10 grandes tendencias que marcarán los sistemas de pago

// Banca y Negocios @bancaynegocios

10 grandes tendencias que marcarán los sistemas de pago



La consolidación del uso de los dispositivos móviles y la colaboración entre los proveedores tradicionales y las FinTech son algunas de las tendencias identificadas por un nuevo reporte de Accenture, una multinacional de prestación de servicios de consultoría, servicios tecnológicos y de outsourcing.

El informe identificó las 10 tendencias que marcarán los sistemas de pagos en los próximos años:

1. La Generación Z crece. Son los que vienen justo después de los tan comentados Millennials. Son los consumidores del futuro. Solo en Estados Unidos está generación representará 40% de los consumidores de aquí a 2020. Son nativos digitales y quieren contar con servicios bancarios 100% digitalizados. Esta generación cambiará radicalmente los procesos de pago mientras sus demandas se hacen más complejas y sería la primera generación en contar con la billetera digital desde el inicio de su vida laboral.

2. La experiencia de usuario. Es el diferenciador competitivo más importante. Los proveedores que están presentes a través del viaje de los procesos de pago en los momentos que importa a los consumidores y no sólo cuando la transacción ocurre, tienen una gran oportunidad. Actualmente, 70% de los Millennials y miembros de la Generación Z dicen estar interesados en recibir asesorías de pagos digitales y servicios de gestión de gastos.

3. Mobile se consolida. Los pagos desde dispositivos móviles se consolidarán gracias a las APIs y la banca abierta. Esos avances han hecho posible para las compañías de pago entregar experiencias para los consumidores de mayor valor y enfocadas en los usuarios. Los consumidores quieren contar con más opciones móviles de pagos y la opción más atractiva es la de contar con toda la información de su cuenta en una vista única. Esto es posible con el desarrollo de una aplicación móvil.

4. Premios. Solo en 2016, los consumidores recibieron alrededor del mundo $15.000 millones en premios, ya sea en retornos de dinero, millas y/o puntos. Sin embargo, los consumidores quieren tener acceso a más premios por el uso de sus tarjetas.

5. El efecto de las redes. Debido a los cambios del mercado, la colaboración es hoy más clave que nunca y formar parte de la red de innovación es fundamental. Al trabajar con el ecosistema las compañías de pago tendrán la capacidad de crear los procesos de pagos de la siguiente generación y alternativos.

6. FinTechs. La colaboración hará el ecosistema FinTech de pagos irreconocible en una década. Las compañías FinTech están cada vez más abiertas a trabajar en conjunto con los proveedores tradicionales y los bancos están comenzando a pensar e innovar como las FinTech. Es por esto que la relación entre ambos se reforzará en los próximos años.

7. El potencial del código. Las cuentas son identificadas por una serie de números, pero con la interoperabilidad de tarjetas, las cuentas se transforman en un código de software. Combinar ese código con las nuevas tecnologías llevará a avances totalmente disruptivos en los procesos de pagos. Algunos ejemplos son blockchain y la realidad aumentada.

8. Omnipresencia de los pagos. Las compañías de pagos antes controlaban su destino al aceptar las transacciones. Ahora hay una proliferación de aceptación de pagos y en diferentes formatos. Esto está cambiando la relación entre las compañías, los consumidores y los intermediarios de las transacciones.

9. Los fraudes también innovan. La industria financiera enfrenta pérdidas potenciales de $31,3 mil millones en 2018 por fraudes de tarjetas, lo que representa un aumento de 18% desde 2013. Ante esto, la banca ve la seguridad de la información como una de sus principales prioridades.

10. Cambio de sistemas. Las transacciones de pagos por mucho tiempo fueron procesadas, autorizadas y resueltas en varios días. Esto no es permisible hoy en día y mucho menos en el futuro. Y, en ese contexto, las arquitecturas actuales de las compañías de pago ya han llegado a su límite y por eso una parte importante de los bancos y los proveedores de servicios de pagos están comenzando a cambiar su infraestructura.

 

Te podría interesar también