Alejandro Andrade admite que recibió $1.000 millones en sobornos

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Alejandro Andrade admite que recibió $1.000 millones en sobornos



El extesorero nacional Alejandro Andrade admitió que recibió $1.000 millones en sobornos del empresario Raúl Gorrín y otras personas no identificadas para favorecerlos en la compra de dólares a tasa preferencial, dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Andrade fue tesorero durante el lapso 2007-2010, durante el gobierno de Hugo Chávez, a quien lo unió su participación en el fallido golpe de febrero de 1992. También fue presidente del Bandes y Banfoandes. El exfuncionario se declaró culpable en diciembre de 2017 y acordó colaborar con las autoridades.

«Como parte de su declaración de culpabilidad, Andrade admitió que recibió más de mil millones de dólares en sobornos de parte de Gorrín y otros a cambio de utilizar su posición como tesorero nacional para seleccionarlos para realizar transacciones» en el mercado cambiario, detalla el Departamento de Justicia en una nota de prensa.

Agrega la comunicación que «Andrade aceptó una sentencia el decomiso de $ 1.000 millones y la confiscación de todos los activos involucrados en el esquema de corrupción, incluidos bienes raíces, vehículos, caballos, relojes, aviones y cuentas bancarias. Su sentencia está programada para el 27 de noviembre».

En el caso también está involucrado el banquero Gabriel Arturo Jiménez Aray, quien era propietario del banco Banco Peravia, y se declaró culpable, también bajo un acuerdo de confidencialidad el 20 de marzo de 2018, de conspiración para cometer lavado de dinero. Los cargos contra Andrade y Jiménez fueron revelados este martes por las autoridades estadounidenses.

En su juicio Jiménez admitió que pagó millones de dólares en sobornos a dos funcionarios venezolanos de alto nivel, incluido Andrade, para garantizar los derechos a realizar transacciones de cambio de moneda extranjera a tasas favorables para el gobierno venezolano.

«Además de transferir dinero a los funcionarios, Gorrín supuestamente compró y pagó gastos relacionados con jets privados, yates, casas, caballos campeones, relojes de alta gama y una línea de moda. Para ocultar los pagos de sobornos, Gorrín realizó pagos a través de múltiples compañías ficticias», indica el Departamento de Justicia.

Agregan que «Gorrin presuntamente se asoció con Jiménez para adquirir Banco Peravia, un banco en la República Dominicana, para lavar los sobornos pagados a los funcionarios venezolanos y las ganancias del plan».

Como parte de su declaración de culpabilidad, Jiménez admitió que, como parte del plan, conspiró con Gorrín y otros para adquirir Banco Peravia, a través de los cuales ayudó a lavar el soborno y los fondos del plan. Su sentencia está programada para el 29 de noviembre.

El lunes la corte que lleva el caso difundió la acusación contra Gorrín por lavado de dinero. Según la agencia de noticias AP, el dueño de Globovisión, fue declarado prófugo de la justicia.

Te podría interesar también