Aerolínea portuguesa TAP perdió $114 millones en 2019

// EFE

Aerolínea portuguesa TAP perdió $114 millones en 2019



La aerolínea portuguesa TAP redujo sus pérdidas un 10,5% en 2019 hasta los 105,6 millones de euros, equivalente a 114,02 millones de dólares, unos resultados que fueron penalizados por la inversión realizada para renovar la flota y por los problemas en el aeropuerto de Lisboa.

En un comunicado, la compañía explicó este jueves que invirtió más de 1.500 millones de euros durante 2019, gran parte en la compra de 30 aviones nuevos que permitieron la renovación del 70 % de la flota de largo recorrido, lo que impactó los resultados.

La entrada de los 30 nuevos aviones y la salida de 18 antiguos tuvo un impacto financiero negativo de 55 millones de euros, lo que supone algo más de la mitad de las pérdidas totales, aunque «fue determinante para mejorar la eficiencia y la satisfacción del cliente», defendió la compañía.

Los resultados también fueron penalizados por la «ineficacia» del aeropuerto de Lisboa, en entre 30 y 35 millones de euros, calcula TAP, que criticó la «falta de inversión en la capacidad» de la infraestructura y la congestión del espacio aéreo, lo que aumentó las indemnizaciones por irregularidades.

Además, durante el año fueron contratadas 900 personas, con lo que lo cerró con una plantilla de 10.617 trabajadores.

Los ingresos mejoraron el 3,8 %, hasta 3.298,8 millones de euros, con subidas significativas en las rutas de Norteamérica (33,4 %) y Portugal (13,2 %).

«TAP fue la compañía europea que más creció en las rutas a Norteamérica en 2019, con un aumento del 31 % en el número de pasajeros transportados, hasta un total de 1,04 millones», refirió la aerolínea, que en términos globales transportó más de 17 millones de personas.

Por su parte, los gastos operativos se incrementaron en un 1,5 % y se situaron en 3.251,6 millones de euros.

Las contribuciones e impuestos al Estado aumentaron un 28 % y pasaron de 257 a 328 millones de euros en los últimos cuatro años, debido a la inversión para renovar la flota.

Actualmente, el Estado portugués posee el 50 % del grupo TAP, en tanto que el consorcio Gateway, integrado por el empresario portugués Humberto Pedrosa (una de las mayores fortunas del país) y el brasileño-estadounidense David Neeleman (dueño de la aerolínea Azul) tiene una participación del 45 %.

El 5 % restante está reservado para los trabajadores del grupo.

Te podría interesar también