Los ejemplos que pueden ayudar a Venezuela a salir de la crisis

// Elizabeth Ostos @elizabethostos


El economista Omar Zambrano es un estudioso de temas sociales. Recientemente, dirigió un equipo multidisciplinario que diseñó un mapa de la pobreza en Venezuela, mediante la creación de un perfil socio económico de los 335 municipios del país, divididos en 1.125 parroquias.

Un resumen de su investigación fue presentado esta semana ante una audiencia empresarial, durante un foro privado.

Zambrano y su equipo detectaron que existen más de 20 parroquias con tasas de pobreza del 100%, “y que hay más de 3 millones de personas pobres en las 30 parroquias urbanas más pobladas del país.”.

Cuestionó el hecho de que no haya data oficial no solo de los niveles de pobreza del venezolano sino de indicadores económicos.

En todo caso, afirmó que las tasas de pobreza y de pobreza extrema en el país “se han disparado en niveles sin precedentes”.

Considera que solo con un cambio de Gobierno es posible que el país inicie un proceso de recuperación económica. Duda de que el oficialismo pueda promover cambios, “aunque lo quisieran, no lo harán. Es un tema de confianza y credibilidad de los mercados”.

En cualquier caso, estas cifras abundan sobre la información aportada por otras fuentes: en Venezuela las tasas de pobreza y pobreza extrema se han disparado hasta niveles sin precedentes. “Los niveles de consumo han caído en sus máximos históricos”, sostuvo.

Cree que viene un cambio para el país y advierte que los nuevos gerentes públicos deben debatir si los ajustes macroeconómicos se harán de manera gradual o si habrá el clásico shock.

El ajuste está acá

Zambrano cuestiono la forma como se ha manejado la economía en la actual gestión gubernamental. “Lo que ha pasado en los últimos meses se llama ajuste económico. Es una manera ineficiente y cruel de hacerlo, con el corte de los niveles de consumo y sin ajustar ningún precio. Aquí nada fue por pasos, hubo un shock chavista. La economía ha caído dramáticamente. Cuando se produzca un cambio en lo político, los economistas tenemos la responsabilidad de poder estructurar un rebote rápido en las condiciones de vida de los venezolanos porque lo que está sucediendo en las calles del país es extremadamente grave, inhumano y violento”,

Dijo que un tema por tratar es el relacionado a cómo promover ajustes futuros “y cuánto estamos dispuestos a admitir que sea la inflación el primer año, si la queremos llevar a cero con qué tipo de políticas”.

Casos de éxito: Bolivia

Sobre qué rumbo seguir, el economista advierte que “si no sabemos hacia dónde vamos, cualquier camino es incorrecto”. Citó los ejemplos de los procesos de cambio que se dieron en Polonia, Bolivia y Argentina.

“Polonia se convirtió en el proceso más exitoso de paso de una economía comunista hacia una transición a una de mercado. Ha crecido durante 25 años y es una economía moderna, sólida y pujante, integrada a Europa”.

Explicó que no sólo los cambios se dieron en lo político, sino en la construcción de instituciones democráticas sólidas que garantizan las libertades públicas

“Es el ejemplo de transformación más exitoso de un país que estuvo integrado al bloque comunista soviético. Yo, como venezolano, me quiero parecer a Polonia”

El  caso de otra economía emergente y exitosa, con tasas de crecimiento muy altas, y con el mejor manejo macro de la región, es Bolivia.

“Es un muy mal ejemplo en lo político pero su dirigencia activó programas que superaron la hiperinflación en la cual estaba sumido ese país en los años 80”.

Explicó que los gobernantes de la nación sudamericana lograron construir consensos mínimos de cómo manejar eficientemente sus instituciones, en especial las económicas.

“Nadie duda de que Evo Morales es un presidente autoritario –agrega Zambrano- pero hay que reconocer que después de 2008, Bolivia es la economía más dinámica, más estable, con menos desempleo e inflación y con las reservas internacionales más altas de todo el hemisferio occidental. Es la niña de los ojos del Fondo Monetario Internacional”.

Argentina

“Esa economía tiene un montón de problemas pero su actual gobernante ha demostrado que cuando se estudia la situación del país se arma un equipo y se estructura un plan creíble, los mercados financieros lo apoyan pues hay certidumbre”.

Puso como ejemplo el desmontaje del control de cambio. “Era (el control) muy estricto y bastante parecido al nuestro, aunque sin tantos problemas, y fue levantado en apenas seis días. La moneda se depreció pero no en los niveles dramáticos que se vaticinaban”.

No hay recetas

Sobre cómo superar la pobreza, el economista dijo que “quien diga que el problema de la pobreza que vamos a heredar es exclusivamente del sector público está mintiendo. Es a través de la mejora de la calidad del empleo y de los salarios que la gente puede salir de la pobreza”.

Solo un sector privado en Venezuela, robusto, competitivo y la formación de una nueva clase empresarial, con la reconstrucción de la economía de mercado en Venezuela, va a ser la salida al problema de la pobreza en el país.

“Desde el Estado, tenemos muchas cosas qué hacer. Hay que reformularlo, promover políticas más responsables, eficientes y trasparentes. Debe tener buenas relaciones con el sector privado, no hostigarlo o perseguirlo, así como estimular la atención a los ciudadanos que menos tienen”.

Zambrano fue tajante al afirmar que “el sector privado va a ser factor fundamental de este proceso de reconstrucción de la economía. No existe posibilidad de resolver el problema de la pobreza que no pase por el forjamiento de una clase empresarial grande y robusta”.

Pese a la crítica situación de la economía venezolana, el analista considera que si hay cambios de forma y de fondo, la recuperación no será tan tardía, “a diferencia de Polonia, en donde hubo qué arrancar de cero pues estuvo sesenta años en el régimen comunista y no existía una generación de empresarios, en Venezuela hay un acervo. Los capitanes y gerentes de empresas están acá porque han resistido. Cuando haya cambios, un sector empresarial que se fue ha aprendido prácticas y está mucho más abierto e integrado al mundo y a las nuevas formas de hacer empresa. Ahí está el factor fundamental de la reconstrucción: los sobrevivientes y los que regresarán.

Te podría interesar también