10 Conceptos financieros que debes conocer como dueño de un negocio

// Banca y Negocios @bancaynegocios

10 Conceptos financieros que debes conocer como dueño de un negocio


Venezuela parece determinada por un ánimo emprendedor que se hace patente cada vez con más fuerza. La simple observación directa muestra que nuevos negocios pequeños, medianos, familiares, o de cualquier otro tipo, aparecen de manera constante, buscando satisfacer necesidades de la población.

A pesar de las adversidades y de la contracción del consumo que aún se manifiesta, algunos sectores como comercio, servicios, restaurantes, tecnología, finanzas, transporte, y educación, entre otros, comienzan a recobrarse de la mano de emprendedores jóvenes que parecen decididos a marcar la pauta de una gestión distinta de la economía, y de algo mucho más importante: la entronización de nuevos paradigmas que suponen, entre otros, salir de la dependencia del Estado, indica un reporte de la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados.

Ha costado mucho aprender las lecciones de una larga historia de economía subsidiada, pero ahora un empresariado joven y dinámico llega con la clara convicción de que la vía es la construcción de una economía privada sólida, eficiente, rentable, apalancada en el esfuerzo propio, en el desarrollo de una economía de mercado más profunda y no en el subsidio del Estado, puntualiza el economista César Aristimuño, Director General de la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados .

Si ya eres o te has decidido a emprender, es de suma importancia que como dueño de un negocio conozcas algunos conceptos financieros fundamentales que te serán muy útiles en la gestión del mismo y que te ayudarán a tomar decisiones más acertadas y a ejecutar acciones correctivas en caso de ser necesario.

Veamos estos 10 conceptos, que debes tenerlos muy claros.

Activo

Un activo, para explicarlo de forma simple, es una posesión que no genera gastos, sino que te aporta ingresos. Es decir, algo que pone dinero en tu bolsillo en lugar de sacar dinero de él (como diría Kiyosaki).

Debes tener en cuenta que, en la mayoría de casos, los activos tienen un riesgo asociado, puesto que cuestan un dinero, y tienes que hacer un cálculo para ver si, en el futuro, ese costo inicial se compensará o no.

Hay que tener cuidado, porque un activo, en términos financieros, no es lo mismo que un activo en términos contables. El galpón de una empresa (asumiendo que está vacío, sin alquilar, ni nada), es un activo en el balance, pero es un pasivo financiero, porque implica gastos sin ingresos.

Apalancamiento

Por apalancamiento se entiende, esencialmente, endeudarse. Es una forma un poco más técnica de hablar de deudas y créditos. Por ello, cuando escuches que la empresa se “está desapalancando”, significa que están reduciendo su deuda.

Es un término financiero muy importante, porque el apalancamiento puede jugar tanto a tu favor, como en tu contra, dependiendo del caso. Por ejemplo, si ves un ecommerce que crees que tiene perspectivas de crecimiento, y pides un préstamo para pagar el precio que te piden por él, y la tienda online prospera, ese apalancamiento te habrá resultado positivo.

Sin embargo, si la tienda online deja de ir hacia arriba, porque a la gente ya no le interesa ese producto, habrá sido una mala inversión y ese apalancamiento se volverá en tu contra.

Otra forma de ver el apalancamiento es hablando de deuda “buena” y deuda “mala”. En términos de educación financiera, se suele hablar de la deuda buena como aquella que se paga sola, mientras que la mala hay que pagarla con trabajo.

¿Cómo se paga sola una deuda? Por ejemplo, en el caso ya mencionado de la tienda online, con los beneficios que genera.

Por ejemplo, si has pedido un crédito y tienes que devolver setecientos dólares cada mes y tu negocio online genera 850, es una deuda buena, porque el negocio se está pagando con su propia actividad y te está saliendo “gratis”.

Capital

El capital es el dinero que una empresa tiene, ya sea de activos (inmuebles, maquinaria, equipo, acciones, entre otros), dinero aportado por los accionistas y los ingresos que genera (ventas).

El capital puede aumentar al incrementar las ventas de tu negocio o buscando inversionistas que apuesten por tu proyecto. Es importante que inviertas tu capital en iniciativas que hagan crecer tu negocio y por consecuencia tu dinero.

