Trump dice que Irán «parece estar reculando» y no se plantea escalar la acción militar

// AFP

Trump dice que Irán «parece estar reculando» y no se plantea escalar la acción militar


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que Irán «parece estar reculando» tras ataques contra intereses estadounidenses en Irak en represalia por la muerte de un importante general iraní, indicando que Washington no planea una nueva respuesta militar. 

En un discurso televisado desde la Casa Blanca,Trump enfatizó que «no se perdieron vidas estadounidenses o iraquíes» por los misiles lanzados sobre dos bases militares en Irak que albergan tropas de la coalición internacional que lucha contra los restos del grupo yihadista Estado Islámico.

Si bien prometió imponer «de inmediato» sanciones económicas adicionales contra Irán, el mandatario acogió con satisfacción las señales de que Teherán «parece estar reculando» en la confrontación de ojo por ojo. «Estados Unidos está listo para abrazar la paz con todos los que la buscan», dijo al concluir su alocución, dirigiéndose directamente a los iraníes.

Sin embargo, el presidente estadounidense, que enfrenta tanto un juicio político en el Congreso como una dura reelección en noviembre, se ufanó de su decisión de ordenar el asesinato del máximo general iraní, Qasem Soleimani, el viernes pasado.

Soleimani, un héroe nacional en Irán, fue «el principal terrorista del mundo» y «debería haber sido liquidado hace mucho tiempo», dijo Trump.

Aunque el mandatario cerró su mensaje con un llamado a la paz, lo abrió declarando sin rodeos que nunca permitiría a Irán dotarse de un arma nuclear.

Luego, instó a sus aliados europeos y otras potencias mundiales a seguir el ejemplo de Estados Unidos y abandonar lo que queda del Plan de Acción Integral Conjunto de 2015, el pacto internacional que busca limitar las ambiciones nucleares iraníes.

– «Una bofetada» –

El ataque del martes contra las bases de Ain al-Asad y de Arbil en Irak marcó un nuevo giro en la intensificación de la confrontación entre Washington y Teherán y elevó los precios mundiales del petróleo, aunque la cotización del crudo caía tras las declaraciones de Trump.

Hacia las 17H00 GMT, el barril de crudo estadounidense WTI para entrega en febrero perdía 4,27%, a 60,02 dólares, y el barril de Brent del Mar del Norte para entrega en marzo valía 65,69 dólares en Londres.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, calificó la ofensiva como una «una bofetada» para Estados Unidos, pero dijo que la venganza estaba por venir por el asesinato de Soleimani, jefe del brazo de operaciones extranjeras de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la república islámica.

«Ha ocurrido un incidente importante. La cuestión de la venganza es otro tema», dijo Jamenei en un discurso transmitido en vivo por la televisión estatal.

La oficina del primer ministro de Irak dijo que había recibido «un mensaje verbal oficial» de Irán informándole que un ataque con misiles contra las fuerzas estadounidenses era inminente.

«Irak rechaza cualquier violación de su soberanía y ataques en su territorio», dijo el comunicado, sin condenar específicamente los ataques con misiles.

El presidente iraquí, Barham Saleh, denunció el ataque y dijo que rechazaba los intentos de convertir a Irak en un «campo de batalla para bandos en guerra».

El ejército iraquí dijo que no sufrió bajas en los 22 ataques con misiles, la mayoría contra la base de Ain Al-Asad.

– Fuego, luego moderación –

Lanzado por primera vez por fuerzas dentro de Irán, el ataque fue muy inusual para un país que suele disfrazar sus golpes contra intereses estadounidenses usando fuerzas chiítas.

«Los misiles balísticos lanzados abiertamente desde Irán hacia objetivos estadounidenses son una nueva fase», dijo Phillip Smyth, experto en milicias chiítas.

Pero el ataque de Teherán, que se produjo poco después del entierro de Soleimani en un funeral frente a grandes multitudes, parece haber sido más simbólico que cualquier otra cosa.

Los Guardianes de la Revolución advirtieron que cualquier contraataque estadounidense se encontraría con una «respuesta aún más aplastante» y amenazaron con atacar a los «gobiernos aliados» de Israel y Estados Unidos.

Sin embargo, el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, pareció indicar que Teherán se daba por satisfecho por el momento. «Irán adoptó y concluyó medidas proporcionadas en defensa propia», dijo en Twitter.

– Condena –

La respuesta militar iraní a la muerte de Soleimani generó la condena mundial y también de la OTAN. La Unión Europea lo calificó de «escalada». El Reino Unido, Francia y Alemania denunciaron el hecho con firmeza.

La aparente desescalada no quita la presión sobre los 5.200 efectivos estadounidenses estacionados en Irak, donde Irán tiene estrechos vínculos con poderosas milicias chiítas.

Y los aliados iraníes en Irak dijeron que todavía tienen la intención de vengar el ataque estadounidense del viernes en el que el comandante paramilitar iraquí Abu Mahdi al Muhandis fue asesinado junto a Soleimani.

Muhandis era el jefe adjunto de la milicia proiraní Hashed al Shaabi, una red militar incorporada en el estado iraquí cuyas facciones están respaldadas por Teherán.

El parlamento iraquí pidió la expulsión de las tropas estadounidenses a raíz de la operación la semana pasada.

– Sobrevuelos suspendidos –

En medio de la creciente tensión en la región, un Boeing 737 de Ukraine International Airlines se estrelló este miércoles tras despegar del aeropuerto de Teherán en dirección a Kiev, matando a las 176 personas a bordo.

No hubo indicios inmediatos de ningún vínculo con los ataques iraníes, pero aerolíneas como Air France, Royal Dutch Airlines y Lufthansa anunciaron que suspenderían sus vuelos por el espacio aéreo iraní e iraquí como medida de precaución.

El regulador de aviación de Estados Unidos prohibió los vuelos civiles sobre Irak, Irán y el Golfo, argumentando una potencial «identificación errónea» de los aviones.

Te podría interesar también