Maduro promete mercado automotor en petros con inversiones rusas y chinas

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Maduro promete mercado automotor en petros con inversiones rusas y chinas



Las empresas activas en el sector automotor venezolano esperan que en 2019 se ensamblen en el país no más de 350 unidades, con todo y el «autobús» de promesas que hizo el presidente Nicolás Maduro para reactivar, por enésima vez, el «motor» automotriz.

El mercado se ha contraído estructuralmente. En la industria suponen que las ventas de vehículos usados también se han contraído, como resultado de la erosión del poder adquisitivo de los ingresos salariales, la práctica desaparición de un financiamiento eficiente y la extinción del mercado de unidades nuevas ensambladas en el país.

Según una nota de AVN, la agencia gubernamental de noticias, el gobierno de Maduro ofreció «todas las medidas fiscales, tributarias, financieras al sector automotriz de Venezuela con la finalidad de que puedan exportar su producción, y, por otra parte la comercialicen en la nación en el cripto activo convertible Petro».

De esta manera, el gobierno reconoce la dolarización transaccional de la economía, al autorizar que el mercado funcione en su particular criptomoneda. De nuevo, surgió la promesa de relanzar la producción de las plantas estatales, a través de modelos de la marca Chery, la cual, según cifras oficiales ha producido 60.000 unidades desde 2011, pero fuentes del sector reducen ese dato a unas 5.000.

«Nosotros necesitamos convertir a nuestra industria, en todos sus componentes, en una industria exportadora paso a paso, poco a poco. Y estoy dispuesto a darle todo los beneficios aduanales, impositivos, financieros, para que ustedes exporten un porcentaje de su producción de carros, autobuses al mercado internacional y con ese dinero tengan para  poder invertir», explicó Maduro tras la clausura del I Encuentro del Motor Automotriz realizado en Fuerte Tiuna.

La gran pregunta es: ¿cuál producción de carros?

De acuerdo con datos de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Productos Automotores (Favenpa), el único gremio que queda activo en el sector automotor, en el primer trimestre no hubo ensamblaje de unidades nuevas y al cierre de primer semestre había una existencia de 206 unidades nuevas en Mack, Toyota e Iveco, que son las empresas activas, una reducción de 55% en comparación con las 458 que había en el primer semestre de 2018.

– Negocios para chinos y rusos –

En estos últimos años se han tomado una serie de medidas que, sin duda, han ocasionado la conversión del sector automotor en una suerte de «cadáver insepulto». Este es uno de los sectores donde quedó en evidencia el modelo de sustitución «socialista» de la propiedad que se planteó el chavismo en Venezuela, solo que las empresas públicas que debían satisfacer la demanda nacional terminaron en fracasos.

Según una nota del canal gubernamental VTV, donde se reseña que están disponibles 1.200 unidades del modelo «Arauca», de Chery, el gerente de operaciones de la planta, José Ortegano, dice que la infraestructura debió ser «relanzada», porque en los últimos años ha estado afectada «por la guerra y el bloqueo económico».

Ahora que hay que buscar divisas hasta por debajo de las piedras, Maduro le ordenó a su vicpresidente del Área Económica, Tareck El-Aissami, la realización de una «rueda de negocios» para reactivar la producción interna.

De inmediato, el funcionario dijo que «tenemos uno de los parques automotrices más grandes de América Latina, la capacidad instalada en Venezuela la tienen solo tres países en este continente, por lo tanto una rueda de inversiones en el sector automotriz va ser de gran impacto. Hay mucho interés». Y prometió alianzas próximas con empresas rusas y asiáticas.

En Venezuela existe una capacidad instalada teórica cercana a las 200.000 unidades. Fuentes del sector, consultadas por Banca y Negocios, sostienen, no obstante, que, en las condiciones actuales habría que hacer un exigente proceso de reacondicionamiento y, considerando la escasez de mano de obra calificada e inversiones en matenimiento y actualización, un programa sensato de recuperación no daría para más de 80.000 o 90.000 unidades por año, como capacidad de respuesta más inmediata.

Ahora, la salvación, según Maduro es «vender hasta el 50% de la producción en Petro».   Maduro, según AVN, «explicó que Venezuela se encuentra en una nueva etapa, antes la industria automotriz esperaba que el Gobierno Nacional le diera divisas con las cuales comprar piezas y ensamblar en el país. Ahora los empresas deberán generar sus propias divisas».

Te podría interesar también