PetroAguinaldo: un billonario experimento monetario que comerciantes y pensionados pagan

// Banca y Negocios @bancaynegocios

PetroAguinaldo: un billonario experimento monetario que comerciantes y pensionados pagan



El diputado y economista Ángel Alvarado puso en duda que la plataforma de BioPago del Banco de Venezuela esté fuere de servicio por mantenimiento. En su opinión, el problema es cómo pagar la cuantiosa emisión de liquidez que supone que los beneficiarios que necesitan hacer consumos y no pueden, aparte de los comerciantes que necesitan recibir las liquidaciones de las compras realizadas.

De acuerdo con la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip), 1.233.093 consumidores habían hecho compras con sus 30 dólares de PetroAguinaldo al 2 de enero, lo que significa que se gastaron 1.801.895.125.514,40 bolívares al tipo de cambio oficial de esa fecha, pero a la paridad de las mesas cambiarias vigente este 14 de enero, es un pasivo que se eleva a 2.508.656.805.652,50 bolívares, un incremento de 39,22% en solo 12 días.

El parlamentario y también economista señaló que todavía quedan 4.200.000 pensionados que no han podido hacer nada con el medio petro asignado en diciembre, lo que equivale a un monto de 126 millones de dólares, u 8.544.658,500.000 bolívares.

Es evidente que la decisión de liquidar en petros las compras realizadas a los comerciantes e insistir, por todas las vías, en que los beneficiarios conserven sus tokens como mecanismo de ahorro tiene que ver con la necesidad de evitar una violenta inyección de liquidez que dispararía el tipo de cambio paralelo y, por ende, la inflación, que comenzó redoblada en enero.

Entre el 18 de diciembre, cuando comenzó efectivamente a acreditarse el bono y el 2 de enero, cuando la plataforma de BioPago del Banco de Venezuela entró en mantenimiento hasta una fecha aún no determinada, los consumos habían sido liquidados a las 24 horas de haber sido facturados y en bolívares.

En ese lapso, la liquidez monetaria medida por el Banco Central de Venezuela (BCV) pasó de 39.820.250 millones de bolívares a 44.853.762, un alza de 5.033.512 millones de bolívares, o 12,64%. 

El medio petro asignado a unos 8 millones de beneficiarios, entre empleados públicos y pensionados, representa un compromiso de 240 millones de dólares, que equivalente a 24% de las reservas operativas de la república si se hace caso de la estimación del también diputado y economista, José Guerra, quien indica que las reservas líquidas en el BCV suman, como mucho, 1.000 millones de dólares. Las RRII se ubican en 6.330 millones de dólares al 9 de enero.

Al 2 de enero, esos 240 millones de dólares eran equivalentes a 11.690.246.400.000 bolívares. Al cambio oficial del 14 representa 16.275.540.000.000 bolívares.

– El cerco –

El gobierno de Nicolás Maduro «vende» el Petro como una denominación convertible, pero lo cierto es que, incluso, es difícil hacer la conversión a bolívares, porque se depende de un sistema de cotizaciones que requiere de una demanda del criptoactivo que, hasta el momento, no existe y, ante la experiencia con la liquidación del PetroAguinaldo al comercio, es muy poco probable que esa demanda se expanda.

Este token no es convertible fuera del país, por lo que la liquidación en petros de los consumos con este criptoactivo a los comerciantes genera un severo problema de liquidez, sobre todo en un mercado que depende altamente de las importaciones.

En cuanto a los usuarios, el gobierno ha anunciado la creación de una tarjeta de débito, apalancada en la billetera digital, que permitirá usar el petro como medio de pago de una manera más «familiar» para los consumidores, aunque el objetivo es que este año el criptoactivo sea lo suficiente «usable» como para que todos los bonos «protectores» se paguen con este token.

Te podría interesar también