barato y más fácil refinar los combustibles de bajo contenido de azufre del petróleo ligero y dulce que del crudo pesado y ácido.

La demanda de crudo ligero dulce de las refinerías asiáticas, en particular de China, se disparó durante los primeros nueve meses de 2020, a medida que las plantas ajustaban sus operaciones para satisfacer la creciente demanda de combustibles marítimos de bajo contenido de azufre.

Este cambio provocó un fuerte aumento del volumen de petróleo brasileño importado por Beijing durante el primer semestre de 2020, en parte en respuesta a la fuerte disminución de los precios del petróleo precipitada por la caída de las cotizaciones  en marzo de 2020, pero también por la OMI 2020.

China se ha convertido en el principal destino del crudo ligero y dulce de la compañía petrolera nacional Petrobras, producido en los campos pre-salinos. La segunda economía más grande del mundo representa aproximadamente el 88% de los cargamentos de crudo exportado de Brasil.

La demanda de petróleo liviano de Brasil se mantiene firme a pesar de la pandemia COVID-19 y de la reducción de la demanda mundial de energía, debido a la contracción económica inducida por la pandemia, lo que puede atribuirse al mayor consumo de crudo ligero para su refinación en gasolina de bajo contenido en azufre, combustibles marinos y otros productos.

Esta tendencia de mercado ha sido una gran ayuda para los países que producen principalmente hidrocarburo liviano, que es petróleo con una gravedad API de 35 grados o más y niveles de azufre inferiores al 0,42%, como el Brasil, Estados Unidos y Nigeria. Sin embargo, ha sido perjudicial para la demanda de petróleo de los países que producen un crudo ácido más pesado, que tiene una gravedad API de 25 grados o menos y niveles de azufre superiores al 0,5%, como Canadá, Colombia, Ecuador, Arabia Saudita y Venezuela.

La creciente demanda de crudo dulce ligero será satisfecha aún más por el posible auge del enclave que se está produciendo en la cuenca de Guyana-Surinam, donde varios importantes descubrimientos de hidrocarburos están siendo explotados por grandes empresas internacionales de energía, incluida ExxonMobil.

Este desarrollo ha creado una nueva amenaza para Venezuela, su industria petrolera que se deteriora rápidamente y la viabilidad económica de sus reservas de petróleo, que con casi 304.000 millones de barriles son las más grandes del mundo.

Las reservas de petróleo del país latinoamericano afectado por la crisis están compuestas principalmente de crudo pesado y extrapesado. La mayoría de las mezclas producidas en Venezuela tienen una gravedad API de menos de 25 grados. El contenido de azufre también es, en promedio, bastante alto y oscila entre 1 y 2,8%, lo que significa que es particularmente ácido.

En un mundo que está presionando para reducir significativamente el contenido de azufre de la gasolina y otros combustibles, existe el peligro de que las vastas reservas de petróleo de Venezuela se conviertan en un activo improductivo. La Iniciativa de Rastreo de Carbono define un activo varado como «aquellos activos que en algún momento antes del final de su vida económica ya no pueden obtener un rendimiento económico como resultado de los cambios asociados a la transición a una economía baja en carbono».

Esto es especialmente cierto cuando se considera que se requieren inyecciones masivas de capital, tecnología y mano de obra calificada para resucitar la industria petrolera del país. Eso simplemente no ocurrirá hasta que se produzca un cambio político y se instale un gobierno reconocido internacionalmente. También es probable que tome más de una década para que la industria se reconstruya a algo parecido a su nivel anterior a la catástrofe.

Las estrictas sanciones de EE.UU. han aislado a Venezuela de los mercados financieros y energéticos internacionales, haciendo virtualmente imposible que las grandes empresas energéticas operen en el país convertido en un estado paria.

A finales de abril pasado, la Casa Blanca dio a Chevron, la última empresa petrolera estadounidense que quedaba en Venezuela, hasta el 1 de diciembre para reducir sus operaciones en el país. Este es un golpe importante para Maduro y PDVSA, porque elimina la última cuerda de salvamento para una industria que parece atrapada en una espiral de decadencia.

Esos vientos en contra significativos se magnifican aún más por la teoría del pico de la demanda de petróleo. La mayor empresa energética mundial, BP, entre otras grandes compañías e instituciones energéticas, incluyendo a la Agencia Internacional de Energía, cree que la demanda de petróleo se estabilizará alrededor del 2030 y comenzará a disminuir después de ese punto. Esto indica que hay una ventana limitada para que Venezuela se beneficie de la vasta riqueza de sus reservas de petróleo.

Una vez que un activo queda varado, puede haber una considerable reparación en curso y otras responsabilidades necesarias para prevenir el daño ambiental, en particular en el caso de las reservas de petróleo. Ese es un costo que el estado casi en bancarrota puede afrontar mal, incluso si hay cambio político.

La desintegración de la industria petrolera venezolana significa que es extremadamente difícil ver cómo Caracas podría beneficiarse de esa riqueza. El colapso de la envejecida infraestructura petrolera de Venezuela y los intentos de PDVSA de mantener el flujo de crudo está creando un desastre ambiental.

Hay afirmaciones de que el petróleo fluye libremente en muchas partes del país donde la compañía petrolera nacional está o estaba operando, y que incluyendo los calamitosos derrames de petróleo han dañado significativamente el ambiente local, causando que los costos de rectificación y remediación se disparen a niveles que una industria casi en bancarrota puede permitirse.

Estas cuestiones afligirían incluso a una Venezuela post-Maduro, dejando al país profundamente empobrecido para limpiar décadas de devastación ambiental y económica provocada por las malas políticas, la corrupción y la determinación del régimen de mantenerse en el poder sin importar el costo.

El legado de Maduro perdurará mucho más allá de su eventual salida y esas vastas reservas de petróleo se están convirtiendo rápidamente en una maldición más que en un beneficio para un país al borde del colapso.

* El autor es corresponsal de Oilprice.com para América Latina, asesor certificado de inversiones con una Maestría en Derecho.

Te podría interesar también