9 hábitos propios de los millonarios que no debes pasar por alto

// Edith Gómez

9 hábitos propios de los millonarios que no debes pasar por alto


El sueño de la gran mayoría es ser millonario. Sin embargo, o pocos están dispuestos a hacer los que se requiere para ello, o todos sus esfuerzos están mal enfocados y no logran dicho objetivo.

Lo que sí es cierto, es que no existen fórmulas mágicas para conseguirlo, sino que implica la práctica de ciertos hábitos.

Una vez que has decidido ser millonario, porque esto se basa en una decisión, y empiezas a practicar los hábitos que hacen parte del estilo de vida de los millonarios, podrás convertirte en uno de ellos.

De hecho, hay quienes con una plena consciencia basada en deseos de auto superación, han logrado incluso convertirse en millonarios antes de los treinta.

1. Se levantan temprano. No hay tiempo para perder. Cada hora cuenta como ganancia, un minuto más en cama, es un minuto menos de incrementar sus ganancias. Según el portal Business Insider las personas más influyentes se levantan a las siguientes horas:

– Tim Cook, el CEO de Apple se levanta a las 3:45 a.m
– Michelle Obama ya está trabajando a las 4:30 a.m
– Indra Nooyi, la CEO de PepsiCo está en su oficina a las 7 a.m
– Jack Dorsey, fundador de Twitter se levanta antes del amanecer a trotar 6 millas.

2. Saben cómo y en dónde invertir. Entienden el funcionamiento del dinero y no se conforman sólo con su salario como fuente única de entrada monetaria. Al contrario, siempre buscan nuevas formas para que su dinero se multiplique.

La mayoría de las personas desconocen qué ocurre con su dinero, y al final de mes sólo llegan a exclamar –con ánimos caídos-: “¡no sé qué ha ocurrido con mi dinero!”. En el caso de los millonarios, ellos saben cómo gastan su dinero, y más que gastos, buscan invertir. Hay quienes incluso deciden explorar nuevas y complejas formas de tener más y más dinero.

3. Comprenden la importancia del factor tiempo. El dinero puede ganarse, pero no el tiempo. La gran diferencia entre los millonarios y quienes no lo son está basada en cómo administran e invierten su tiempo.

Ser productivo no es lo mismo que estar ocupado. Es posible estar ocupados en asuntos que más bien roben el tiempo valioso que podrías invertir en lo que verdaderamente anhelas y sabes que te haría muy feliz.

Aquello que no te mantiene cerca de tus propósitos, o lo que no haces de la mejor manera, debes delegarlo q otras personas que podrían hacerlo mejor, así puedes estar disponible para las cosas que verdaderamente lo valen.

4. Siempre están actualizados con noticias de su interés. No pierden el tiempo absorbiendo información que no les conduce a nada. Sus decisiones se apoyan en información, análisis estadísticos y en datos.

Para ellos es vital la cantidad de conocimiento que obtienen día a día, más que perder el tiempo leyendo noticias sobre farándula o cosas superfluas, los millonarios hacen una inversión de su tiempo informándose con asuntos relacionados con su industria, o que pudiesen afectar sus negocios.

Es aconsejable suscribirse a un boletín de noticias destacadas, a una revista o medios digitales que te provean información actualizada sobre lo que tú necesitas para hacer crecer tu negocio o tus finanzas.

5. Están adquiriendo conocimientos constantemente. Por ello, tú también deberías prepararte participando en algún curso o seminario, e instruyéndote en la lectura de libros que te sean de provecho.

Algunas personas creen que la educación es sólo algo institucional y que al finalizar la colegiatura ya termina todo el proceso, pero la verdad es que la mayoría de las personas millonarias son muy educadas, poseen muchos conocimientos y un lenguaje muy cultivado.

6. Su tiempo está conectado con sus objetivos. Los millonarios tienen establecidos objetivos específicos para crecer, y estos tienen fechas precisas en sus calendarios.

Los objetivos que se han trazado son claros, pues jamás podrías lograr algo cuando no sabes exactamente qué es lo que deseas. Debes elaborar un plan, con fechas y objetivos, para marcar todo aquello que deseas lograr.

Si quieres ser como los millonarios, debes tomar unos minutos cada noche para invertirlos en tus proyectos, escribiendo cuál es el objetivo más importante para ti, con cuántos recursos cuentas para ello y qué actividades debes poner en marcha para empezar a cimentar las bases de tus objetivos.

7. Los millonarios no están aislados. Por el contrario, están conectados con otras personas. Las relaciones son importantes en este siglo. Es por esto que deberías empezar a evaluar un ingrediente esencial para conseguir éxito hoy día: el networking.

¿Te has preguntado quiénes son las personas con quienes te rodeas o si influyen en ti de tal manera para ser una mejor persona, o te hablan de negocios y formas de superación o sólo te buscan para hablar de sus problemas y constantes quejas para con la vida?

Li Ka-Shing, uno de los hombres más ricos e influyentes de Asia, recomienda invertir en las relaciones. Por ejemplo, invitar a comer a personas que admires y de las cuales puedas tomar todas esas cosas interesantes que tienen para decirte.

Pues, algunas personas prefieren quedarse en el territorio de lo conocido, sin darse a conocer ni rodearse con quienes representan el valor del tiempo que le dedican.

8. No viven de las apariencias sino de aspectos más importantes. Es un gran derroche la necesidad de gastar y gastar para aparentar lo que tienen, pues terminan con mayores pérdidas.

Cuando a algunas personas les comienza a ir bien en los negocios, sienten la necesidad de cambiar de carro o de rodearse de objetos lujosos, vestir ropa costosa, entre otros. Pero, realmente los millonarios no tienen la necesidad de intentar demostrar cuánto tienen en sus cuentas bancarias por medio de gastos innecesarios y excesivos. Así que para parecernos a ellos, es importante cambiar la manera de pensar y la necesidad de mostrar lo que se tiene.

9. Ten la mente preparada para el éxito. Con una mente abierta y objetivos bien enfocados podrás estar atento a todas las oportunidades que representen expansión y crecimiento en tu vida, incluida la calidad de las relaciones humanas que estableces. Recuerda, ¡mereces lo mejor!

Te podría interesar también