Costo de oportunidad

El costo de oportunidad es un concepto relativamente sencillo, y hace referencia a lo que renuncias por realizar una inversión determinada. En otras palabras, es aquello a lo que renunciamos cuando se toma una decisión económica.

Por ejemplo: Si tienes 10.000 dólares y compras unas cuantas acciones en bolsa, no solo has gastado ese dinero en esas acciones, sino que has renunciado a gastar ese dinero en comprar un pequeño ecommerce, por ejemplo. Es decir, son aquellos recursos que dejamos de percibir o que, por otro lado, representan un costo al no haber sido la mejor opción seleccionada.

De hecho, a este concepto también se le conoce como “el valor de la mejor opción no escogida”.

Crédito

El crédito es una operación financiera en la que un acreedor, por ejemplo un banco,  otorga un préstamo por una cantidad determinada de dinero a un deudor.

Recuerda que, al obtener un crédito, además de pagar la cantidad solicitada, deberás pagar algunos conceptos como intereses, comisiones y costos asociados.

En algún momento, es altamente probable, que tendrás que tomar un crédito para apalancar el crecimiento de tu negocio y lo importante es que en ese momento debes analizar muy bien, antes de tomar el crédito, la capacidad de la empresa de generar liquidez para cubrir dicho compromiso financiero, pues de no ser así, estarías en problemas y comprometiendo la salud financiera de tu negocio.

Estado de resultados

El estado de resultados o estado de ganancias y pérdidas es un reporte financiero que muestra de forma detallada los ingresos de tu negocio, los gastos que se generan al producir tu producto o servicio, y la utilidad o pérdida que ha generado tu negocio en un periodo determinado.

Como dueño de negocio, es vital que conozcas esta información para poder tomar decisiones estratégicas. Tendrás un panorama de qué estás vendiendo, cómo administras tus gastos y si realmente el negocio está generando ganancias.

Flujo de caja

Los flujos de caja o cash flow, es un reporte financiero que muestra todas las entradas y salidas de efectivo en un periodo determinado para una empresa. A diferencia de un estado de resultados, en el flujo de caja puedes observar cuánto dinero entra y sale de tu negocio.

Por ejemplo, se registran los pagos de una compra, pero no la depreciación de un activo. Este es un indicador clave para conocer la liquidez de tu negocio.

Inflación

La inflación se suele definir como el aumento generalizado de los precios, y que por cierto es considerada una definición bastante errónea, como explica la Escuela Austríaca de Economía.

La inflación, en realidad, es la pérdida del valor del dinero. El aumento de los precios es una consecuencia. A la hora de empezar con un emprendimiento, la inflación debe tenerse muy en cuenta porque, si esperamos recibir una rentabilidad del 20% en una inversión, pero la inflación es del 55%, en realidad estaremos teniendo una rentabilidad negativa del -35%.

Es por ello que los países con inflaciones altas son lugares más arriesgados para invertir, porque es mucho más difícil calcular las rentabilidades que en lugares donde el valor del dinero se mantiene relativamente estable.

Liquidez

Este concepto se debe tener muy presente, ya que es uno de los principales causantes de las quiebres de los emprendimientos o nuevos negocios. La liquidez es definida como la capacidad que tiene una empresa para hacer frente a sus obligaciones financieras. Es decir, el dinero o activo circulante con los que cuentas deben pagar los gastos generados para la producción de tu producto o servicio, y para liquidar las deudas a corto plazo que tengas en el negocio. Este es un concepto que te ayudará como dueño de negocio a tomar decisiones y definir el rumbo estratégico que debe seguir tu negocio.

Pasivo

Un pasivo es lo contrario a un activo. Es una posesión que te obliga a gastar dinero de forma recurrente o puntual, y que no te genera ingresos. Es decir, una posesión que saca dinero de tu bolsillo en lugar de ponerlo.

El pasivo contable, hace referencia a las deudas y obligaciones con las que una empresa financia su actividad y utiliza para pagar su activo. Además, son deudas a las que tenemos que hacer frente en el presente pero que hemos obtenido en el pasado, como por ejemplo un préstamo bancario.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también