Recomiendan a tenedores de bonos diversificar sus inversiones

// Elizabeth Ostos @ElizabethOstos

Recomiendan a tenedores de bonos diversificar sus inversiones


La caída de la producción de crudo, unos precios relativamente altos pero que no le dan al Ejecutivo el suficiente flujo de caja para pagar compromisos internos y externos, y la poca disponibilidad de reservas internacionales son factores que atentan contra la buena reputación de pago del país.

Así lo explicó el economista Alejandro Grisanti, ante una audiencia empresarial en el marco de un foro organizado por la firma Ecoanalítica.

“Se han desecho (el Gobierno) de activos de la República en el exterior y con eso han liquidado algunos pagos, por eso no es recomendable que los tenedores de bonos venezolanos dependan de ellos como única fuente de ingresos. Hay que diversificar las opciones de adquisición de bonos pues los venezolanos ya no son tan atractivos”, advirtió Grisanti.

Añadió que, “yo siempre he sido positivo y optimista en relación con temas de la deuda venezolana pero ahora soy bastante más defensivo en este tema, manejamos información de reuniones entre funcionarios del Gobierno y representantes de la banca de inversión respecto a la búsqueda de recursos para la nación”.

Expresó que lo que hasta hace poco era una tesis de que el Gobierno tenía la capacidad de pago; “dábamos por descontado que si había los recursos, se pagaba. Lo que estaba en entredicho era la voluntad de cancelación de compromisos. Lo que se ha venido esquebrajando desde hace tres semanas tiene que ver con la voluntad de pago. Está latente la oportunidad de que haya cesación de pagos, este riesgo ha venido aumentando”.

Por tal motivo recomendó a los tenedores de papeles venezolanos que reduzcan posiciones y de manera importante, “el rendimiento de la deuda es atractivo, ciertamente, pero ya no es viable vivir de la deuda. Vamos a manejarnos con los bonos de Pdvsa 2020, pues tienen protección con los activos de CITGO. Aun cuando es una empresa pésimamente manejada, tiene activos que valen mucho. El rendimiento de sus bonos está entre el cinco y el seis por ciento y los de PDVSA superan el 20%. Ese es un dato interesante de inversión”.

La segunda recomendación de Grisanti es poseer los bonos que son de bajo cupón y bajo precio; uno que puede está en este momento en 34 o 35%, en un escenario de default, «son los que caerían menos que los bono de alto costo, hay que moverse a bonos mucho más defensivos. Los venezolanos estamos llenos de deuda y en los bonos de alto cupón que sin los que van a caer más en un escenario de cesación de pagos”.

Expresó que el país requiere de financiamiento internacional que difícilmente va a obtener, «en vista del fracaso de las políticas económicas de la Revolución y de los conflictos entre el poder Ejecutivo y Judicial con la Asamblea Nacional, cuyos diputados son los que deben autorizar que algún organismo multilateral preste dinero a Venezuela».

“Acaso sea por eso que hubo la decisión de suspender las funciones de la AN para que el Ejecutivo pudiese endeudarse bilateralmente con alguna institución o país”, reflexionó el economista.

En relación con el control de cambios, Grisanti dijo que si no hay un cambio en los actores económicos, “porque los actuales no generan confianza en ninguna parte del mundo”, no será posible levantarlo. Espero que a Maduro no se le ocurra la idea de hacerlo. Venezuela necesita un fuerte financiamiento internacional y eso pasa por la presentación de programa de ajustes macroeconómicos que el Gobierno no va a hacer”.

Cálculos de otro economista, Pedro Palma, señalan que Venezuela necesitaría al menos 40 mil millones de dólares para inyectar a su economía: reservas internacionales, aparato productivo, pago de deudas en divisas, entre otros asuntos urgentes qué atender. “Nadie va a prestar dinero bajo el actual manejo económico”, dijo el analista.

No obstante, consideró que esta “difícil situación”, según comentó, puede ser revertida con cambios de forma y de fondo en el país. “No nos vamos a recupera en unos meses o un año si se activa un plan de ajustes con reglas claras y con fuentes de financiamiento. Pero tampoco van a pasar 20 años. Este país tiene enormes potencialidades de crecer si se hacen las cosas bien”.

Recomendó a los empresarios, “quedarse en el país, no desmantelar sus activos o cesar sus operaciones. El que esté acá en tiempos de reconstrucción podrá sobrevivir y crecer”.

Tiempos de escasez

 Por otro lado, el economista Asdrúbal Oliveros, informó que la liquidación de dólares al sector privado pasó de $140 millones diarios en junio de 2014 a $6 millones por día en marzo de 2017.

 “El elemento de mayor preocupación que estamos observando en la economía es la contracción de 29% de las importaciones entre enero y febrero en comparación al mismo período de 2016″.

Advirtió que esta merma es la más baja desde al año 2009. En consecuencia, estimó que esta drástica reducción de asignación de divisas va a impactar negativamente en el abastecimiento de medicinas y alimentos, en el mercado paralelo de dólares y en la inflación.

También vaticinó la reducción sistemática de las ventas de ciertos rubros como licores, refrescos, calzado y vestidos. A mediados de año, la escasez aumentará notablemente.

Te podría interesar también