Reto de Guaidó: conflictividad bajó 51% en febrero y 58% de los venezolanos no quiere protestar

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Reto de Guaidó: conflictividad bajó 51% en febrero y 58% de los venezolanos no quiere protestar



Este 10 de marzo, el presidente de la Asamblea Nacional y mandatario interino reconocido por más de 50 países, Juan Guaidó, se juega una carta definitiva con la convocatoria de una protesta nacional en la cual se pretende reivindicar un pliego nacional de conflictos, que compendia la crisis que padece la sociedad venezolana.

Sin embargo, si se atiende al más reciente informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), correspondiente a febrero, la tarea no parece sencilla. La ONG registró 779 protestas durante el mes de febrero de 2020, equivalente a un promedio de 26 diarias. Esta cifra representa un descenso de 51% en comparación con el mismo período del año pasado.

El reporte de enero del OVCS ya había marcado esta tendencia, con un descenso en el número de protestas en 76%, con un promedio de 21 protestas por día.

Según la más reciente encuesta nacional de Datanálisis, fechada en febrero pasado, 58% de los entrevistados dijo estar no dispuestos a salir a protestar. De hecho, 41,1% se dijo nada dispuesto y 17,9% poco dispuesto.

En el acera contraria, 36,9% se manifestó en general dispuesto a salir a protestar, pero de este grupo solo 12,6% se dijo muy dispuesto a salir a la calle a reivindicar derechos.

No obstante, casi 90% de los encuestados señaló desear un cambio político y básicamente no desea que Nicolás Maduro siga ejerciendo el gobierno en el país.

El 75% de las protestas (582) fue para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (Desca), vinculados principalmente con demandas por servicios públicos de calidad, reivindicaciones
laborales, educación, salud y alimentos.

El 25% de las protestas restantes (197) correspondió a derechos civiles y políticos (DCP). La mayoría encabezada por manifestaciones convocadas por partidos políticos.

Mérida ocupo el primer lugar de las protestas con 158. Esta cifra representó 20% del universo total. En el índice de los 4 que le siguieron: Táchira (95), Distrito Capital (59), además de Anzoátegui (45) y Bolívar (43). En estos estados, por cierta, se concentra históricamente una fuerte base social de oposición al chavismo.

Sorprende, por ejemplo, que el estado Zulia no tenga una posición de vanguardia, si se considera que e la región más golpeada por el colapso de los servicios públicos, especialmente el suministro de energía eléctrica.

– Así fue febrero –

La dinámica de la conflictividad social se caracterizó por los siguientes elementos:

– Reclamos por el colapso en los servicios de agua potable, electricidad, gas doméstico, recolección de basura, aguas servidas y alumbrado público.

– Protestas por las constantes fallas eléctricas. Táchira y Mérida fueron los estados con mayor índice de protestas en rechazo a los cortes de electricidad.

– Denuncias de escasez de gasolina a nivel nacional y al menos en cinco estados se registraron protestas por combustible. Transportistas exigen dotación constante y aumento en las tarifas del pasaje. Habitantes de distintos estados tomaron las calles en rechazo a las ejecuciones, extorsiones, robos y maltratos perpetrados, presuntamente, por funcionarios del FAES, DGCIM y GNB.

– Aumento de protestas y denuncias ante las fallas en los servicios de Internet, Cantv y telefonía móvil en
varios estados del país. Hay mayor desconexión en las comunicaciones.

– Continúa la movilización de trabajadores a escala nacional en exigencia de salarios dignos y respeto a sus contrataciones colectivas.

– Periodistas protestaron contra las agresiones de simpatizantes del gobierno de Nicolás Maduro durante la cobertura de la llegada de Juan Guaidó a Venezuela después de su gira internacional.

– Afectos al gobierno de Maduro tomaron las calles en el marco del denominado “Febrero Rebelde”, realizando concentraciones, marchas y ejercicios militares.

El 38% de las protestas registradas fueron combinadas. En números, esto significó que en 299 de las 779 protestas documentadas en febrero se exigieron varios derechos simultáneamente.

– ¿Se acostumbran los venezolanos? –

El director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica «Andrés Bello» (UCAB), Benigno Alarcón, advirtió que los venezolanos corren el riesgo de pensar que la crisis no tiene solución y, por lo tanto, asumir un sentimiento mayoritario de resignación.

«Conocemos trabajos realizados en Cuba donde se les pregunta a los cubanos cómo perciben su situación y la inmensa mayoría considera que esta mal o muy mal, pero cuando se les pregunta qué pueden hacer para cambiar las cosas, la respuesta abrumadoramente común es: nada».

«Ese riesgo está presente en Venezuela», manifiesta el analista.

Para Alarcón, esta percepción  de «inevitabilidad» se está extendiendo en los estratos socio económicos más depauperados, donde los niveles de dependencia de programas sociales cada vez más precario es mucho mayor. Cifras de Datos apuntan que el programa de cajas CLAP alcanza a 57% de la población, pero la ONG Acción Ciudadana apunta que el déficit de disposición de alimentos tuvo un déficit de 62,64%, a diciembre de 2019.

Te podría interesar también