La tragedia oculta de la desnutrición amenaza a niños de sectores más pobres

// Banca y Negocios / Foto: The Guardian

La tragedia oculta de la desnutrición amenaza a niños de sectores más pobres



Las tasas de mortalidad infantil habían disminuido casi continuamente en Venezuela desde la década de 1940, y casi se redujeron a la mitad en los 12 años posteriores a la toma del poder por el ex presidente Hugo Chávez en 1999.

Pero a medida que el país rico en petróleo entra en el séptimo año de una depresión aplastante, los críticos culpan a la corrupción, la incompetencia y la mala gestión, los médicos están viendo esa tendencia revertida a medida que los casos de desnutrición severa relacionados con la privación alimenticia condenan a bebés a la muerte.

Un reportaje del medio británico The Guardian muestra esta realidad en una amplia crónica con testimonios obtenidos en el estado Bolívar.

«Me enferma», dijo uno de los médicos que habían tratado de salvar a una pequeña paciente llamada Yaretzi, secándose las lágrimas de los ojos.

La extensión precisa de la calamidad es imposible de saber. El gobierno de Venezuela no ha publicado cifras desde 2017, cuando un boletín explosivo del Ministerio de salud reveló que 11.466 niños habían muerto el año anterior, un aumento del 30% en la mortalidad infantil, antes de ser purgado de Internet.

En una entrevista con la BBC, el año pasado, el presidente, Nicolás Maduro, negó la crisis y se jactó de que Venezuela disfrutaba de «los niveles más altos de nutrientes y acceso a los alimentos».

“¿Tenemos problemas? Por supuesto», dijo Maduro, quien culpa de las dificultades de Venezuela a una «guerra económica» que Washington está librando contra su país. «Pero Venezuela no es un país de hambre».

Sin embargo, los que están en la primera línea de la crisis cuentan una historia diferente.

En Bolívar, el estado más grande de Venezuela, los médicos y trabajadores sociales dijeron que estaban atendiendo a más y más niños con desnutrición severa.

«Ha habido un aumento increíble en los casos de desnutrición en el último año y medio o dos», dijo un médico de urgencias que pidió no ser identificado debido a la naturaleza políticamente sensible de la emergencia. «Tenemos tantos niños que sufren desnutrición severa de proteínas y calorías».

Carlos Hernández Acosta, pediatra en la capital del estado, Ciudad Bolívar, dijo que el hecho de que las tasas de mortalidad infantil ya no bajaran era en sí mismo una tragedia.»Siento una profunda rabia. No deberíamos estar en esta situación … Es asombroso lo que le ha sucedido a este país».

Los médicos atribuyen la creciente prevalencia de esa afección a las familias empobrecidas que alimentan a sus bebés con crema de arroz o harina de trigo, harina de maíz o espagueti mezclados con agua, en lugar de la fórmula para bebés, que no pueden pagar, o la lactancia por la cual muchas madres desnutridas se sienten demasiado débiles.

Puede completo el reportaje de The Guardian aquí

Te podría interesar también