Wall Street teme llegada de progresistas a comisión de finanzas del Congreso

AFP

Wall Street teme llegada de progresistas a comisión de finanzas del Congreso

Wall Street se prepara a afrontar una mayor vigilancia de sus operaciones con la entrada de un grupo de demócratas progresistas, entre ellos la estrella ascendente del partido Alexandria Ocasio-Cortez, en una poderosa comisión de la Cámara de Representantes que supervisa las actividades bancarias.

«Es una enorme victoria», declaró Ocasio-Cortez, de 29 años, la congresista más joven de Estados Unidos.

«No puedo recalcar suficientemente lo importante que es este momento. Los demócratas están integrando a miembros que rechazaron el dinero de campañas corporativas en un comité que supervisa Wall Street», tuiteó la parlamentaria, de origen puertorriqueño.

Ocasio-Cortez se define a sí misma como una socialista, una palabra etiquetada muy a la izquierda en Estados Unidos, aterradora para los conservadores, que la consideran como sinónimo de una gran amenaza para el país.

La llegada de la congresista neoyorquina, muy presente en las redes sociales como Twitter, donde tiene 2,5 millones de seguidores, llamará la atención sobre la labor de una comisión habitualmente bastante desconocida.

Del otro lado, Wall Street intenta averiguar los objetivos de los demócratas, que recientemente obtuvieron la mayoría en la Cámara de Representantes tras ocho años de control republicano.

Aunque el Senado sigue en manos de los republicanos y dispuesto a paralizar grandes cambios, el control de los demócratas en la cámara baja augura, por lo menos, algunas dificultades para los banqueros, con una mayor vigilancia del sector y largas audiencias públicas.

Los demócratas ya enviaron una señal simbólica como el nombramiento al frente de la comisión de Maxine Waters, de 80 años, la primera mujer y la primera afroestadounidense en asumir esa función.

Waters, un objetivo habitual de las pullas del presidente Donald Trump, ha avisado al sector financiero de que se acabaron los días de la desregulación bancaria y la supervisión negligente.

– Wall Street «fuera de control» –

En su primer discurso como presidenta de la comisión el 16 de enero, dijo que la crisis financiera de 2008 había sido «el resultado de que Wall Street quedara fuera de control, con instituciones agresivas que traficaban con productos tóxicos… y sin ninguna agencia encargada de priorizar la protección del consumidor».

«Básicamente, la economía fue empujada al abismo», añadió.

«Nuestro temor es que ella (Waters) refuerce la supervisión de los grandes bancos», explicó a la AFP una fuente bancaria, que anticipa «más audiencias de directores ejecutivos en el Congreso» con la mayoría demócrata en la Cámara.

La mitad de los nuevos miembros de la comisión pertenecen al ala más izquierdista del partido demócrata, como Ocasio-Cortez.

Varios de ellos causaron sensación al presentarse a las elecciones legislativas de noviembre de 2018, entre ellos Ayanna Pressley, la primera congresista afroestadounidense de Massachusetts, y Rashida Tlaib, la primera de origen palestino y una de las dos primeras mujeres musulmanas en llegar al Congreso en Washington.

– Un control más estrecho –

Los nuevos miembros de la comisión defienden una mayor supervisión de los bancos y prometen luchar por facilitar el acceso a los préstamos, conseguir más diversidad en el sector y detener la discriminación en materia de vivienda.

«Estoy deseando investigar a fondo la crisis de los préstamos estudiantiles, examinar las cárceles y los centros de detención con ánimo de lucro y explorar el desarrollo de una banca pública. Para empezar», tuiteó Ocasio-Cortez.

«Banca pública» son dos palabras que estremecen a los miembros de Wall Street.

Aún así, «Cortez no marcará la agenda del Comité, lo hará la presidenta Walters», recordó una segunda fuente del sector bancario.

«Tenemos muchas diferencias con ella (Waters), pero lleva 30 años en el Comité. La conocemos y ella nos conoce», dijo esa fuente. «Hay cuestiones comunes en las que podemos trabajar».

La alianza de los demócratas progresistas se extiende hasta el Senado, donde pueden contar con el apoyo de Elizabeth Warren, que ha anunciado su intención de presentarse a las presidenciales de 2020.

Aunque forma parte de la oposición en el Senado, la congresista de 69 años puede incomodar a los banqueros y los funcionarios del gobierno con duras preguntas desde su puesto en la comisión de finanzas de la Cámara Alta.

«Con los republicanos al frente del Senado, la mayor esperanza de Waters para los dos próximos años es mantener las cuestiones financieras en el foco, con la esperanza de que influencien las elecciones el próximo año», escribió el analista de FTN Chris Low.

Según él, el hecho de tener alguien tan mediático como Ocasio-Cortez en la comisión «apuntalará ese objetivo».

Te podría interesar también