La producción petrolera venezolana registró en junio una nueva caída al cerrar en 1,340 millones de barriles diarios, de acuerdo con el informe de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), publicado este miércoles.

El bombeo venezolano sufrió una caída de 47.500 barriles diarios de crudo en el sexto mes del año, según cifras de fuentes secundarias y acumula una baja de 307.000 barriles diarios en el primer semestre de 2018.

La empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) enfrenta una grave crisis debido a años de desinversión, corrupción y mala gestión, lo que la ha puesto en una situación comprometedora para producir crudo.

En el último año (junio 2017- junio 2018) la empresa ha dejado de bombear 615.000 barriles diarios, lo que ha tenido un fuerte impacto en las finanzas del país que depende de esa compañía para al menos 96% de sus ingresos en divisas.

Los datos suministrados por Pdvsa a la OPEP señalan que la producción en junio fue de 1,531 millones de barriles diarios, una baja de 2.000 barriles diarios en comparación con el mes previo.

La OPEP también reseña que la cantidad de taladros operativos en Venezuela bajó a 68 desde los 70 que había en mayo. Esto indica que en lo que va de 2018 han dejado de trabajar 23 taladros.

Por otro lado, la empresa Baker Hughes, reportó también este miércoles que su cantidad de taladros operativos en Venezuela bajó a 26 en junio, la cifra más baja desde la huelga petrolera de 2002-2003.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización